Etiquetar como terroristas a los hutíes en Yemen puede tener graves repercusiones humanitarias

11 Enero 2021

La próxima semana, el Congreso de Estados Unidos tendrá que aprobar si los rebeldes hutíes de Yemen entrarán a la lista de organizaciones terroristas, luego de que el secretario de Estado Mike Pompeo hiciera la petición el domingo. 

La decisión del actual gobierno de Estados Unidos de designar como organización terrorista a Ansar Allah, más comúnmente conocido como el grupo rebelde de los hutíes en Yemen, puede tener "graves repercusiones humanitarias y políticas", advirtió este lunes el portavoz de las Naciones Unidas.

La designación fue anunciada por el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien emitió un comunicado el domingo en el que dijo que su objetivo era responsabilizar al "grupo mortal de milicias respaldado por Irán" por los ataques que han amenazado a civiles e infraestructura en Yemen. Pompeo hizo referencia al ataque del 30 de diciembre en el aeropuerto de Adén, que mató al menos a 26 personas e hirió a más de 50.

Pompeo presentará su plan al Congreso el 19 de enero y, si es aprobado, las importaciones de alimentos y otros artículos esenciales podrían verse afectadas negativamente, en un momento en que los yemeníes se mueren de hambre, explicó Stephane Dujarric durante su conferencia habitual desde la sede de la ONU en Nueva York.

La declaración de Pompeo reconoce las preocupaciones de que dicha designación tenga un "impacto en la situación humanitaria en Yemen", y agrega que Estados Unidos pondría en marcha medidas para reducirlo.

Garantías solicitadas

El portavoz de la ONU pidió a Estados Unidos asegurarse de que se otorguen licencias y exenciones para que la asistencia humanitaria continúe llegando a las personas que la necesitan y para que el sector privado pueda seguir funcionando, a fin de evitar el colapso económico total y una hambruna a gran escala.

“La enorme operación humanitaria en el país, la más grande del mundo, no puede reemplazar al sector privado ni compensar las grandes caídas en las importaciones comerciales”, afirmó..

Mayor desestabilización

El proceso político en Yemen también corre el riesgo de ser desestabilizado como resultado de la designación de los hutíes como terroristas, agregó Dujarric, y alertó de  que las posiciones de las partes del conflicto que ha dividido al país desde 2015, también podrían polarizarse aún más.

Según cifras publicadas por la ONU en diciembre, más de 230.000 yemeníes han muerto a causa de la guerra, principalmente por falta de alimentos, servicios de salud e infraestructura.

“La ONU continuará trabajando con todas las partes para reanudar y continuar un proceso político inclusivo con vistas a alcanzar un acuerdo negociado integral que ponga fin al conflicto", concluyó el portavoz.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Las langostas del desierto vuelven a invadir África y amenazan la comida de millones de personas

A pesar de las medidas de control, la reproducción sustancial y generalizada de la plaga continúa en el este de Etiopía y el centro de Somalia, así como a ambos lados del Mar Rojo. Cada enjambre de langostas de un kilómetro cuadrado se consume la misma cantidad de alimentos diarios que unas 35.000 personas y amenazan países que ya de por sí sufren de sequías, conflicto y hambre. La agencia de la ONU para la agricultura  necesita financiación para librar la guerra contra los insectos.

La COVID-19 duplica las necesidades humanitarias: se necesitan 35.000 millones de dólares para los más vulnerables

La pandemia está haciendo estragos entre los grupos más indefensos de la población. La crisis del COVID-19 ha disparado el número de personas que necesitan asistencia humanitaria en todo el mundo a un nivel sin precedentes: 235 millones de personas requieren ayuda, lo que supone un aumento del 40% respecto al año pasado. Si todos los que necesitarán ayuda humanitaria el próximo año vivieran en un solo país, éste sería la quinta nación más grande del mundo. El panorama humanitario que se presenta es la perspectiva más sombría y oscura sobre las necesidades humanitarias que jamás se haya establecido.