Tratamientos para cáncer infantil, cambio climático, ciudades en América Latina... Las noticias del lunes

13 Diciembre 2021

La OMS y el Hospital Infantil de Investigación St. Jude, de Estados Unidos, han creado una alianza que aumentará drásticamente el acceso a los medicamentos contra el cáncer infantil en países en desarrollo. El Consejo de Seguridad no ha logrado un acuerdo para aprobar la que hubiera sido la primera resolución en vincular el cambio climático con el mantenimiento de la paz y la seguridad. Las ciudades de América Latina y el Caribe consumirán en 2050 entre dos y cuatro veces más recursos de lo que es sostenible 

El hospital estadounidense St. Jude donará 200 millones para tratamientos de cáncer infantil

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Hospital Infantil de Investigación St. Jude han creado una alianza que aumentará drásticamente el acceso a los medicamentos contra el cáncer infantil en países en desarrollo.

En un periodo de seis años, este hospital estadounidense invertirá 200 millones de dólares para que la plataforma ofrezca gratuitamente medicamentos a los países que participen en la fase experimental. Se trata de la mayor aportación económica a una iniciativa mundial sobre medicamentos contra el cáncer infantil efectuada hasta la fecha.

Casi nueve de cada diez niños con cáncer viven en países de ingresos medios y bajos, donde la supervivencia es inferior al 30%, frente al 80% que se registra en los países de ingresos altos.

Se calcula que, anualmente, unos 400.000 niños de todo el mundo contraen un cáncer. En la mayoría de los países de ingresos medianos y bajos, estos niños no tienen acceso a tratamientos de forma regular o bien no pueden pagarlos. Como consecuencia de ello, cada año fallecen casi 100.000 niños.

Siete millones de muertes por enfermedades no transmisibles podrían evitarse invirtiendo un dólar por persona y año

Los exámenes periódicos son fundamentales para poner fin al cáncer cervicouterino.
Organización Panamericana de la Salud
Los exámenes periódicos son fundamentales para poner fin al cáncer cervicouterino.

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud muestra que podrían evitarse cerca de siete millones de muertes de aquí a 2030 si los países de renta baja y media-baja invirtieran menos de un dólar adicional por persona y año en la prevención y el tratamiento de las enfermedades no transmisibles.

Este tipo de dolencias, que incluyen las enfermedades cardíacas, la diabetes, el cáncer y las enfermedades respiratorias- causan actualmente siete de cada diez muertes en el mundo.

Sin embargo, a menudo se subestima su impacto en los países de renta baja, a pesar de que en ellos se produce el 85% de las muertes prematuras (entre 30 y 69 años) por enfermedades no transmisibles.

La OMS dice que la mayoría de esas muertes podrían evitarse con medidas para reducir el consumo de tabaco y el uso nocivo del alcohol, mejorar la dieta, aumentar la actividad física, reducir los riesgos de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, y prevenir el cáncer de cuello uterino.

El COVID-19 hace que siete millones más de personas pasen hambre en Europa oriental y Asia

Mujeres mayores en Ucrania, en medio de la pandemia de coronavirus.
© UNICEF/Artem Getman
Mujeres mayores en Ucrania, en medio de la pandemia de coronavirus.

En Europa y Asia Central, el número de personas que sufre inseguridad alimentaria grave (que pasan al menos un día completo sin comer) aumentó en unos siete millones en 2020, llegando así a 22 millones (o alrededor del 2,4 % del total de la población).

Mientras que el número de personas aquejadas de inseguridad alimentaria moderada o grave (que carecen de acceso a alimentos inocuos, nutritivos y adecuados) se incrementó en 14 millones, llegando hasta los 111 millones (es decir, el 11,9 % de la población total). Las proporciones en los Balcanes occidentales, Asia central y el Cáucaso y Asia central son mayores.

Los datos de obesidad en adultos son especialmente alarmantes en todas las subregiones, y la pandemia podría agravar aún más el problema. Pese a las recientes mejoras en la reducción del sobrepeso en niños, la región, con un 7,1 %, por encima de la media mundial.

El Consejo de Seguridad no logra aprobar una resolución sobre los riesgos del cambio climático para la paz

El Consejo de Seguridad durante una votación.
Archivo ONU/Eskinder Debebe
El Consejo de Seguridad durante una votación.

El Consejo de Seguridad no ha logrado un acuerdo para aprobar la que hubiera sido la primera resolución en vincular el cambio climático con el mantenimiento de la paz y la seguridad.

En total, 113 países de dentro y fuera del Consejo copatrocinaron un proyecto de resolución histórico, redactado por Irlanda y Níger, sobre los efectos del cambio climático y los riesgos para la seguridad.

“Hace tiempo que el principal órgano de la ONU sobre seguridad internacional debería haber asumido la responsabilidad de integrar los riesgos de seguridad relacionados con el clima en su trabajo para resolver y prevenir conflictos, y para mediar. No pudo quedar más claro en la COP26, que afrontamos una crisis climática. Es una crisis del presente, no del futuro”, dijo la embajadora irlandesa Geraldine Byrne Nason.

Rusia, que es miembro permanente, usó su derecho al veto argumentando que el proyecto era "inaceptable" para ellos. China, también miembro permanente, se abstuvo e India también votó en contra.

Las ciudades de América Latina consumen hasta cuatro veces más recursos de lo que es sostenible

Vista aérea de la ciudad de Sao Paulo,Brasil
Diogo Moreira/Governo de Sao Paulo
Vista aérea de la ciudad de Sao Paulo,Brasil

Las ciudades de América Latina y el Caribe consumirán en 2050 entre dos y cuatro veces más recursos de lo que es sostenible y que implicaría una degeneración grave de ecosistemas vitales.

 Según un informe de la agencia de medio ambiente de la ONU, las ciudades de la región consumían anualmente entre 12,5 y 14,4 toneladas per cápita de recursos en 2015 (el año más reciente con mayor volumen de datos regionales).  

En 2050, con una población regional de 680 millones de personas, el consumo material doméstico urbano podría aumentar hasta las 25 toneladas per cápita, muy por encima del rango de entre seis y ocho toneladas per cá­pita que se consideran sostenibles.

 Los autores llaman a frenar la expansión horizontal de las ciudades, aumentando la densidad de población, y creando centros urbanos conectados por un transporte público eficiente y asequible. Además, la región requiere edificaciones más sostenibles, impulsar la circularidad, aprovechar los residuos orgánicos y una gestión hídrica que incluya el tratamiento y la reutilización de aguas.

Si se implementan esas medidas, las ciudades de la región podrían reducir su consumo material anual a entre seis y siete toneladas per cápita para 2050.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.