La asistencia a los museos cayó un 70% debido al COVID-19, dejándolos en una frágil situación financiera

13 Abril 2021

Un informe de agencia de la ONU para la cultura estudia los múltiples obstáculos a los que se enfrentan los museos desde la crisis del coronavirus. Los cierres han provocado un pronunciado descenso de visitantes y cuantiosas pérdidas económicas a estas instituciones. El estudio destaca la necesidad de aplicar una política de digitalización a gran escala para inventariar las colecciones

Al igual que en tantos otros sectores, la COVID-19 está provocando una crisis demoledora en la esfera cultural. Cines, teatros, salas de conciertos y museos están sufriendo devastadoras consecuencias que se reflejan tanto en el exiguo número de asistentes como en las dificultades económicas que padecen.

Con el objetivo de proporcionar un claro dibujo de la actual situación a la que se enfrenta el sector museístico, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura publicó este martes un informe que confirma la vulnerabilidad de los museos tras un año pandemia.

El análisis de la UNESCO indica que durante el año pasado los museos estuvieron cerrados una media de 155 días, y que desde el inicio de 2021 muchas de estas instituciones tuvieron que volver a suspender sus operaciones.

Este cese en sus actividades ha causado un descenso medio en la asistencia de un 70% y una caída en los ingresos de entre el 40 y el 60% en comparación con 2019.

El estudio presenta una evaluación provisional de la situación de 104.000 museos, ante la COVID-19, basada en los datos facilitados por 87 Estados miembros en respuesta a una encuesta en línea llevada a cabo el pasado mes de marzo.

Ante este complicado escenario, los museos se vieron obligados a tomar una serie de medidas entre las que se encuentran las campañas de sensibilización y el refuerzo de los protocolos de seguridad.

El informe también se hace eco de las dificultades económicas que atraviesan los museos y confirma una importante reducción de la financiación pública que en algunos casos fue del 40% %, y que afecta a casi la mitad de los museos estatales que respondieron a la encuesta.

La UNESCO describió esta situación como “alarmante”, ya que los cierres prolongados y la fuerte caída de asistencia e ingresos afectan a la actividad museística en su conjunto, al dificultar el mantenimiento de los esfuerzos para conservar las colecciones, garantizar su seguridad y fomentar las relaciones con el público y las comunidades locales.

Algunos países como Argentina, Paraguay y Uruguay recordaron que, aunque el cierre de los museos ha tenido un profundo efecto en las actividades educativas, también ha afectado al resto de tareas cotidianas como la conservación, el desarrollo de exposiciones, la seguridad de las colecciones y la investigación.

Con relación a los futuros retos, el estudio indica que “las principales amenazas para los museos están relacionadas con la disminución de los ingresos y su impacto en la organización del sector museístico en general, así como con las consecuencias globales de la crisis en la conservación o las medidas de seguridad de las instituciones, y sus relaciones con el público”.

Recomendaciones del informe

Entre las recomendaciones del informe se destaca la necesidad de aplicar una política de digitalización a gran escala para inventariar las colecciones, así como la toma de medidas de apoyo a la educación, la formación y la investigación.

La UNESCO, como organismo especializado de las Naciones Unidas para la cultura, manifestó su voluntad de “acompañar a los Estados miembros y a las instituciones museísticas en esta transformación” y añadió que “proporcionará un marco de referencia al tiempo que promoverá la cooperación internacional”.

Asimismo, formuló una serie de sugerencias que se estructuran en torno a tres ámbitos prioritarios:

  • Es necesario proporcionar plataformas para que el sector de los museos continúe el diálogo sobre los efectos de la COVID-19 y garantizar la cooperación entre estas instituciones a nivel internacional
  • Los museos deben recibir apoyo financiero de las administraciones públicas durante este difícil periodo y prepararse para el futuro
  • Hay que apoyar a los Estados miembros en la elaboración de las medidas más adecuadas en favor del sector museístico, especialmente en lo que se refiere al desarrollo de las capacidades, la consideración del papel social de los museos y el desarrollo digital, enfocado a todas las regiones del mundo, y especialmente a aquellas en las que la red de museos es todavía frágil

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.

Quizá también te interese...

25 países pobres dedican más dinero a pagar la deuda que al presupuesto de educación, salud y protección social

Pero el problema no es exclusivo de esas 25 naciones. La pandemia de COVID-19 ha exacerbado el riesgo de una crisis de deuda de otras naciones. La agencia que vela por la infancia alerta de las nulas posibilidades que tienen los niños para salir de la pobreza y mejorar sus condiciones de vida en esas naciones, y llama a un alivio y reestructuración de los créditos para lograr un desarrollo sostenible e inclusivo. Ecuador reestructura su deuda a un alto costo social.

COVID-19: El número de niños con dificultades para leer aumentó en cien millones debido al cierre mundial de escuelas

En sus esfuerzos por contener la propagación del coronavirus, las estrategias nacionales dispusieron la suspensión de clases presenciales. El cierre total o parcial de las escuelas duró un promedio de 25 semanas desde el inicio de la pandemia, con países que no han vuelto a las aulas en un año y no prevén hacerlo pronto. El resultado es un incremento enorme de niños sin el nivel mínimo de competencia en lectura, alerta la agencia para la educación.