Los informes sobre violencia, intimidación y acoso en Myanmar son inaceptables, indica Guterres

14 Febrero 2021

El titular de la ONU manifestó este domingo su profunda preocupación por la situación que vive Myanmar, donde se está produciendo un creciente uso de la fuerza y un supuesto despliegue de vehículos blindados en las principales ciudades del país asiático.  El pasado 31 de enero, el máximo responsable de la Organización condenaba la toma del control del país asiático por parte de los militares y la detención de los principales líderes políticos y funcionarios gubernamentales, incluida la Consejera de Estado Aung San Suu Kyi y el presidente Win Myint.

En un comunicado emitido este domingo por la Oficina del portavoz de António Guterres, se pide al ejército y a la policía de Myanmar “que garanticen el pleno respeto del derecho a la reunión pacífica y que los manifestantes no sean objeto de represalias”. Al mismo tiempo, indica que los repetidos informes “sobre la violencia, la intimidación y el acoso continuos por parte del personal de seguridad son inaceptables”.  

“Las continuas detenciones de dirigentes políticos, funcionarios del gobierno, actores de la sociedad civil y representantes de los medios de comunicación son muy preocupantes, al igual que las restricciones a los servicios de Internet y de comunicación. No deben interrumpirse para garantizar el derecho a la libertad de expresión, que incluye el acceso a la información”, destaca el Secretario General.  

El titular de la ONU reiteró su llamamiento a los Estados miembros para que ejerzan su influencia, tanto colectiva como bilateralmente, en la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales del pueblo de Myanmar.

El Secretario General reafirmó el apoyo “inquebrantable” de la Organización al pueblo de Myanmar “en su búsqueda de la democracia, la paz, los derechos humanos y el Estado de Derecho”.  

Guterres llama a las autoridades militares a que permitan urgentemente la visita a Myanmar de su enviada especial, Christine Schraner Burgener, en términos aceptables y se permita evaluar la situación de primera mano.

Los recientes eventos son síntomas de desesperación y los militares tendrán que rendir cuentas

Tras su intervención el pasado viernes ante el Consejo de Derechos Humanos donde calificó la toma del poder por los militares como una “acción escandalosa e ilegal: un golpe de Estado a un gobierno y sus líderes debidamente electos”, el relator especial de la ONU para Myanmar, Tom Andrews, recordó en un mensaje de Twitter que los responsables de estas acciones tendrán que rendir cuentas.

“Es como si los generales hubieran declarado la guerra al pueblo de Myanmar: redadas nocturnas; aumento de las detenciones; más privaciones de derechos; otro cierre de Internet; convoyes militares entrando en las comunidades. Son signos de desesperación. Atención, generales: Tendrán que rendir cuentas", destacó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Myanmar: El Consejo de Seguridad debe evaluar todas las opciones, incluidas sanciones y embargos de armas

En una sesión urgente del Consejo de Derechos Humanos, la alta comisionada adjunta de la ONU atribuye a la impunidad la crisis que vive Myanmar, destacando la falta de control civil sobre las fuerzas armadas y la influencia de éstas en las instituciones estatales. El relator especial para ese país afirma que lo ocurrido fue “un golpe de Estado” y pide que se apliquen sanciones selectivas a los líderes.

El Secretario General condena la detención de los principales líderes políticos de Myanmar y pide respetar la voluntad popular

El titular de la ONU condena la toma del control del país por parte de los militares y pide que todos los líderes actúen en el mayor interés de la reforma democrática de Myanmar, entablando un diálogo significativo, absteniéndose de la violencia y respetando plenamente los derechos humanos y las libertades fundamentales.