Colombia: El equipo humanitario de la ONU responde a los impactos multidimensionales del COVID-19

27 Julio 2020

La ONU y su equipo humanitario en Colombia diseñaron una estrategia de respuesta que buscaría asistir a 1,3 millones de personas durante seis meses. El plan complementaría los esfuerzos del gobierno por sortear la crisis derivada de la pandemia y costaría 330 millones de dólares.

El sistema de las Naciones Unidas y el equipo humanitario de país en Colombia elaboraron un plan con vigencia de seis meses para implementar operativos intersectoriales que mitiguen los impactos multidimensionales de la crisis generada por la pandemia del coronavirus.

El propósito del Plan Intersectorial de Respuesta al COVID-19 es complementar el trabajo del gobierno colombiano y atender las necesidades definidas de la población más necesitada.

Los datos indican que 10,4 millones de personas precisan asistencia en los ámbitos de salud, la seguridad alimentaria y el agua, saneamiento e higiene, entre otros. El objetivo del plan es llegar a 1,3 millones de esas personas.

Los 329,4 millones de dólares que costaría la iniciativa ayudarían a contener la propagación de la pandemia, reducir la mortalidad y morbilidad del COVID-19 y mitigar el deterioro en el capital humano, además de promover la cohesión social, la seguridad alimentaria y de los medios de vida. También servirían para asistir a los sectores de población más vulnerables.

Cruz Roja/Colombia
Trabajadora de salud revisando a un niño colombiano durante la pandemia de COVID-19.

Respuesta humanitaria

En los últimos meses, gracias a la cooperación internacional se ha asistido a unas 718.000 personas en el país en los 32 departamentos. Las actividades de asistencia se han centrado en aspectos vitales como salud, agua, saneamiento e higiene, seguridad alimentaria y apoyo nutricional.

Los sectores de protección y educación adaptaron rápidamente las modalidades de respuesta para permitir la acción humanitaria de manera remota y las actividades de recuperación temprana iniciaron lo antes posible para mitigar el impacto socioeconómico de la pandemia.

Las actividades incluyen entrega de kits de higiene, kits de cocina, kits de dignidad, kits para sistemas agroalimentarios, filtros de agua, toneladas de alimentos, equipos de protección personal, instalación de lavamanos y carpas para control de desinfección, transferencias de dinero y la realización de campañas y entrega de afiches para la comunicación del riesgo por COVID-19.

Las agencias y equipos de la ONU continuarán trabajando de manera coordinada con las autoridades nacionales para dar respuesta a las necesidades crecientes en algunos territorios de Colombia.

Financiamiento del plan

El plan opera con recursos aportados por países donantes que a inicias de julio habían movilizado ya 21,4 de dólares.

No obstante estos desembolsos, la situación financiera limita algunas operaciones humanitarias para responder a las carencias básicas de la población vulnerable en muchas partes del país. 

Las agencias del sistema de la ONU y sus socios humanitarios están dispuestos a ampliar sus intervenciones si se les proveen más fondos.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

El COVID-19 puede atacar gravemente a 186 millones de personas con enfermedades crónicas en América Latina

La alta incidencia de diabetes, hipertensión y padecimientos renales colocan al 30% de la población del continente americano en riesgo de caer enferma de gravedad si contrae el coronavirus. En América Latina y el Caribe, eso significa 186 millones de personas. La agencia de salud para la región reitera la urgencia de reforzar los sistemas sanitarios a nivel primario para que no se interrumpa el tratamiento de las enfermedades crónicas a causa de la pandemia.

En Colombia la paz es otra víctima de la pandemia de COVID-19

Cada día Colombia despierta con la noticia del asesinato de una persona indígena o afrodescendiente, con una nueva amenaza a defensores de derechos humanos y líderes sociales, y con la violación de niñas y mujeres, denunció una lideresa social al Consejo de Seguridad de la ONU. El Representante del Secretario General presentó su informe trimestral sobre la situación en Colombia y destacó que la pandemia se ha convertido en una oportunidad para la violencia.