El avance de las mujeres hacia la igualdad se estanca

20 Octubre 2020

Solo el 47% de las mujeres del mundo están empleadas; apenas 20 son jefas de Estado o Gobierno; solo un 50% puede decidir utilizar métodos anticonceptivos o negarse a tener relaciones íntimas; todavía representan el 75% de los padres solteros; y aún son sometidas al matrimonio infantil y  mutilación genital. Un nuevo estudio de la ONU recoge graves estadísticas, que muestran que, a pesar de los avances en algunos ámbitos como la educación, el progreso se ha estancado por un cuarto de siglo.

Menos del 50% de las mujeres en edad de trabajar están en el mercado laboral, una cifra que apenas ha cambiado durante los últimos 25 años, asegura un nuevo informe de las Naciones Unidas.

El estudio advierte que el trabajo doméstico y de cuidados no remunerados todavía recae de manera desproporcionada en las mujeres, lo que limita su potencial económico. La pandemia COVID-19 ha afectado aún más los medios de vida de las mujeres.

“Veinticinco años después de la adopción de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, el progreso hacia la igualdad de poder y los mismos derechos para las mujeres sigue siendo difícil de alcanzar. Ningún país ha logrado la igualdad de género y la crisis del COVID-19 amenaza con erosionar los limitados logros que se han alcanzado”, asegura el Secretario General de la ONU en la presentación del informe.

Demet Özer Yakut
Una mujer con un vestido tradicional en Turquía.

Los datos del informe

El informe de la ONU, que se visualiza de manera interactiva en su sitio web, reúne 100 datos estadísticos sobre seis temas relacionados a la igualdad de género: población y familias; salud; educación; empoderamiento económico y propiedad de activos; poder y toma de decisiones; y violencia contra la mujer y la niña, así como el impacto del COVID-19.

El trabajo doméstico y de cuidados no remunerado frena a las mujeres

Las mujeres en todo el mundo cada día dedican aproximadamente una media de tres veces más horas al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que los hombres (4,2 horas en comparación con 1,7). En el norte de África y Asia occidental, la brecha de género es aún mayor, y las mujeres invierten siete veces más tiempo que los hombres en estas actividades.

En 2020, solo el 47% de las mujeres en edad de trabajar participaron en el mercado laboral, en comparación con el 74% de los hombres, una brecha de género que se ha mantenido relativamente constante desde 1995.

Tanto en Asia meridional y occidental  como en África septentrional el número es aún menor, con menos del 30% de mujeres participando en el mercado laboral. Y se espera que la pandemia exacerbe estas disparidades de género, ya que muchas mujeres trabajan en los subsectores más afectados por COVID-19 y las medidas de confinamiento, como el trabajo doméstico remunerado, los servicios de alojamiento y alimentación, y el comercio minorista.

Las mujeres también representan más del 70% de los trabajadores en el sector de la salud, por lo que se enfrentan a mayores riesgos de infección que los hombres en el lugar de trabajo.

ONU/Kim Haughton
La canciller alemana Ángela Merkel conversa con la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en la Asamblea General de la ONU en 2019.

Poder y toma de decisiones

Las mujeres ocupaban solo el 28% de los puestos gerenciales a nivel mundial en 2019, casi la misma proporción que en 1995, y solo el 18% de las empresas encuestadas tenían una directora ejecutiva en 2020.

Entre la lista de 500 empresas estadounidenses que figuran en la revista Fortune  solo el 7,4 %, o 37 consejeros delegados, eran mujeres.

En la vida política, si bien la representación de las mujeres en el parlamento se ha más que duplicado a nivel mundial, todavía no ha cruzado la barrera del 25% de los escaños parlamentarios este 2020.

La representación de las mujeres entre los ministros del gabinete se ha cuadruplicado en los últimos 25 años, pero sigue estando muy por debajo de la paridad en un 22%.

UNICEF / Josue Mulala
Estudiantes con mascarilla en una escuela de la República Democrática del Congo

Educación

El estudio indica que el mundo ha logrado avances sustanciales en el logro de la educación primaria universal, y las niñas y los niños participan por igual en la educación primaria en la mayoría de las regiones.

Si bien es probable que los cierres de escuelas relacionados con COVID-19 retrasen el progreso en el acceso a la educación, la evidencia muestra que las niñas, una vez que tienen acceso a la escuela, suelen tener mejores resultados que los niños en términos de rendimiento académico. En la educación terciaria, las mujeres superan en número a los hombres y la matriculación está aumentando más rápidamente entre las mujeres que entre los hombres.

Sin embargo, las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas y representan solo un poco más del 35% de los graduados en estas áreas.

Las mujeres también son una minoría en las áreas de investigación y el desarrollo científico, y representan menos de un tercio de los investigadores del mundo.

Agência Brasil/Elza Fiuza
Durante la pandemia del coronavirus han aumentado los casos de violencia contra las mujeres y las niñas.

La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo un problema mundial

Durante el confinamiento del COVID-19, muchas mujeres y niñas se han aislado en entornos inseguros donde corren un mayor riesgo de sufrir violencia a manos de su pareja.

Alrededor de un tercio de las mujeres en todo el mundo han sufrido violencia física y / o sexual por parte de sus parejas; y el 18% ha experimentado este tipo de violencia en los últimos 12 meses.

En los casos más extremos, la violencia contra la mujer es letal: a nivel mundial, se estima que 137 mujeres son asesinadas diariamente por su pareja o un miembro de la familia.

Si bien la mutilación genital femenina se está volviendo menos común en algunos países, al menos 200 millones de niñas y mujeres vivas en la actualidad han sido sometidas a esta forma específica de violencia en África y el Medio Oriente.

Como dato positivo cabe destacar que la aceptación social de  las mujeres  golpeadas por sus parejas disminuyó en casi el 75% de los países con datos de los últimos siete años. Sin embargo, las leyes para abordar la violencia doméstica aún no están disponibles universalmente, y solo 153 países las aplican.

Las brechas son mayores en África del Norte y subsahariana y en  Asia Occidental y donde el 43% y el 35% de los países, respectivamente, no han aprobado leyes al respecto.

Antonio Herrera
Una niña en el campo de Colombia.

Los datos confiables y oportunos son fundamentales

Según los autores del informe, se necesitan de manera crítica datos confiables, oportunos y desglosados, particularmente cuando la comunidad internacional responde a la pandemia de COVID-19, para medir de manera efectiva el progreso en el logro de la igualdad de género. Es fundamental cerrar las brechas de datos y pruebas mediante la recopilación y el uso regulares de estadísticas de género.

“Hago un llamado a todos los países para acelerar los esfuerzos hacia el empoderamiento de las mujeres y las niñas y para mejorar la base de evidencia para monitorear el progreso: es necesario llenar las brechas de datos en la cobertura de temas clave de género”, dijo Liu Zhenmin, subsecretario de la ONU General de Asuntos Económicos y Sociales.

“Es necesario mejorar la puntualidad y la comparabilidad de los datos a lo largo del tiempo y entre países, y el desglose y la difusión de datos por edad, sexo, ubicación y otras variables clave deben convertirse en una prioridad para medir y abordar plenamente las desigualdades entrecruzadas, responder a las crisis, y garantizar la igualdad de género para 2030”, concluyó.

Según António Guterres la Década de Acción para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los esfuerzos para recuperarse mejor de la pandemia ofrecen una oportunidad para transformar las vidas de las mujeres y las niñas.

© UNFPA Myanmar/Yenny Gamming
Se esperan más casos de violencia, matrimonio infantil y mutilación femenina durante la pandemia de COVID-19.

Otros datos del informe

  • Un 20% de las mujeres entre 20 y 24 años se casaron antes o a los 18 años.
  • Las mujeres representan el 75% de los padres solteros.
  • Un 9,2% de las mujeres entre 45 y 49 años nunca tuvieron hijos.
  • Las mujeres tienen una media de esperanza de vida de 18,3 años después de los 65, en comparación con 15,6 de los hombres.
  • En 20 años se ha logrado reducir en un 27% el embarazo adolescente.
  • Solo un 50% de las mujeres en el mundo pueden decidir sobre el uso de anticonceptivos, o negarse a sostener relaciones íntimas.
  • Solo un 48% de las mujeres tiene acceso o utiliza internet, comparado con el 58% de los hombres.
  • Solo el 65% de las mujeres tienen acceso a servicios financieros, comparadas con el 72% de los hombres.
  • Solo 20 mujeres son jefas de Estado o de Gobierno.
  • Un 40% de los jueces del mundo son mujeres.
  • Solo un 13% de los policías del mundo son mujeres.
  • Un 58% de los asesinatos cometidos contra mujeres son perpetrados por sus parejas o familiares.
  • El 80% de los asesinatos de parejas íntimas son cometidos por hombres.

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Las diferencias de educación y oportunidades entre las niñas y los niños aún son inaceptables

Casi 1 de cada 4 niñas de entre 15 y 19 años no está empleada ni estudia o recibe capacitación, en comparación con 1 de cada 10 niños de la misma edad. Las niñas sufren mayor violencia física y sexual, y un 60% de los países aún discrimina los derechos de las hijas a heredar tierras y bienes. 

La situación de las niñas venezolanas en Colombia es “para ponerse a llorar”, describe Mayerlín Vergara

La defensora de la niñez ganadora de este año del Premio Nansen, el más alto galardón entregado por ACNUR por el trabajo humanitario con refugiados, relató a Noticias ONU la aterradora situación que viven niños y niñas venezolanas víctimas de explotación sexual en el norte de Colombia, e hizo un llamado a su país y a la comunidad internacional para que dejen de ignorar una situación que le está robando la niñez a miles de inocentes.