COVID-19: Recomendaciones para disminuir la transmisión del coronavirus entre humanos y animales salvajes

7 Marzo 2022

La ONU alerta de que es necesario vigilar las poblaciones de mamíferos silvestres para detectar la infección de SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, e insta a adoptar precauciones para reducir el riesgo de establecimiento de reservorios animales, lo que podría dar lugar a la aparición de nuevas variantes del coronavirus. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Organización Mundial de la Salud llamaron este lunes a todos los países a tomar las medidas correspondientes para reducir el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 entre los seres humanos y la fauna silvestre.

El llamamiento busca reducir el riesgo de la aparición de variantes y para proteger tanto a los seres humanos como a la fauna silvestre e insta a las autoridades a adoptar las normas pertinentes y difundir las recomendaciones publicadas anteriormente por las tres organizaciones para las personas que trabajan en estrecho contacto con la fauna silvestre y el público en general.

Pese a que la pandemia de COVID-19 se provoca por a la transmisión de persona a persona, se sabe que el virus que causa el COVID-19 también infecta a especies animales.

Aunque los actuales hallazgos indican que la fauna salvaje no desempeña un papel importante en la propagación del SARS-CoV-2 en el ser humano, su propagación en las especies animales puede afectar a su salud y facilitar la aparición de nuevas variantes del virus.

La transmisión entre animales y humanos está comprobada

Además de los animales domésticos, hay constancia de que los animales salvajes en libertad, en cautividad o los de granja, como los grandes felinos, los visones, los hurones, los ciervos de cola blanca norteamericanos y los grandes simios se pueden infectan por el SARS-CoV-2.

Hasta la fecha, también se demostró que los visones de granja y los hámsteres de compañía pueden transmitir el virus que causa el COVID-19 a los humanos y actualmente se está estudiando un posible caso de transmisión entre un ciervo de cola blanca y un humano.

La introducción del SARS-CoV-2 en la fauna salvaje podría dar lugar al establecimiento de reservorios animales. A modo de ejemplo, cerca de un tercio de los ciervos silvestres de cola blanca en los Estados Unidos de América se han infectado con el virus, en principio a través de varios casos de transmisión entre humanos.

Una técnica en un laboratorio de Tailandia estudia muestras zoonóticas.
WHO/P. Phutpheng
Una técnica en un laboratorio de Tailandia estudia muestras zoonóticas.

Orientaciones para profesionales y para la población

El personal que trabaja en estrecho contacto con la fauna silvestre debería recibir formación sobre cómo aplicar las medidas que reduzcan el riesgo de transmisión entre personas y entre personas y animales, utilizando los consejos de la OMS sobre cómo protegerse y prevenir la propagación del COVID-19, y siguiendo las directrices de la Organización Mundial de Salud Animal y la FAO sobre el uso de equipos de protección personal (EPP) y las correctas prácticas de higiene en torno a los animales.

Las pruebas actuales sugieren que los seres humanos no se infectan con el virus del SARS-CoV-2 mediante el consumo de carne. Sin embargo, se indica que los cazadores no deben rastrear animales que parezcan enfermos ni recoger los que se encuentren muertos.

El uso de técnicas adecuadas de carnicería y preparación de alimentos, incluyendo prácticas de higiene apropiadas, puede limitar la transmisión de coronavirus, incluido el SARS-CoV-2, y otros patógenos zoonóticos.

Con relación al público y como precaución general, la gente no debe acercarse ni alimentar a los animales salvajes, ni tocar o comer los que están huérfanos, enfermos o muertos (incluidos los atropellados). La respuesta indicada es contactar con las autoridades locales encargadas de la gestión de la fauna silvestre o con un profesional de la salud especializado en esa área.

También es crucial desechar de forma segura los alimentos no consumidos, las máscaras, los pañuelos y cualquier otro residuo humano para evitar atraer a la fauna silvestre, especialmente en las zonas urbanas y, si es posible, mantener a los animales domésticos alejados de la fauna silvestre y sus excrementos.

Una sesión de formación sobre la fauna salvaje en Vietnam, un espécimen es conservado por los participantes.
UNODC/Piotr Zarovski
Una sesión de formación sobre la fauna salvaje en Vietnam, un espécimen es conservado por los participantes.

Medidas adicionales para los servicios nacionales de sanidad animal

Las tres organizaciones también aconsejan:

  • Fomentar la colaboración entre los servicios veterinarios nacionales y las autoridades nacionales encargadas de la fauna silvestre
  • Promover la vigilancia de la fauna silvestre y potenciar el uso de muestras de animales silvestres que se sabe que puedan ser susceptibles de contraer el SARS-CoV-2
  • Compartir todos los datos de secuencias genéticas procedentes de estudios de vigilancia de animales a través de bases de datos de acceso público
  • Informar a la Organización Mundial de Sanidad Animal de los casos confirmados de SRAS-CoV-2 en animales a través del Sistema Mundial de Información Zoosanitaria
  • Elaborar minuciosamente los mensajes sobre el SARS-CoV-2 en los animales para evitar que las idear erróneas del público no repercutan negativamente en los esfuerzos de conservación. No se debe abandonar, rechazar o sacrificar ningún animal infectado por el SRAS-CoV-2 sin presentar la justificación de una evaluación de riesgo específica del país o del caso
  • Suspender la venta de mamíferos silvestres vivos en los mercados de alimentos como medida de emergencia

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.