Ecuador: “Somos conscientes de la enorme responsabilidad de proteger las Galápagos”

23 Septiembre 2020

El mandatario del país suramericano reiteró ante la Asamblea General que hará prevalecer sus derechos marítimos sobre la zona económica exclusiva de las islas, Patrimonio Natural de la Humanidad. También se refirió a las amenazas que el COVID-19 representa para la estabilidad económica y social, y recalcó la necesidad del multilateralismo y la cooperación.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, hizo un llamado este miércoles a respetar los acuerdos ambientales y a que los países que pescan en aguas del Pacífico sudeste se autorregulen y limiten sus actividades.

En un discurso en vídeo destinado para el segundo día de debate de la 75ª Asamblea General de la ONU, Moreno reiteró su preocupación por la presencia de una gran flota pesquera extrajera muy cerca de las islas Galápagos, que realiza actividades desde mayo de 2020.

“Hemos reiterado que sin distinción de bandera haremos prevalecer nuestros derechos marítimos sobre la zona económica exclusiva. Somos conscientes de la enorme responsabilidad de proteger las Galápagos, que ha sido el primer Patrimonio Natural de la Humanidad”, afirmó.

Moreno añadió que, junto con los países de la Comisión Permanente del Pacífico Sur, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, condena la pesca ilegal en zonas adyacentes a las aguas de sus territorios.

“También acordamos fortalecer el intercambio de información sobre la ubicación de embarcaciones, para mejorar el monitoreo y vigilancia. Ecuador reafirma así su compromiso para conservar el medio marino”, expresó.

El mandatario informó que el pasado 11 de agosto Ecuador se adhirió a la “Alianza Global para el Océano”. La iniciativa, liderada por el Reino Unido, aspira a que el 30% de los océanos del mundo sean declarados áreas marinas protegidas.

“La falta de aplicación de los acuerdos ambientales tiene graves, muy graves repercusiones económicas y sociales”, dijo.

Agregó que su país también está comprometido con la conservación de la Amazonía y  que recientemente se unió a la Declaración de Leticia y la Iniciativa de Financiamiento para el Desarrollo Sostenible y Bioeconomía para la Amazonía.

Con la creación del fondo multidonante, administrado por el Banco Interamericano de Desarrollo, importantes recursos se destinarán para conservar este pulmón del planeta y para mejorar la calidad de vida de los pueblos indígenas”, explicó.

Maria José Rendón
Un piquero patas azules en la costa de Rosa Blanca en la Isla de Cristóbal en Galápagos, Ecuador.

Multilateralismo en medio de la pandemia

En su discurso durante el debate general, Moreno consideró que la pandemia de COVID-19 ha puesto toda la presión sobre el multilateralismo ya que, después de seis meses, la emergencia no solo es sanitaria, sino también social y económica.

“Sin excepción, todos los países hemos sido golpeados por este virus mortal. No podremos salvar vidas y reactivar la economía sin el apoyo de los organismos multilaterales, el apoyo de la empresa privada, de la comunidad académica y de la sociedad en su conjunto”, acotó.

Aseveró que el apoyo de los organismos financieros internacionales ha sido fundamental en estos meses para Ecuador y por ello aplaudió los pronunciamientos a favor de una respuesta multilateral para afrontar la crisis.

Moreno llamó a que las propuestas de moratoria de la deuda para los países más pobres sean extendidas a los países de renta media.

“Todas las naciones afrontamos graves problemas económicos”, afirmó.

© UNICEF/Donata Lodi
Un niño posa al frente de su hogar en Cayapas, Ecuador.

Apoyo a los más vulnerables

Moreno recordó que la pandemia ha afectado a todas las personas, pero recalcó que su impacto ha sido especialmente grave entre los grupos vulnerables.

“El encierro, la falta de empleo y la pobreza, sumados al COVID, han exacerbado la violencia de género. Mujeres, niñas y niños han tenido que permanecer en sus hogares junto a sus agresores, poniendo en riesgo su seguridad física y mental. ¡Y a veces hasta sus vidas!”, aseveró.

Agregó que los adultos mayores y las personas con discapacidad también sufren de manera desproporcionada la crisis por su mayor riesgo de contagio.

“En Ecuador hemos entregado bonos de protección, ayudas técnicas de movilidad y autocuidado y, en muchos casos, viviendas dignas sin costo”, dijo.

El mandatario reconoció asimismo la vulnerabilidad de los pueblos indígenas y pidió brindarles atención prioritaria y apropiada a sus realidades, así como garantizarles el acceso a medicamentos y vacunas.

“Los migrantes también han sido doblemente afectados por la pandemia. Y, como país receptor, procuramos garantizar el ejercicio de sus derechos con una respuesta humanitaria. Continuaremos apoyando decididamente el Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular, así como la plena implementación de la Declaración de Quito sobre movilidad humana de ciudadanos venezolanos en la región”, expresó.

Alto el fuego

Moreno afirmó que ante los nuevos desafíos, la solución está en la unión y en la paz,  no en la disputa, y recordó el llamado del Secretario General de la ONU a un alto al fuego en el mundo.

“Confiamos en que este llamado, y la resolución del Consejo de Seguridad, servirán como un primer paso para alcanzar la paz definitiva y sostenible en todos los rincones del planeta. Hoy, nuestra obligación es unir esfuerzos y luchar contra la pandemia. ¡Por ahora, ese es nuestro enemigo común!”, enfatizó.

El presidente sostuvo que los pueblos ahora requieren de la cooperación para hacer frente a los desafíos de la etapa post COVID-19.

“Solo unidos podremos ganar esta guerra cruel, una guerra cruel que ya ha segado la vida de casi un millón de personas”, concluyó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Los refugiados en Ecuador ayudan en la detección de casos de COVID-19

Varias redes comunitarias de refugiados en Ecuador trabajan conjuntamente en la detección de casos de COVID-19. Sus integrantes forman parte de un Sistema de Vigilancia Epidemiológica Comunitaria desarrollado por la Agencia de la ONU para los Refugiados.

No importa cuántas veces limpiemos las costas, el plástico siempre vuelve

Las corrientes en los océanos y ríos arrastran el plástico de todos los rincones y extremos de nuestro planeta. La botella  que se tira al mar en Indonesia, puede terminar en las costas de lugares tan prístinos y vitales para la humanidad como las Islas Galápagos, donde a pesar de haber implementado medidas contra estos desechos desde hace más de cuatro años, la marea sigue llegando con basura de todo el mundo.