La UNESCO advierte que uno de cada tres estudiantes es víctima de acoso

5 Noviembre 2020

Los recientes ataques a escuelas en Afganistán, Burkina Faso, Camerún, Pakistán y Francia, con el asesinato del profesor Samuel Paty, nos recuerdan que la protección de las escuelas ante cualquier forma de violencia es una cuestión “fundamental y, lamentablemente de gran actualidad”, recordó este jueves la directora de la UNESCO.

La máxima responsable de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Audrey Azoulay, hizo estas declaraciones con motivo del primer Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluido el Ciberacoso y recordó que, aunque a veces se han minimizado o pasado por alto sus efectos, el acoso es un “verdadero flagelo”.

“Proteger nuestras escuelas de todas las formas de violencia significa también luchar contra el acoso, que inflige sufrimientos físicos y morales a millones de niños de todo el mundo”, destacó Azoulay.

Las víctimas de acoso tienen peores resultados escolares

Un estudio de la UNESCO realizado en 144 países y publicado el año pasado revela claramente la magnitud del problema ya que cerca de uno de cada tres estudiantes de todo el mundo declaró ser víctima de acoso durante el mes anterior.

Una de las principales consecuencias en las víctimas de este lastre se ve en los resultados académicos de los escolares, ya que estos estudiantes tienen el doble de probabilidades de faltar a las clases.

Otro ejemplo significativo es el de un estudio hecho en 77 países que demostró el impacto negativo del acoso en el rendimiento de las niñas en las pruebas de matemáticas y ciencias.

El acoso también afecta a la salud

La UNESCO también advierte sobre los potenciales efectos negativos sobre el bienestar y la salud que produce el acoso en los estudiantes. “Los jóvenes que lo padecen tienen el doble de probabilidades de sentirse solos, de no poder dormir por la noche e incluso de tener pensamientos suicidas”, alertó el organismo.

El ciberacoso gana terreno

Otro fenómeno en clara expansión es el del ciberacoso, o acoso a través de medios digitales. Según los datos de 7 países europeos, la proporción de niños entre 11 y 16 años que fueron víctimas de ciberacoso aumentó del 7% al 12% entre 2010 y 2014.

“Aunque se produzca en el universo “virtual”, el ciberacoso tiene consecuencias muy reales en la salud de los niños. Y es que, más allá de las cifras, hay tragedias insoportables, trayectorias educativas truncadas y vidas a veces permanentemente rotas”, destacó Azoulay.

La UNESCO, como socio oficial de la campaña “Safe to Learn” (“Seguridad en el aprendizaje”) y de la Alianza Mundial para Acabar con la Violencia contra los Niños, participa en la movilización colectiva contra el acoso y apoya los esfuerzos de sus Estados miembros, aportando sus conocimientos especializados para garantizar que las escuelas “sean lugares de bienestar”.

El primer Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluido el Ciberacoso se aprobó por unanimidad de los 193 Estados miembros de la UNESCO en la 40ª reunión de su Conferencia General.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La mitad de los niños sufren algún tipo de maltrato físico, sexual o psicológico cada año

Esta situación se produce porque los Estados no siguen las estrategias establecidas para protegerlos de la violencia, según un nuevo estudio publicado por varias agencias de la ONU. Los datos son anteriores a la pandemia de coronavirus por lo que responsables de distintas agencias de la Organización estiman que la situación puede haber empeorado durante los periodos de cuarentena y llaman a proteger la salud de los niños en todos sus aspectos.

Uno de cada tres jóvenes ha sido víctima de acoso cibernético

Las redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter son los lugares más comunes para este tipo de acoso que no se limita a jóvenes de altos ingresos y se puede encontrar desde el África Subsahariana hasta América Latina. También se realizan grupos en línea y de mensajería instantánea para intimidar. UNICEF pide medidas para acabar con este flagelo.