Guterres lamenta la pérdida de vidas causadas por el huracán Eta en América Central

7 Noviembre 2020

El titular de la ONU expresó este sábado su tristeza por las muertes y la destrucción de inmuebles que ha causado el paso del huracán Eta en América Central. António Guterres destacó que a esta amenaza de origen natural se une al impacto de la pandemia del coronavirus en toda la región.

En un comunicado emitido por la Oficina de su portavoz, el Secretario General de la ONU expresó sus profundas condolencias tanto a las familias de las víctimas como a los pueblos y gobiernos afectados por el huracán.

António Guterres elogió los esfuerzos de todas las personas que trabajan para socorrer a los pueblos de la región.

El titular de la ONU expresó su solidaridad con los gobiernos de la región y reiteró la disposición de las Naciones Unidas a colaborar con ellos en las tareas de respuesta humanitaria provocadas por este desastre.

La Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) anunció este viernes en Ginebra que los equipos de las Naciones Unidas y sus socios humanitarios trabajan con las autoridades nacionales “para preparar los esfuerzos de respuesta y respaldar las evaluaciones para cuando Eta salga de Centroamérica”.

El paso del huracán Eta ha dejado más de cincuenta víctimas mortales y ha provocado daños importantes a la infraestructura y los hogares en toda América Central.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Eta deja una ola de destrucción y muerte en América Central

Los expertos aseguran que se trata de uno de los temporales más desafiantes desde el huracán Mitch en 1998. Eta, que se cobró la vida de al menos 50 personas, ya salió de la región, pero continúa causando condiciones meteorológicas peligrosas en varios países.

Pese al aumento de las amenazas de origen natural en el siglo XXI, los países siguen “sembrando las semillas de su destrucción”

Entre los años 2000 y 2019 se registraron 7348 grandes catástrofes que se cobraron 1,23 millones de vidas, afectando a 4200 millones de personas, lo que supuso un costo aproximado de pérdidas económicas mundiales de 2,97 billones de dólares.