América Latina se convierte en la zona roja de transmisión de coronavirus

1 Junio 2020

Los casos aumentan en países como Brasil, Colombia, Chile, Perú y MéxicoAmérica Central y del Sur se han convertido en la zona más intensa de transmisión del COVID-19 en el mundo y aún no se ha llegado al pico de la pandemia. Los sistemas sanitarios ya comienzan a sufrir la presión en algunos países donde los casos siguen en un aumento progresivo. La gran densidad de población en los entornos urbanos y la pobreza extendida son algunos de los factores que están impulsando la situación.

En las pasadas 24 horas, cinco de los diez países que han reportado la mayor cantidad de nuevos casos de COVID-19 en el planeta son de las Américas.

“Se trata de Brasil, Estados Unidos, Perú, Chile y México”, aseguró este lunes el director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud, el doctor Michael Ryan, durante la conferencia habitual sobre COVID-19.

En América Latina, los países con la mayor cantidad de incrementos en casos son: Brasil, Colombia, Chile, Perú, México, Haití, Argentina y Bolivia. “Estamos viendo que, aunque los números aún no son exponenciales en algunos de estos países, hay un aumento progresivo diariamente”, agregó el doctor Ryan.

El experto advirtió que los sistemas de salud ya están comenzando a estar bajo presión a través de la región, a medida que muchos países intentan comprender la escala de la epidemia.

“Hace algunas semanas el mundo estaba extremadamente preocupado por lo que potencialmente podría pasar con la pandemia en el sur de Asia o en África, pero hasta cierto punto, aunque la situación sea difícil, es aún estable. Sin embargo, en América Latina la situación está lejos de ser estable, y ha habido un rápido incremento de casos y los sistemas de salud necesitan del apoyo y la solidaridad mundial”.

En América Latina la situación está lejos de ser estable.

Ryan explicó que la cantidad de personas viviendo en entornos urbanos, así como la pobreza, son algunos de los factores que están impulsando la intensidad de la transmisión.

“Sin duda diría que América Central y del Sur en particular se han convertido en las zonas de transmisión más intensa del virus. Creo que no hemos alcanzado el pico de la pandemia y no puedo predecir cuándo lo haremos. Pero tenemos que mostrar solidaridad con estas naciones, apoyarlas y ayudarlas a superar el virus como hemos hecho con países de otras regiones. Es el momento de unirnos y no dejar a nadie atrás”.

Y es que para el director de emergencias hay una “necesidad absoluta” de proteger América Latina y el Caribe: “nadie está a salvo hasta que todos estemos a salvo”, dijo.

“Nos preocupan particularmente países como Haití, por la debilidad de sus sistemas de salud, pero no es el único. Hay muchas respuestas diferentes en la región, vemos países que están abordando la pandemia desde un enfoque de toda la sociedad, el Gobierno y con información científica, mientras que en otros vemos una ausencia de esto, o hay debilidades en aplicarlo”, explicó Ryan.

[Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.]

© FAO/Max Valencia
El mercado Lo Valledor, principal mayorista de Chile, sigue funcionando durante la pandemia de COVID-19

¿Podemos creer que el virus ha reducido su potencia?

Preguntados por un estudio en Italia que indicaría que el virus está perdiendo potencia, los expertos de la Organización Mundial de la Salud dijeron que no conocían los detalles, pero alertaron que el virus sigue siendo peligroso, ya que ni su transmisibilidad ni su potencia han cambiado. Un 20% de los enfermos siguen teniendo síntomas graves.

Ryan explicó que hablarán con los científicos italianos, pero de momento, insistió, que no se pueden asumir riesgos.

Hay que tener cuidado. Este es todavía un virus que mata. Miles de personas mueren cada día por este virus. Hay que ser extremadamente cuidadosos en no crear la sensación de que el virus, por voluntad propia, ha decidido ser menos patógeno. No es el caso en absoluto.

© UNICEF Ecuador
UNICEF entrega un cargamento de suministros de salud para proteger del coronavirus a niños vulnerables en Quito, Ecuador

Nueva guía sobre los eventos masivos deportivos y religiosos

El director de la Organización, Tedros Adhanom Gebreyesus recordó que, durante esta pandemia, se ha visto que las reuniones y eventos masivos tienen el potencial de actuar como eventos de “súper transmisión”.

Para ayudar a planificar tales reuniones, la Organización Mundial de la Salud ha publicado una guía actualizada sobre cómo y cuándo las reuniones masivas pueden reanudarse de manera segura.

La guía ha sido redactada en estrecha colaboración con varias organizaciones deportivas, incluidas la FIFA, la UEFA, la Fórmula 1, así como con grupos religiosos, entre ellos la Organización de Cooperación Islámica.

La OMS también ha actualizado su herramienta de evaluación de riesgos para que las organizaciones puedan calificar cada factor de riesgo y medida de control, lo que resulta en una calificación de riesgo general.

“Si bien todos queremos que los eventos deportivos se reinicien, queremos asegurarnos de que se realice de la manera más segura posible”, explicó Tedros.

Escucha y descarga gratuitamente para tu emisora o podcast

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

En los países sin cobertura sanitaria universal, el impacto del coronavirus será brutal

El coronavirus ha puesto de rodillas a los países con mejores sistemas sanitarios y va a ser peor en aquellos donde la sanidad privada juega un papel muy importante, explica María Neira, especialista de la agencia de la ONU encargada de velar por la salud pública mundial. La doctora asegura que tras la pandemia los países van a tener que dedicar al menos el doble del porcentaje del PIB que ahora destinan a la sanidad.

Los ocho obstáculos al desarrollo sostenible de América Latina

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe ha identificado ocho frenos que impiden el desarrollo social de la región y que van desde la enquistada pobreza a la desigualdad crónica, pasando por la falta de inversión en el tejido social y los impactos del cambio climático. Para superarlos, propone crear políticas centradas en los derechos y la igualdad, siguiendo los pasos marcados por la Agenda 2030 de desarrollo sostenible.