Brasil tiene 50.000 casos diarios de coronavirus y esta semana se alcanzarán los 20 millones a nivel global

10 Agosto 2020

Hay dos elementos esenciales para hacer frente a la pandemia de manera eficaz: “los líderes deben redoblar sus esfuerzos para tomar decisiones y los ciudadanos deben aceptar las nuevas medidas”, dice el responsable de la agencia de la ONU que vela por la salud.  En Brasil, el país con más casos de América Latina, la curva es un poco plana pero no está bajando y el sistema está sometido a una gran presión. "En una situación como esa, la hidroxicloroquina no es una solución ni una fórmula mágica”, añade el encargado de progrmas de emergencia.

Durante esta semana se prevé alcanzar los 20 millones de casos de COVID-19 y 750.000 fallecidos indicó este lunes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) , quien destacó que hay dos elementos esenciales para hacer frente a la pandemia de manera eficaz: “los líderes deben redoblar sus esfuerzos para tomar decisiones y los ciudadanos deben aceptar las nuevas medidas”.

Unas disposiciones que, por ejemplo, funcionaron en Nueva Zelanda, donde el pasado fin de semana celebraron cien días sin transmisión comunitaria, explicó el doctor Tedros Adhanom Gebreyesus durante la rueda de prensa bisemanal en Ginebra para analizar la situación de la pandemia.

Justamente un caso opuesto al de Brasil, respecto al cual el doctor Mike Ryan, director de los programas de emergencia de la Organización, explicó que se producen entre 50.000 y 60.000 casos de COVID-19 por día y la enfermedad sigue extendiéndose activamente por todo el país.

Una situación que, según Ryan, comporta un enorme reconocimiento para los trabajadores sanitarios de la nación sudamericana, donde el nivel de ocupación de los hospitales y las unidades de cuidados intensivos son entre el 80 y el 90% en muchas partes del país.

“Todo aquel que trabaje en la unidad de cuidados intensivos en una situación de enfermedad infecciosa es consciente del estrés y las tensiones de esos individuos y sus familias. Sostener eso durante meses es una tarea casi imposible”, recalcó.

Los indicadores sobre la enfermedad en el país carioca señalan que continúa la trasmisión comunitaria y una alta presión sobre el sistema sanitario.

 “En Brasil se mantiene un nivel de epidemia muy alto. La curva es un poco plana pero no está bajando y el sistema está sometido a una gran presión. Y, con todo respeto, en una situación como esa, la hidroxicloroquina no es una solución ni una fórmula mágica”, agregó.

OIT/Yacine Imadalou
Un hombre trabaja con mascarilla y pantalla para protegerse del coronavirus en Argelia

Usar todos los recursos al alcance de los países

Mientras tanto, muchos países están usando todas las herramientas a su disposición para hacer frente a cualquier nuevo brote.

El doctor Tedros citó los ejemplos del Reino Unido y Francia, que implementaron medidas como el confinamiento, en zonas del norte de Inglaterra a medida que se identificaban grupos de casos, o el uso  obligatorio de mascarillas en espacios exteriores concurridos de París.

“Este tipo de medidas estrictas y precisas, combinadas con el uso de todas las herramientas a nuestra disposición, son clave para prevenir la reaparición de la enfermedad y permitir que las sociedades se reabran de forma segura. E incluso en los países donde la transmisión es intensa, se puede controlar aplicando una respuesta de todo el gobierno y toda la sociedad”, destacó. 

El máximo responsable de la Organización indicó que la ruptura de las cadenas de transmisión se logró gracias a una combinación de factores como la rápida identificación de los casos, el rastreo exhaustivo de los contactos, la atención clínica adecuada a los pacientes, el distanciamiento físico, el uso de máscaras, la limpieza periódica de las manos y la tos alejada de los demás.

“Tanto si los países o regiones han eliminado con éxito el virus, han suprimido la transmisión a un nivel bajo o todavía se encuentran en medio de un brote importante; ahora es el momento de hacer todo, invertir en los aspectos básicos de salud pública y poder salvar tanto vidas como medios de subsistencia”, señaló.

Todo ello, con el objetivo de llegar al punto básico de Tedros: “mi mensaje es muy claro: suprimir, suprimir, suprimir el virus. Si suprimimos el virus de forma efectiva, podremos abrir las sociedades de forma segura”.

¿Cuál es el objetivo del Coronavirus?

“El objetivo del virus es crear más virus”, razonó la doctora Maria Van Kerkhove, la epidemióloga líder de la Organización, a la pregunta de qué propósito persigue el microorganismo.

“El virus no tiene cerebro, nosotros lo tenemos. El virus es una entidad biológica muy simple que puede entrar en una célula humana e instruir a esa célula para que produzca más virus, lo que en última instancia puede matar a la persona que infecta”, acotó Ryan.

Kerkhove tomó la palabra para indicar que “el virus quiere reproducirse, encontrar individuos entre los que pasar, pero no quiere matar a muchos porque si mata a su anfitrión entonces no puede pasar a otra persona”.

Entre las múltiples precauciones que podemos tomar para ser más astutos que el virus, la doctora citó que una de ellas “es mantenernos separados de alguien que está infectado”, por lo menos a un metro de distancia.

“Si podemos, aislar los casos para que las personas que se sabe que están infectadas con este virus, tengan o no síntomas. Si los aislamos de los demás no permitimos que el virus pase a otra persona”, añadió.

El uso de mascarillas, el rastreo de contactos o el lavado de manos fueron los otros métodos señalados por la experta.

“Creo que todos necesitamos entender que tenemos un papel que jugar sin importar donde vivas, la ocupación que tengas o tu edad: puedes formar parte de la ruptura de las cadenas de transmisión”, concluyó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Hacer realidad los derechos de los pueblos indígenas implica incluirlos en la respuesta al COVID-19

La pandemia del coronavirus ha afectado a más de 476 millones de indígenas en el mundo. Ya antes de la emergencia global las comunidades originarias carecían de servicios básicos y sufrían desigualdad y racismo. En la jornada dedicada a esos pueblos, el titular de la ONU llama a atender sus necesidades y respetar sus derechos inalienables, que implican la inclusión y el acceso a la salud.

Los pobres e indígenas tienen más probabilidad de morir si se enferman de COVID-19, advierte la OMS

Así como invierten millones para protegerse del terrorismo, los Gobiernos deben invertir más en la salud universal y garantizar el acceso a todos sus ciudadanos, señala la agencia sanitaria de la ONU. Las desigualdades y el racismo se están cobrando las vidas de los más vulnerables durante la pandemia de COVID-19, advierten los expertos, que también aconsejan contra el “nacionalismo de las vacunas”.