Las sanciones a la importación de medicinas en la pandemia son un crimen de lesa humanidad, acusa Irán

21 Septiembre 2021

El país ya fabrica vacunas contra el COVID-19, dice el presidente iraní, quien asevera que las sanciones son la nueva forma de guerra de Estados Unidos y recuerda que esas imposiciones empezaron cuando Irán nacionalizó el petróleo en 1951. Asegura que su programa nuclear es pacífico y pide que se respete el acuerdo sobre éste. 

Estados Unidos tiene una nueva forma de guerra contra las naciones del mundo: las sanciones, dijo este martes el presidente de Irán en un discurso grabado para el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU, que este año combina las participaciones presenciales con las virtuales debido a la pandemia de COVID-19.

Seyyed Ebrahim Raisi afirmó que las sanciones, especialmente las impuestas a las importaciones de insumos médicos, en el contexto de la emergencia del coronavirus son “crímenes de lesa humanidad”.

El mandatario propuso que prohíban todas las restricciones o interrupciones a los insumos de salud debidas a las sanciones.

“En nombre de la nación iraní y de millones de refugiados acogidos por mi país, condeno las sanciones continuas e ilegales de Estados Unidos, sobre todo en el área de los suministros humanitarios. También exijo que este crimen de lesa humanidad se registre como símbolo y realidad de los llamados derechos humanos estadounidenses”, recalcó.

Producción de vacunas

Raisi indicó que Irán quiso comprar e importar vacunas contra el COVID-19 de fabricantes confiables pero “enfrentó sanciones médicas inhumanas”.

Debido a eso, comenzó a producir vacunas de forma sostenible a nivel nacional, puntualizó. “Y hoy, a pesar de todas las sanciones a los derechos humanos, nos hemos convertido en uno de los fabricantes de vacunas contra el COVID-19”, subrayó.

En este renglón, dijo que las sanciones a su país no comenzaron con el programa nuclear, sino que hubo otro motivo.

“Se remontan a 1951, antes de la Revolución Islámica, cuando se puso en marcha la nacionalización del petróleo, un acontecimiento que condujo a un golpe militar respaldado por los estadounidenses y los británicos contra el entonces gobierno de Irán que había sido electo por el pueblo”, rememoró.

Raisi denunció que durante la última década Estados Unidos empezó a cambiar su forma de guerra en lugar de cambiar su forma de vida. “Pero comete un error porque un camino equivocado no dará frutos con un simple cambio de método”.

Fracaso del proyecto hegemónico estadounidense

Advirtió que la situación en Medio Oriente demuestra el fracaso del proyecto de hegemonía e imposición de una identidad occidentalizada a los pueblos de la región.

“El resultado de esta busca de hegemonía ha sido el derramamiento de sangre, la inestabilidad y, en última instancia, la derrota y el escape”, apuntó Raisi, aludiendo a la salida de Afganistán de las tropas estadounidenses.

El mandatario señaló que esas guerra generan la opresión de los pueblos como Palestina, Siria, Yemen y Afganistán, además de que hace que los contribuyentes estadounidenses financien esa falta de raciocinio.

Destacó el papel de Irán en la preservación de la integridad territorial de los países de la región y consideró que si no fuera por esa política, hoy el ISIS sería vecino de Europa en el Mediterráneo.

Programa nuclear

Del programa nuclear iraní, Raisi aseguró que es pacífico y acusó a Estados Unidos de violar el Acuerdo alcanzado en 2015 con su país, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, según el cual Irán reduciría el enriquecimiento de uranio a cambio de la flexibilización de las sanciones. Estados Unidos abandonó se tratado en 2018 e impuso nuevas sanciones.

Todas las partes deben mantenerse fieles al acuerdo nuclear y a las resoluciones de la ONU. Quince informes publicados por el Organismo Internacional de Energía Atómica han dado fe de la adhesión de Irán a su compromisos. Sin embargo, Estados Unidos no sólo no ha cumplido con su obligación de levantar las sanciones, sino que ha impuesto más restricciones”, enfatizó.

Raise cerró su discurso diciendo que si bien Irán defiende firmemente todos los derechos e intereses de su pueblo, busca con entusiasmo la cooperación política y económica a gran escala con el resto del mundo. “Queremos la interacción efectiva con todos los países, especialmente con nuestros vecinos.”

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.