24 Noviembre 2020

Las algas pueden dar de comer a miles de millones de personas y pueden atrapar los gases de efectos invernadero presentes en la atmósfera. Pero, además, se pueden usar como fertilizante natural, como reemplazo sostenible para los plásticos, como componente de medicinas y cosméticos y desempeñan un papel importante en la lucha contra la contaminación de los océanos limpiando el agua de nitratos y fosfatos.

Si la humanidad cultivara de manera sostenible tan solo el 2% de los océanos se podría alimentar fácilmente a todo el mundo. Pese a que la agricultura oceánica continúa siendo una gran desconocida para el gran público, las algas marinas poseen un enorme potencial transformador para la reducción del cambio climático, la disminución de la contaminación marina y el objetivo de las Naciones Unidas de poner fin al hambre.

"Cuando se habla de los océanos, se sigue haciendo con una mentalidad de cazadores-recolectores", dice Vincent Doumeizel, asesor principal para cuestiones relacionadas con el océano del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y especialista en algas marinas.

"Si cultiváramos sólo el 2% del océano, podríamos aportar las proteínas suficientes para alimentar a una población de 12.000 millones de personas. Las algas marinas son extremadamente ricas en proteínas, vitaminas, zinc y hierro, y bajas en grasas y carbohidratos."

Como bien saben los aficionados al sushi, ciertas variedades de algas marinas son aptas para el consumo humano. Desde hace muchos años, estas especies marinas gozan de una gran popularidad en Asia, especialmente en Japón, y el resto del mundo las está descubriendo poco a poco. Doumeizel considera que las algas poseen el potencial de convertirse en un alimento de uso común.

"La mayoría de los japoneses comen algas marinas tres veces al día, en Corea se usan en muchos platos y en China las consumen muchas personas. Este puede ser un factor importante en la disminución de los niveles de enfermedades no transmisibles en estos países”.

Unsplash/freetousesounds
Los rollos japoneses de sushi suelen envolverse en algas marinas.

Las algas como elemento para resolver la crisis alimentaria mundial

Pero el factor nutritivo para los humanos no es el único para tener en cuenta. Las algas también poseen beneficios ambientales si las usamos como alimento para los animales.

“Las algas marinas no necesitan tierra, agua dulce o pesticidas, sólo sol y agua salada. Si el ganado se alimentara con alimentos a base de algas marinas, en lugar de soja, las emisiones de metano podrían reducirse en un 90%, y mejorar la digestión al tiempo que reforzarían el sistema inmunológico de los animales, reduciendo al mismo tiempo la necesidad de antibióticos. En algunos países como Escocia e Islandia ya lo están implementando".

Entre sus múltiples usos y beneficios, las algas se pueden usar como fertilizante natural, como reemplazo sostenible para los plásticos, como componente de medicinas y cosméticos y desempeñan un papel importante en la lucha contra la contaminación de los océanos limpiando el agua de nitratos y fosfatos.

Si las algas proporcionan esta amplia gama de beneficios, ¿por qué no se usan más a menudo? Doumeizel, indica que una de las principales razones son las dificultades técnicas.

"Hay una falta de espacio para cultivar bosques submarinos cerca de las costas, y obtener una licencia para cultivarlas en alta mar puede ser complicado. Tenemos que aprender de las compañías petroleras, que tienen mucha experiencia en el manejo de fuertes corrientes y grandes olas".

Pese a esos obstáculos ya hay empresas que tienen grandes planes para la producción de algas y una de ellas está dirigida por un antiguo ejecutivo de la compañía petrolera Shell.

La empresa Kelp Blue prevé cultivar enormes bosques de algas frente a la costa de Namibia abarcando unas 70.000 hectáreas. Estos bosques, según la empresa, ayudarían a resolver la crisis alimentaria mundial y, al mismo tiempo, eliminarían de la atmósfera grandes cantidades de gases de efecto invernadero y crearían cientos de puestos de trabajo.

Estos bosques se poblarían de algas gigantes, una forma de hierba marina que puede crecer hasta 30 metros. Según Kelp Blue, los bosques conseguirían retener un millón de toneladas de dióxido de carbono, y al usarlas como alimento para ganado se lograría una reducción de las emisiones de metano.

Otro posible beneficio es el incremento de hasta un 20% de las poblaciones de peces en aguas circundantes, ya que se espera que alrededor de 200 especies vivan en las algas marinas.

Manahas Farquhar Matthew Morgan
Cultivar sólo el 2% del océano podría alimentar a 12 mil millones de personas.

La importancia del manifiesto sobre las algas

Aunque compañías como Kelp Blue aparentemente poseen las soluciones ante las dificultades técnicas, el principal obstáculo a superar es la falta de normas de seguridad de ámbito mundial y la resistencia a colaborar entre empresas, todo ello en una industria que aún depende de empresas y empresarios relativamente pequeños, que no están dispuestos a compartir.

Para intentar solucionar este problema, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha publicado un manifiesto sobre las algas, donde se insta a la adopción de normas concertadas internacionalmente, a implementar nuevos esfuerzos de inversión y a una mayor colaboración entre los gobiernos, la comunidad científica y la industria, con el objetivo final de impulsar la producción al siguiente escalón.

La presentación oficial del manifiesto tuvo lugar durante un evento virtual celebrado al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año que reunió a numerosos representantes del sector público y el privado.

Entre los asistentes destacó la presencia de Alexandra Cousteau, nieta del famoso explorador e investigador oceánico, Jacques Cousteau, y fundadora de Océanos 2050, una campaña y plataforma que busca recuperar la salud marina durante los próximos treinta años.

Si acaba prosperando y obteniendo los resultados previstos, la industria de las algas marinas podría llegar a desempeñar un papel todavía más importante que la lucha contra la crisis climática y el fortalecimiento de los ecosistemas marinos: el fin del hambre.

PNUD Tuvalu/Aurélia Rusek
El archipiélago de Tuvalu en el Océano Pacífico está a solo dos metros por encima del nivel del mar, por lo que es muy suceptible al cambio climático.

El compromiso de la ONU con los océanos

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas, que celebra su 20º aniversario, busca que las empresas se adhieran a los principios universales en materia de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y lucha contra la corrupción, y que adopten medidas que promuevan los objetivos sociales.

 La Plataforma de Acción Empresarial Oceánica Sostenible del Pacto Mundial de las Naciones Unidas promueve el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 2, que busca acabar con el hambre en el mundo, mediante el fomento de la producción de alimentos marinos sostenibles.

También trabaja para lograr las metas asociadas al Objetivo número 14, que busca el uso sostenible de mares, océanos y recursos marinos, fomentando la gestión eficaz de los océanos y las normas para reducir la pesca excesiva, la contaminación marítima y la acidificación de los océanos.

 Las algas marinas pueden jugar un destacado rol en la consecución de las metas del Objetivo número 13, que busca adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, mediante su capacidad para retener el carbono de forma natural como para reducir las emisiones de gas metano del ganado, responsable de una parte considerable de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

¿Cómo puede contribuir la acuicultura a acabar con el hambre?

El imparable crecimiento de habitantes en el planeta, con una previsión de 9700 millones de personas para el año 2050, afectará a la humanidad en muchos factores, pero uno de ellos tendrá una especial relevancia para nuestra subsistencia: la producción de alimentos. 

¿Qué es la economía circular y cómo cuida del medio ambiente?

La economía circular podría reducir hasta un 99% los desechos de algunos sectores industriales y un 99% de sus emisiones de gases de efecto invernadero, ayudando así a proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático. Pero ¿qué es la economía circular? Una experta de ONU Medio Ambiente nos explica este concepto para que todos podamos entenderlo.