Coronavirus, vacuna, lactancia materna, aborto... Las noticias del miércoles

27 Mayo 2020

Los estudios sobre células T dan esperanzas de lograr inmunidad a largo plazo frente al coronavirus. La OMS y UNICEF alertan de los reclamos falsos sobre la lactancia materna y el coronavirus. La crisis del COVID19 se está usando para limitar el derecho al aborto en Estados Unidos.

Los estudios sobre células T dan esperanzas de lograr inmunidad a largo plazo frente al coronavirus

La Organización Mundial de la Salud considera que los estudios sobre la presencia de células T en los pacientes que han pasado el coronavirus dan esperanza de que se puedan lograr vacunas que otorguen inmunidad a largo plazo.

Las células T son una de las respuestas del cuerpo a la infección. Varios estudios encontraron células T específicas para el SARS-CoV-2 causante de la COVID-19 en pacientes que se han recuperado. Que haya células T implica que la inmunidad pueda ser a largo plazo.

“Es interesante, al menos en algunos estudios, que si tenemos una respuesta de células T más amplia hay más esperanza de que las vacunas produzcan una respuesta inmunitaria a más largo plazo. Para mí esta información es muy importante. Nos da esperanzas de que estamos teniendo la respuesta inmune que puede ser útil para la protección a largo plazo”, dijo Mike Ryan, el director de los programas de emergencia.

En cuanto a la inmunidad cruzada, Ryan explicó que aún no hay pruebas de que, si te has contagiado de un virus parecido, ahora tengas cierta protección frente al nuevo coronavirus.

[Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.]

La OMS y UNICEF alertan de los reclamos falsos sobre la lactancia materna y el coronavirus

UNICEF / Marco Dormino
Una mujer amamanta a su bebé prematuro en la hospital universitario de Puerto Príncipe, en Haití, que recibe apoyo de UNICEF

La OMS y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia han alertado de los reclamos falsos que está haciendo la industria de los alimentos sobre la relación de la leche materna y el coronavirus.

Estas organizaciones han pedido a los países mejorar “urgentemente” sus leyes para evitar las estrategias “agresivas y falsas” de comercialización de los sustitutos de la leche materna.
 “La pandemia de Covid-19 ha destacado la necesidad de una legislación más fuerte para proteger a las familias de reclamos falsos sobre la seguridad de los sustitutos de la leche materna o las prácticas agresivas de comercialización”, han señalado las organizaciones, que animan a seguir amamantando incluso aunque una mujer dé positivo por coronavirus, porque no hay pruebas de que se transmita por la leche materna.

“Los numerosos beneficios de la lactancia materna superan sustancialmente los riesgos potenciales de enfermedad asociados con el virus. No es más seguro darle leche de fórmula infantil”, dicen estas organizaciones que advierten que “la comercialización agresiva”, especialmente “a través de profesionales de la salud en los que los padres confían”, es “una barrera importante para mejorar la salud de los recién nacidos y niños en todo el mundo”.

Los bebés exclusivamente amamantados tienen 14 veces menos posibilidades de morir que los niños que no toman leche materna.

La crisis del COVID19 se está usando para limitar el derecho al aborto en Estados Unidos

UNICEF/Giuseppe Imperato
Los países donde las mujeres tienen derecho a interrumpir un embarazo no deseado y a todos los métodos anticonceptivos tienen las tasas más bajas de aborto.

Expertos en Derechos Humanos denuncian que algunos estados en Estados Unidos están manipulando la crisis del COVID-19 para limitar el acceso al aborto.
Texas, Oklahoma, Alabama, Iowa, Ohio, Arkansas, Luisiana y Tennessee están usando la suspensión de los procedimientos médicos considerados no urgentes para restringir los abortos.
Los expertos dicen que estas medidas ponen a las mujeres en riesgo y exacerban las desigualdades sistémicas. Para muchas mujeres, significará que no pueden acceder al aborto dentro de los plazos legales.

Las mujeres se verán forzadas a viajar a otro estado para obtener estos servicios, poniendo en riesgo su salud e incumpliendo las medidas de salud pública.

“Los abortos son un procedimiento médico esencial y debe seguir disponible durante la crisis”, reclaman los especialistas.

Más de uno de cada seis jóvenes ha perdido el trabajo durante la pandemia

OIT/MArcel Crozet
La pandemia de COVID-19 está teniendo un impacto desproporcinado en los jóvenes trabajadores.

Más de uno de cada seis jóvenes ha dejado de trabajar desde el comienzo de la pandemia de la COVID-19 y quienes siguen empleados han visto reducir sus horas de trabajo en un 23%.
Según la Organización Internacional del Trabajo, los jóvenes están siendo afectados de manera desproporcionada por la pandemia, y el incremento del desempleo desde febrero afecta más a las mujeres.

En 2019, alrededor de 267 millones de jóvenes – o uno de cada cinco a nivel mundial – no trabajaban, ni seguían una educación o formación profesional.

“Si no tomamos medidas inmediatas y significativas para mejorar su situación, el legado del virus podría acompañarnos durante décadas. Si su talento y energía son marginados por falta de oportunidades o de competencias, esto ocasionará un daño al futuro de todos nosotros y hará que sea mucho más difícil reconstruir una mejor economía post-COVID”, declaró Guy Ryder, director general de la OIT.

La Organización pide respuestas políticas urgentes, incluidos programas de empleo y formación.

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android