Estados Unidos se alejaría del derecho internacional humanitario con los cambios planeados a su sistema de asilo

10 Julio 2020

La obligación de proporcionar un refugio seguro a los que huyen de conflictos armados, violencia o persecución, refleja valores fundamentales arraigados en muchas tradiciones legales, y es un aspecto central del derecho internacional moderno, recuerda el Alto Comisionado para los Refugiados.

Estados Unidos planea una serie de cambios a su sistema de asilo que alejarían sus políticas y prácticas humanitarias implementadas durante mucho tiempo del derecho internacional, señaló la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

La propuesta “Procedimientos de asilo y exención de expulsión, revisión de temor creíble y temor razonable” plantea, entre otras cosas, un mayor escrutinio de las solicitudes de asilo cuando el peticionario haya pasado al menos por un tercer país antes de llegar a Estados Unidos y no haya solicitado refugio ahí.

El borrador de la normativa, presentado en junio, establece que “no haber buscado asilo o refugio en al menos un país por el cual haya transitado el extranjero en su ruta hacia Estados Unidos significaría una probabilidad alta de que esa persona estuviera abusando del sistema de asilo como un mecanismo para entrar y permanecer en Estados Unidos más que estar buscando protección urgente legítima”.

El proyecto de legislación también estipula que vivir ilegalmente en Estados Unidos más de un año antes de solicitar asilo se consideraría un “factor adverso significativo”. Lo mismo pasaría cuando el solicitante no hubiera declarado impuestos o hubiera cometido algún delito aunque éste hubiese sido invalidado, revocado o eliminado.

Tradición de protección y refugio

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados expresó preocupación y recordó la tradición estadounidense de proporcionar en su territorio derecho a asilo y de reasentar a refugiados muy vulnerables acogidos en otros países.

Filippo Grandi apuntó, además, que Estados Unidos es el mayor donante humanitario a los programas de refugiados en todo el mundo. “Estados Unidos ha sido durante décadas un líder global en el área de protección de los refugiados”, dijo.

Los cambios, sumados a las restricciones de años recientes, impedirían que muchas personas que huyen de la persecución pudieran solicitar u obtener protección en Estados Unidos

Agregó, no obstante, que las modificaciones contempladas, sumadas a las restricciones adoptadas en años recientes, implicarían que muchas personas que huyen de la persecución no podrían solicitar u obtener protección en su territorio.

Valores fundamentales

“La obligación de proporcionar un refugio seguro a los que huyen de conflictos armados, violencia o persecución, refleja valores fundamentales arraigados en muchas tradiciones legales, y es un aspecto central del derecho internacional moderno”, enfatizó Grandi.

Informó que su Oficina ha exhortado a sus interlocutores en Estados Unidos y en todos los gobiernos del mundo a tomar en cuenta esos valores al elaborar sus políticas de asilo.

Según Grandi, “la compasión humana y el deber moral” han guiado siempre al sistema de asilo estadounidense.

El Alto Comisionado terminó su declaración referente al plan de ese país, ofreciendo la experiencia de ACNUR en la búsqueda de soluciones a los retos que afronta hoy Estados Unidos en materia migratoria para mantener un sistema de asilo seguro, justo y humano.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Los niños retornados de Estados Unidos a Centroamérica y México corren un doble peligro

Las autoridades de Estados Unidos han retornado a unos mil niños migrantes no acompañados a México y el triángulo norte de Centroamérica de marzo a la fecha, colocándolos en un alto riesgo dada la falta de protección en sus comunidades, sólo agravada por la pandemia de COVID-19. A ellos se suman 447 niños más retornados de México a los tres países centroamericanos. El organismo que aboga por el bienestar de la niñez urgió a detener los retornos y deportaciones.

Unos 700 niños están atrapados en México junto a la frontera de Estados Unidos

Los pequeños se encuentran en la localidad mexicana de Matamoros, junto con otros más de mil emigrantes, en condiciones de subsistencia muy pobres, y en espera de que el país vecino resuelva sus casos de asilo. La ONU pide que México aplique el Protocolo para la Protección de los Niños Migrantes, desarrollado por su Gobierno.