China rechaza “acusaciones sin fundamento” y pide solidaridad para vencer la pandemia

22 Septiembre 2020

El mandatario chino afirma que la humanidad derrotará al coronavirus y apoya el liderazgo de la OMS en la batalla contra el COVID-19. Rechaza también las acusaciones infundadas contra su país y sostiene que no busca ni liderar al mundo ni librar “una guerra fría o caliente” con ningún país. “El mundo necesita solidaridad, no confrontación”, dice.

“En este momento el mundo necesita solidaridad, confianza y cooperación, no confrontación, no la propagación de virus políticos. China rechaza categóricamente las acusaciones sin fundamento en su contra”, dijo el embajador de China ante la ONU, Zhang Jun, al presentar a su presidente a la Asamblea General, respondiendo así al discurso pronunciado poco antes por el mandatario estadounidense, Donald Trump.

En su discurso al órgano deliberativo de la ONU, el presidente de China, Xi Jinping, llamó a “refutar cualquier intento de politizar” la pandemia de COVID-19 o de crear un “estigma” en torno a ella.

Pese a la devastación causada por la emergencia del coronavirus, Xi mostró un optimismo basado en los esfuerzos que hasta ahora han hecho los gobiernos, la dedicación de los trabajadores sanitarios, la investigación científica y la perseverancia de la población,

“La gente de distintos países se ha unido. Con la valentía, la determinación y la compasión que alumbran un momento oscuro, hemos confrontado el desastre con la cara en alto. El virus será derrotado. La humanidad ganará esta batalla”, afirmó.

Las vacunas, un bien público global

Xi llamó al mundo a movilizar todos los recursos necesarios para responder con planes basados en la ciencia y pidió no dejar a ningún paciente sin tratamiento.

Exhortó también a aumentar la solidaridad, a apoyar el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud y a lanzar una respuesta internacional conjunta a la crisis.

El mandatario de China señaló que esta respuesta debe contemplar las necesidades de los países en desarrollo, sobre todo los de África.

“La comunidad internacional precisa tomar medidas oportunas y sólidas en áreas como el alivio de la deuda y el incremento de la asistencia internacional, garantizar la implementación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y ayudar a esos países a superar sus dificultades”, enfatizó.

El jefe de Estado mencionó las tres vacunas desarrolladas por su país que se encuentran en la tercera fase de pruebas clínicas y afirmó que cuando estén listas serán un “bien público global” y que se suministrarán a los países en desarrollo priorizando las necesidades de cada nación.

No a la guerra fría o caliente

En otro terreno, Xi aseguró que su China está comprometida con el desarrollo pacífico, común, abierto y cooperativo del mundo y que no buscará nunca ninguna hegemonía, expansión o esfera de influencia.

“No es nuestra intención pelear otra guerra fría o una guerra caliente con ningún país. Continuaremos zanjando las diferencias y resolviendo las disputas mediante el diálogo y la negociación. (…) No buscaremos el desarrollo a puerta cerrada”, apuntó y añadió que, por el contrario, con el tiempo China quiere impulsar un nuevo modelo de desarrollo basado en la cooperación.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Estados Unidos distribuirá una vacuna y derrotará al coronavirus, dice Trump

El mandatario estadounidense responsabiliza a China de la pandemia, de tener altas emisiones de carbono y de cometer abusos comerciales. También destaca el poderío de su armamento y afirma que le pide a Dios no tener que utilizarlo.

La recuperación de la COVID-19 ha de reinventar las economías, las sociedades y establecer nuevos contratos sociales

“Quienes construyeron las Naciones Unidas hace 75 años vivieron una pandemia, una depresión global, un genocidio y una guerra mundial. Conocían el costo de la discordia y el valor de la unidad”, dice el líder de la ONU al inaugurar el debate de la Asamblea General y equipara ese escenario con la emergencia que vive hoy el mundo.