Darfur: El PMA suspende la distribución de alimentos debido a ataques a sus almacenes

31 Diciembre 2021

Una serie de asaltos a sus centros de acopio en la provincia sudanesa obligan a la agencia de asistencia alimentaria a interrumpir sus operaciones humanitarias. Hasta dos millones de personas de esa zona podrían resultar afectadas con la medida.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) anunció la suspensión de sus entregas de comida a la población necesitada en el estado de Darfur del Norte, localizado al suroeste de Sudán, debido a que tres de sus almacenes fueron atacados y saqueados en igual número de días.

Los asaltos -que dieron como saldo el robo de más de 5000 toneladas de alimentos y el desmantelamiento de los centros de acopio- podrían afectar la asistencia cerca de dos millones de personas en el área a lo largo del año entrante.

Las embestidas a los depósitos de víveres en El Fasher, la capital de Darfur del Norte, comenzaron el 28 de diciembre por la tarde y los saqueos continuaron hasta la mañana del 30.

Indignación y condena

El director ejecutivo del PMA expresó indignación por las agresiones, calificándolas de “sin sentido”, y condenó enérgicamente el saqueo y la destrucción de los activos del organismo.

“Como resultado, nos hemos visto forzados a suspender las operaciones del PMA en Darfur del Norte, con efecto inmediato”, lamentó David Beasley.

Agregó que el atraco le ha robado a casi dos millones de personas el apoyo alimentario y nutricional que tan desesperadamente necesitan.

“No sólo es un revés enorme para nuestras actividades en todo Sudán, sino que además pone en peligro a nuestro personal y socava nuestra capacidad para satisfacer las necesidades de las familias más vulnerables”, afirmó Beasley.

La violencia entre comunidades en Darfur hace que millones de personas necesiten ayuda. En la foto, un asentamiento de desplazados internos en Sortoni. (Foto de archivo)
UNAMID/Mohamad Almahady
La violencia entre comunidades en Darfur hace que millones de personas necesiten ayuda. En la foto, un asentamiento de desplazados internos en Sortoni. (Foto de archivo)

Recuperar lo robado y obtener seguridad

El Programa Mundial de Alimentos explicó que las pérdidas de suministros en El Fasher no se pueden reponer con las existencias que se hay actualmente en otras regiones de Sudán sin perjudicar la asistencia destinada a la población que la precisa en las distintas zonas del país.

En este sentido, la agencia humanitaria de la ONU instó al gobierno sudanés a garantizar la recuperación de las reservas saqueadas y a encargarse de crear condiciones de seguridad que le permitan la reanudación sin peligro de sus operaciones en Darfur del Norte.

Según los datos de las Naciones Unidas, en 2022 en Sudán unos 10,9 millones de personas necesitarán asistencia alimentaria y apoyo para sus medios de subsistencia.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.