Los migrantes y refugiados han de recibir el mismo trato a la hora de recibir la vacuna de la COVID-19

18 Enero 2021

La falta de acceso a corto plazo de las vacunas de la COVID-19 para todas las personas ha abierto todo tipo de debates sobre cómo usarla, distribuirla y quienes han de ser las personas que las han de recibir primero.

Un grupo social al que no se tiene en cuenta de inmediato al pensar en este problema es el de las personas migrantes y refugiadas.

La postura de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) se basa en un principio fundamental: se ha de garantizar al acceso a los servicios de salud para todos los migrantes sin importar su estatuto legal.

Así nos lo cuenta el director general de la Organización, António Vitorino, quien en una entrevista para Noticias ONU despeja los interrogantes sobre cuáles son las recomendaciones del organismo para este colectivo dentro de los planes de vacunación de los países.

“Los países tienen que prever la vacunación de todos los que están presentes en su territorio incluyendo a los migrantes, independientemente de su estatuto legal. No se trata de crear una prioridad para los migrantes. Al revés, se trata de aplicar a los migrantes los mismos criterios que se aplican a los ciudadanos nacionales. Es decir, aquellos que son más vulnerables por la edad o por razones de salud”, explicó.

Un derecho humano y un beneficio para todos

Vitorino recordó que la salud es un derecho humano y que también es de interés para la comunidad de acogida que toda la gente presente en su territorio esté sana, segura y se les preste los cuidados de salud esenciales. “También hay que garantizar el acceso a la vacuna a los migrantes”, destacó el máximo responsable de esta agencia de la ONU.

Sin embargo y ante la desconfianza de los migrantes a acceder a estos servicios ante una posible detención o deportación, explicó que los gobiernos han de dar las garantías necesarias de que el acceso a los cuidados de salud no suponga la aplicación de las leyes de inmigración.

El mensaje de Vitorino ante el escepticismo que pudieran tener los migrantes y refugiados a vacunarse de COVID-19 fue que “en este momento delante de un virus tan destructivo, hay suficiente evidencia científica y médica que nos permite decir que las vacunas disponibles son vacunas seguras y por eso yo apoyaría e incentivaría a que los migrantes y las personas que se desplazan sean vacunadas”, afirmó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

2020: el año de la pandemia de COVID-19 que cerró el mundo

Nadie ha salido indemne de 2020. Por un motivo u otro, todos los ciudadanos del mundo hemos resultado afectados por un nuevo virus que nos llevó, en el mejor de los casos, a estar encerrados en nuestras casas y, en el peor, al duelo de la pérdida de seres queridos. Intentar abarcar todos los aspectos en los que el COVID-19 ha marcado nuestra vida es imposible, por ese motivo en este resumen nos centramos solo en seis: la desigualdad, la economía, la educación, la migración y la lucha científica contra el coronavirus.

Los migrantes deben tener un papel central en la recuperación del COVID-19

En la jornada internacional dedicada a los migrantes, la ONU llama a rechazar la xenofobia y a integrarlos en los planes nacionales de respuesta y recuperación de los países, subrayando la importancia que han tenido en las sociedades que los acogen al desempeñar funciones de primera línea durante la pandemia. Este año han muerto más de tres mil migrantes en todo el mundo, aunque el número es menor que en otros años por las restricciones de movimiento de la pandemia.