La COVID-19 incrementa la pérdida de alimentos frescos en los países de bajos ingresos

28 Septiembre 2020

El organismo de la ONU encargado de la agricultura y la nutrición alerta que el desperdicio alimentario en África se produce en su mayor parte entre la cosecha y el punto de venta. Este tipo de pérdidas son de un 14% a escala mundial y en África subsahariana ascienden a 4000 millones de dólares anuales. El aviso se lanza con motivo de la celebración este martes del primer Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió este lunes que la pandemia del coronavirus ha provocado un aumento del desperdicio de alimentos perecederos en muchos países de bajos ingresos.

Según los datos de la FAO, esta situación se produce en un momento en el que los consumidores solo están comprando alimentos que contienen carbohidratos y productos no perecederos en vez de provisiones de corta caducidad.

Las medidas de distanciamiento físico adoptadas en algunos países, que provocaron un descenso en el número de clientes en los mercados, fue otro de los elementos que sirvieron para incrementar las pérdidas de alimentos y una disminución de los ingresos de los comerciantes.

Según los datos de la FAO previos a la pandemia las pérdidas de frutas y verduras en las explotaciones agrícolas del África subsahariana ascendían hasta el 50%, las más elevadas del mundo, mientras que las de cereales y legumbres se estimaban en un 18%, un récord mundial compartido con Asia.

El organismo de la ONU recuerda que “cuando se pierden o se desperdician alimentos, también se malgastan todos los recursos utilizados para producirlos, como el agua, la tierra, la energía, la mano de obra y el dinero invertido”.

África subsahariana como ejemplo

La FAO calcula que las pérdidas de alimentos en el África subsahariana ascienden a 4000 millones de dólares anuales.

Pero si ampliamos el campo de mira a toda África veremos que la gran mayoría de las pérdidas de alimentos se producen entre la cosecha y el punto de venta, ya que el desperdicio alimentario de los consumidores tras adquirir los alimentos es muy bajo.

Entre las principales causas de la pérdida de alimentos en África encontramos la falta de instalaciones de la cadena de frío, especialmente para los productos perecederos, las instalaciones de almacenamiento poco fiables e inadecuadas y la falta de conocimientos de elaboración de productos agrícolas en las comunidades de pequeños agricultores.

"La pandemia de la COVID-19 provocó una llamada de atención sobre la necesidad de transformar radicalmente nuestros sistemas alimentarios a fin de hacerlos más eficientes y sostenibles para las personas y el planeta. Abordar la pérdida y el desperdicio de alimentos en África, y en particular la reducción de las pérdidas posteriores a la cosecha es esencial para lograr ese objetivo", dijo el subdirector general y representante regional de la FAO para África, Abebe Haile-Gabriel, en la víspera del día internacional. 

Para conmemorar el primer Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicios de Alimentos se pide a los gobiernos y a los responsables de la toma de decisiones que destinen las inversiones y establezcan incentivos para impulsar los planes de reducción de pérdidas de alimentos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas designó el año pasado el 29 de septiembre como Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos.

La FAO lanzó una nueva página web con motivo de la efeméride donde explica que a nivel global se pierde aproximadamente un 14% de los alimentos producidos entre la cosecha y la venta al por menor.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Comer menos carne y reducir el desperdicio de alimentos, dos estrategias contra el cambio climático ignoradas por los países

Ningún plan nacional de acción climática menciona explícitamente a las dietas sostenibles ni considera la reducción del desperdicio de alimentos como parte de su estrategia, asegura un nuevo informe de la ONU y otras organizaciones. Implementar cambios en esos ámbitos podría reducir hasta 12,5 gigatoneladas de emisiones anuales de Co2, el equivalente a sacar 2700 millones de autos de las carreteras.

Cerca de 50 millones de personas sufren hambre en América Latina y el Caribe

Más de 3000 millones de personas en el mundo no pueden permitirse una dieta saludable, cuyo costo supera la línea internacional de pobreza, la gran mayoría de ellas vive en África y Asia. En América, la región donde aumenta más rápidamente la inseguridad alimentaria, podría haber 67 millones de personas con hambre para 2030, revela un nuevo informe que llama a transformar los sistemas alimentarios para mejorar la salud de la población y ahorrar billones de dólares de los costos ocultos de la mala alimentación.