El presidente de El Salvador anuncia que su país seguirá su propio camino de desarrollo y será ejemplo para otras naciones del mundo

23 Septiembre 2021

Nabil Bukele asegura en Nueva York que ese futuro será uno en donde las personas tengan la posibilidad de hacer lo que en realidad quieran hacer. “No será fácil, pero aprovecharemos el tiempo que Dios nos ha dado. Avanzando lo más rápido que podamos. Conscientes de la responsabilidad que tenemos”, afirmó.

En su intervención ante la Asamblea General de la ONU, el presidente del El Salvador indicó que la humanidad ha pasado momentos muy difíciles y ha sido en esos momentos en donde ha tenido la oportunidad de realmente analizar el camino que debe tomar.

En un video mensaje, Nabil Bukele citó entre tales momentos la Primera Guerra Mundial, que dio lugar a la Liga de Naciones y a los “roaring 20s”; y la Gran Depresión y Segunda Guerra Mundial, que dieron a luz a las Naciones Unidas con el objetivo de mantener la paz internacional, alcanzar la seguridad del mundo y empujar su desarrollo económico y social.

Se generó entonces, según Bukele, “un nuevo impulso, un nuevo momento en donde hubo optimismo por el futuro”.

Añadió que fue un momento que él alcanzó todavía a vivir un poco: “Y recuerdo que pensábamos en el futuro y nos entusiasmaba”. Para añadir después: “Mientras vivamos estos momentos de optimismo, hay que cultivarlos, para mantenerlos y avanzar lo más que podamos”.

Para el presidente de El Salvador ese optimismo se esfumó.

“Hace dos años, estuve en la Asamblea General, como Presidente recién electo de un pequeño país en Centroamérica, El Salvador. La misma Asamblea General que hace muchos años despertaba tanto optimismo, se estaba acercando a la obsolescencia”, continuó Bukele.

Lo probó con un selfie

Para probar su opinión le bastó, según afirmó, con un retrato que se tomó con su teléfono móvil desde el podio de la Asamblea General durante su primera intervención ante ese órgano, hace dos años, cuando estaba estrenando el cargo de presidente del país.

A continuación, destacó que volvió a avisar de la falta de optimismo y la obsolescencia de la ONU hace un año, en medio de la pandemia.

Este año estoy de nuevo acá, viendo cómo no entendimos ese aviso y nos estamos dirigiendo hacia otra crisis. Una, quizás incluso más grande, como lo fue la Segunda Guerra Mundial después de la Gran Depresión. Arriesgando mucho más de lo que creemos posible perder”, aseguró.

Sin embargo, esta ocasión dijo que “en lugar de volver a pedir una refundación del multilateralismo hacia un nuevo modelo”, estaba anunciando la intención de su país de irse por ese nuevo camino.

“El camino hacia nuestro desarrollo y primero Dios, un ejemplo para otros países del mundo”. De esa forma, El Salvador “diseñará el futuro que quiere vivir”.

Un futuro en donde las personas tengan el criterio y la oportunidad para hacer lo que en realidad quisieran hacer”, siguiendo el camino de los grandes filósofos, como Confucio, que dijo “Elige un trabajo que te guste y nunca trabajarás un día más en tu vida”.

Basándose en esa filosofía El Salvador avanzará hacia “un futuro en donde las personas hacen lo que les gusta, y por eso lo harán bien”, y desarrollándose económicamente por añadidura.

“No será fácil, pero aprovecharemos el tiempo que Dios nos ha dado. Avanzando lo más rápido que podamos. Conscientes de la responsabilidad que tenemos”.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.