COVID-19: Un tercio de los pacientes recuperados pueden sufrir ansiedad o depresión

18 Agosto 2020

El coronavirus no sólo afecta nuestra salud física, sino también nuestro bienestar y nos ha llevado a límites insospechados. La agencia sanitaria panamericana subraya la importancia de incluir la salud mental en la respuesta a la pandemia. Asimismo, alerta de un aumento de los casos en Perú y los países del Caribe.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS)  urgió este martes a considerar el apoyo a la salud mental como un componente crítico de la respuesta a la pandemia.

La emergencia del coronavirus ha generado altas dosis de estrés en toda la población y, aunque todos las sufrimos, las manejamos de manera diferente, especialmente aquellos afectados por trastornos mental preexistentes, explicó la directora de la OPS.

“La pandemia de Covid-19 ha causado una crisis de salud mental en nuestra región de una magnitud nunca vista… urge que el apoyo a la salud mental se considere un factor esencial de la respuesta a la pandemia”, afirmó Carissa Etienne durante su encuentro semanal con los medios de comunicación para informar sobre el estado de la COVID-19 en el continente americano.

Etienne calificó a las enfermedades mentales como una “epidemia silenciosa” que ya afectaba a América mucho antes de la aparición de la COVID-19, con la depresión y la ansiedad como dos de las principales causas de discapacidad en la región, junto a los altos niveles de consumo de alcohol.

Añadió que los estudios en los tres países más países más afectados por el coronavirus- Brasil, Estados Unidos y México-indican que más de la mitad de los adultos sufren niveles de estrés asociados a la pandemia y que los primeros datos muestran que muchos lo sobrellevan consumiendo drogas y alcohol, creando un círculo vicioso que hace que las personas sean más dependientes del uso de esas sustancias y que aumenta los problemas de salud mental.

“Los pacientes que han dado positivo al COVID-19 no sólo sufren síntomas físicos, sino que muchos también experimentan insomnio, dificultad para dormir, desvarío o incluso depresión”, destacó.

Del mismo modo indicó que muchas personas “se ven abrumadas por el miedo a desarrollar una enfermedad grave”, mientras que “otras están comprensiblemente preocupadas por sus vidas” y que “las investigaciones iniciales muestran que hasta un tercio de los pacientes que se recuperan pueden sufrir cambios duraderos en su estado de ánimo y padecer ansiedad o depresión”.

Crece el número de casos en el Caribe…

Mientras, la pandemia en el continente americano no disminuye y ya ha causado más de 400.000 muertes y cuenta con aproximadamente 11,5 millones de casos. La semana pasada, la región concentraba más de la mitad de nuevos casos a nivel global (55%).

“Las Américas cuentan con aproximadamente el 13% de la población mundial, pero con el 64% del total de las muertes comunicadas oficialmente hasta la fecha”, detalló Etienne, quien confirmó que Estados Unidos y Brasil lideran el número de casos en la región.

Sin embargo, explicó que se está viendo un aumento creciente de casos en partes de la región que habían permanecido estables durante varias semanas, como el Caribe.

Agregó que aunque hay información de que en algunos lugares ha disminuido el número de personas afectadas por el virus, varios países están reforzando las medidas de salud pública en zonas que se enfrentan a un aumento de nuevas infecciones, como por ejemplo Perú, la República Dominicana, Jamaica, las Bahamas y Trinidad y Tobago.

Este virus es implacable y requiere que nosotros seamos iguales. Debemos estar atentos y mantener la transmisión bajo control”, sentenció.

….y se asocia a la llegada de viajeros internacionales

Tras la reapertura del espacio aéreo y la reanudación de los viajes no esenciales, tanto en las Bahamas como en otros Estados insulares del Caribe, se corroboró un aumento de los casos confirmados, apuntó el doctor Sylvain Aldighieri, experto de la Organización Panamericana de la Salud.

Aldighieri señaló que las autoridades nacionales tendrán que evaluar durante las próximas semanas y meses cómo afrontar esta situación y tomar la decisión de emplear determinados criterios de vigilancia epidemiológica y de laboratorio, entre otros factores a tomar en cuenta.

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

El coronavirus afecta la capacidad de controlar la transmisión de enfermedades infecciosas en América Latina y el Caribe

La pandemia de la COVID-19 no representa la única amenaza a la salud en el continente americano, sino que también está alterando la capacidad de controlar la transmisión de otras enfermedades infecciosas, “muchas de las cuales hemos estado luchando por eliminar durante décadas”, afirmaba este martes la directora de la Organización Panamericana de la Salud.

Brasil tiene 50.000 casos diarios de coronavirus y esta semana se alcanzarán los 20 millones a nivel global

Hay dos elementos esenciales para hacer frente a la pandemia de manera eficaz: “los líderes deben redoblar sus esfuerzos para tomar decisiones y los ciudadanos deben aceptar las nuevas medidas”, dice el responsable de la agencia de la ONU que vela por la salud.  En Brasil, el país con más casos de América Latina, la curva es un poco plana pero no está bajando y el sistema está sometido a una gran presión. "En una situación como esa, la hidroxicloroquina no es una solución ni una fórmula mágica”, añade el encargado de progrmas de emergencia.