Excombatientes de las FARC confeccionan mascarillas para luchar contra el coronavirus en Colombia

7 Mayo 2020

Varios talleres de confección creados por ex miembros de las FARC-EP en los lugares más recónditos del país, invierten todos sus esfuerzos en producir mascarillas y materiales de protección en medio de la pandemia, una iniciativa que demuestra su voluntad de seguir aportando a la paz y a la construcción de un país mejor.  

Mientras Colombia lidia con la pandemia de COVID-19, algunas de las comunidades que tienen que adaptarse a la vida en confinamiento se encuentran en áreas remotas que han sufrido conflictos armados y falta de oportunidades económicas. Entre los que se están ajustando a esta nueva normalidad se encuentran los excombatientes de las FARC-EP que están en la transición a la vida civil, tal y como lo estableció el Acuerdo de Paz en 2016.

En un área de reintegración en Icononzo, un pequeño municipio ubicado en las montañas del centro de Colombia, un taller de sastrería dirigido por excombatientes cambió su producción habitual de camisetas y ponchos para la fabricación de máscaras protectoras en un esfuerzo por ayudar a frenar la propagación del virus en sus comunidades y más allá. 

Esto es un acto de paz de los excombatientes que demuestra la voluntad de continuar construyendo un país mejor.

Para Ángela Herrera, una empresaria local de Icononzo que trabaja en el taller, esto ha sido "un acto de paz" de los excombatientes que "demuestra la voluntad de continuar construyendo un país mejor".

Otros siete talleres de confección creados por reincorporados en diferentes partes del país, muchos de los cuales son mujeres, también se han unido al esfuerzo para producir las máscaras solicitadas. Un taller en el área de reintegración en el municipio de Anorí, en el departamento de Antioquia, donó su primer lote de 1000 mascarillas a las autoridades locales para ser distribuidas entre las comunidades. 

Los talleres también están colaborando  con gobiernos locales y ONG para proporcionar mascarillas a las poblaciones más vulnerables, al tiempo que ayudan a que su producción sea sostenible.

Un camino difícil hacia la reintegración

Después de salir de las montañas y selvas de Colombia para dejar sus armas hace tres años, los excombatientes se embarcaron en un camino a menudo rocoso hacia la reintegración socioeconómica y política.

El proceso se desarrolló en un contexto nacional que a menudo reta la implementación del Acuerdo de Paz, y donde los grupos vulnerables en antiguas zonas de conflicto aún enfrentan altos niveles de violencia. 

El Gobierno y las FARC, con apoyo de la ONU, trabajan para evitar que la incertidumbre causada por la pandemia; socave el difícil progreso en la reintegración y el proceso de paz.

Las inquietudes sobre la seguridad de los excombatientes y sus familias, así como los esfuerzos de las autoridades para abordar estas preocupaciones, se destacan en los informes del Secretario General sobre el trabajo de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas, una Misión Especial bajo el mando del Departamento de Asuntos Políticos de la ONU que apoya la consolidación del proceso de paz en Colombia. 

Pero a pesar de estos y otros desafíos, los logros de la paz han sido tangibles. La gran mayoría de los más de 13.000 miembros de las FARC-EP que entregaron sus armas han permanecido activamente involucrados en programas de reintegración administrados por las autoridades nacionales. 

Hasta abril de 2020, el Consejo Nacional de Reintegración había aprobado 52 proyectos productivos colectivos para recibir financiación inicial y asistencia técnica con el apoyo de socios internacionales, incluida la Misión de Verificación y el Equipo de las Naciones Unidas en el país. Los fondos extrapresupuestarios del Departamento brindaron apoyo inicial a muchos de estos proyectos. 

Mientras tanto, el antiguo grupo guerrillero ahora se ha convertido en un partido político después de más de cinco décadas como una insurgencia armada. El partido FARC realizó sus primeras campañas electorales en 2018 y 2019 y ahora está representado en el Congreso.

Mision de Verificación de la ONU en Colombia
Una antigua combatiente de las FARC produce mascarillas en Pondores, en el dapartamento colombiano de La Guajira, para ayudar en la lucha contra el coronavirus.

El coronavirus no puede detener el proceso de paz

El gobierno de Colombia y las FARC, con el apoyo de la ONU, están trabajando juntos para evitar que la incertidumbre causada por la pandemia de COVID-19 socave el difícil progreso logrado en los temas de reintegración y el proceso de paz en general.

La emergencia del COVID-19 ha hecho que aún más difícil obtener acceso a los mercados y garantizar la sostenibilidad de las pequeñas empresas dirigidas por excombatientes.

Las empresas y las cooperativas, que se dedican a  actividades que van desde las agrícolas a pequeña escala hasta los proyectos de ecoturismo y manufactura, forman el pilar del proceso de reintegración socioeconómica que brinda ingresos y oportunidades de subsistencia a los excombatientes y sus familias. 

Estos proyectos productivos se implementan principalmente en las cerca de dos docenas de áreas de reintegración, conocidas como las antiguas áreas territoriales de capacitación y reintegración, a menudo ubicadas en rincones de difícil acceso de las zonas rurales de Colombia que, en las mejores circunstancias, ya representan importantes desafíos logísticos para ejecutar con éxito los proyectos.

La emergencia del COVID-19 y el confinamiento a nivel nacional han hecho que sea aún más difícil obtener acceso a los mercados y garantizar la sostenibilidad de las pequeñas empresas dirigidas por excombatientes.

Pero ellos se mantienen a la altura de estos últimos desafíos. La rápida transformación de sus líneas de producción para fabricar los pedidos de los equipos de protección , les ha brindado la oportunidad de contribuir no solo a abordar la crisis inmediata de salud pública haciendo donaciones a los socorristas y miembros de la comunidad, sino también de trabajar para lograr una economía sostenible mediante la creación de asociaciones con gobiernos locales y proyectos, incluidos algunos implementados por la ONU, para fortalecer la respuesta de salud a la pandemia en antiguas zonas de conflicto. 

En los próximos meses, los talleres de adaptación tienen como objetivo expandir la producción de las mascarillas protectoras con equipos y materiales proporcionados por la Misión de Verificación a través de fondos extrapresupuestarios de Departamento de Asuntos Políticos y el apoyo del Programa de la ONU para el Desarrollo.

Alessandro Preti, jefe de verificación de reintegración en la Misión, señala en el boletín informativo de Politically Speaking, producido por el Departamento de Asuntos Políticos de la ONU, la importancia "simbólica" de estas iniciativas que validan el compromiso de los excombatientes con la "paz en los territorios, la reconstrucción del tejido social y la promoción de la convivencia", que cuenta con el "pleno apoyo de la comunidad internacional”.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Grupos armados en Colombia aprovechan la pandemia del coronavirus para ganar territorio

En lo que lleva del año, al menos 13 defensores de derechos humanos han sido asesinados en el Cauca, incluidos tres en los últimos días. Las medidas de confinamiento para evitar la propagación del COVID-19 se han convertido en una oportunidad para matar y amenazar a indígenas, líderes sociales y agricultores, y apoderarse de territorio de economías ilícitas en esa región. 

La pandemia de coronavirus planteará muchos retos a Colombia para lograr el Acuerdo de Paz

El Secretario General reconoce los retos que supone el brote del COVID-19 para la implementación del Acuerdo de Paz y fija tres prioridades para concretarlo en 2020. Estas incluyen poner fin a los asesinatos de líderes y defensores de derechos humanos, y garantizar que la reincorporación beneficie a todos los excombatientes.