El Programa Mundial de Alimentos gana el Premio Nobel de la Paz 2020

9 Octubre 2020

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), que proporciona asistencia alimentaria a millones de personas en todo el mundo, a menudo en condiciones extremadamente peligrosas y de difícil acceso, recibió este viernes el Premio Nobel de la Paz. El año pasado, el PMA ayudó a 97 millones de personas en 88 países.

La agencia humanitaria más grande del mundo y del sistema de la ONU fue reconocida  “por sus esfuerzos en la lucha contra el hambre, por su contribución a la mejora de las condiciones de paz en las zonas afectadas por conflictos y por su actuación como elemento impulsor en la prevención del uso del hambre como arma de guerra y de conflicto”, dijo Berit Reiss-Andersen, presidenta del Comité Noruego del Premio Nobel.

ONU/Mark Garten
El Secretario General de la ONU, António Guterres (segundo de derecha a izquierda), y el director ejecutivo del PMA David Beasley, sirven alimentos en la zona de recepción de refugiados en el campamento Imvepi.

El hambre es inadmisible en un mundo de abundancia

El Secretario General de la ONU mostró su satisfacción por la concesión del premio al PMA ya que se encarga de proporcionar asistencia humanitaria “en la primera línea de la inseguridad alimentaria”.

António Guterres recordó que en “un mundo de abundancia, es inconcebible que cientos de millones de personas se acuesten cada noche con hambre” y recalcó que a esa cifra hay que añadirle a la gente que se encuentra “en el abismo de la hambruna debido a la pandemia de COVID-19”.

“Las mujeres y los hombres del PMA se enfrentan a grandes peligro y distancias para proporcionar sustento vital a los afectados por los conflictos, a las personas que sufren a causa de las catástrofes, a los niños y a las familias que no saben cuál será su próxima comida”, resaltó.

El titular de la ONU destacó que las operaciones del PMA están por encima de la esfera política y que el motor de sus operaciones son las necesidades humanitarias.

Al mismo tiempo recordó que subsiste gracias a las aportaciones voluntarias de los Estados miembros de las Naciones Unidas y a las donaciones del público en general.

“Esa solidaridad es precisamente la que se necesita ahora para hacer frente no sólo a la pandemia, sino a otras crisis globales de nuestro tiempo.  Sabemos que amenazas actuales como el cambio climático empeorarán aún más la situación de escasez de alimentos”. 

Para concluir su mensaje, Guterres felicitó al director ejecutivo del PMA, David Beasley, y a todo el personal del Programa Mundial de Alimentos, por promover a diario los valores de las Naciones Unidas cuando la Organización celebra este año su 75º aniversario.

PMA: La recompensa de alimentar a cien millones de hambrientos

El director ejecutivo del PMA, David Beasley, afirmó que la concesión del premio representa “un reconocimiento humilde y conmovedor” de la labor de su personal que arriesga a diario sus vidas para llevar alimentos y asistencia a cerca de 100 millones de niños, mujeres y hombres que padecen hambre en todo el mundo.

Beasley dijo que los 690 millones de personas que a diario padecen hambre en el mundo tienen derecho a vivir en paz y a no sufrir ese flagelo.

Añadió que, con la concesión del galardón por parte del Comité del Premio Nobel, se quiso dirigir la atención mundial hacia esas personas y hacia las devastadoras consecuencias de los conflictos.

“Las crisis climáticas y las presiones económicas han agravado aún más su difícil situación. Y ahora, una pandemia con su impacto brutal en las economías y comunidades está llevando a millones de personas más al borde de la inanición”, dijo.

El máximo responsable del PMA recordó que su organización trabaja codo a codo con los gobiernos, las organizaciones y socios del sector privado, “cuya pasión por ayudar a los hambrientos y vulnerables es igual a la nuestra”.

“Sin ellos no podríamos ayudar a nadie. Somos un organismo operativo y el trabajo diario de nuestro personal se rige por nuestros valores fundamentales de integridad, humanidad e inclusión."

PMA/Marco Frattini
António Guterres presenció en Sudán del Sur el año 2014 una entrega de alimentos vía aérea por parte del PMA , cuando era jefe de la agencia de la ONU para los refugiados, el ACNUR.

La ONU y el Premio Nobel de la Paz: Una larga lista de encuentros

Tras este reconocimiento, el Programa Mundial de Alimentos se une a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), las fuerzas para el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), los ex Secretarios Generales Dag Hammarskjöld y Kofi Annan, y el ex Secretario General Adjunto Ralph Bunche; y la propia Organización como laureados con el Premio Nobel de la Paz.

Para conocer la historia del PMA, pulse aquí.

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.

Quizá también te interese...

Historias de los héroes ganadores del Nobel de la Paz 2020: los trabajadores del PMA

El trabajo del Programa Mundial de Alimentos depende de muchos “héroes sin capa” que trabajan en el terreno llevándole ayuda a las personas más vulnerables a pesar de los peligros de seguridad, los desafíos después de una catástrofe natural, los brotes de enfermedades, los caminos difíciles, y hasta la misma pandemia de COVID-19. En Noticias ONU hemos recopilado varias historias de las personas que se dedican a este difícil trabajo humanitario en América Latina, que fue reconocido con el Premio Nobel de la Paz.

“Tengo un sueño”: Martin Luther King, un gigante de los derechos humanos

(Artículo de la serie del 75 aniversario de la ONU)
Tengo un sueño, sueño que mis hijos vivan un día en un país donde no sean juzgados por el color de su piel, dijo Martin Luther King en su discurso más conocido. El líder de los derechos civiles en Estados Unidos encarnaba los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por ello, la Organización de las Naciones Unidas honra su legado y le otorgó un reconocimiento póstumo en 1978.