Coronavirus, hambre, América Latina, recesión... Las noticias del martes

21 Abril 2020

El número de personas que sufren hambre aguda podría doblarse este año hasta alcanzar los 265 millones. Venezuela es el cuarto país del mundo donde más personas pasan hambre grave. La pandemia llevará a la mayor contracción de la actividad económica en la historia de América Latina y el Caribe.  Michelle Bachelet, asegura estar “seriamente preocupada” porque el estado de derecho y el orden constitucional están siendo socavados en El Salvador 

El coronavirus puede doblar el número de personas que sufren hambre aguda 

El número de personas que sufren hambre aguda podría doblarse este año hasta alcanzar los 265 millones debido a la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus, ha alertado el Programa Mundial de Alimentos.  

135 millones de personas experimentaron esta inseguridad alimentaria extrema en 55 países en 2019. 

Ahora, el impacto de la falta de turismo, la caída de las remesas y otras restricciones dejarán a 130 millones de personas con hambre aguda. 

Así lo explicaba el director del Programa Mundial de Alimentos ante el Consejo de Seguridad 

“Hoy, con la COVID19, quiero destacar que no solo nos enfrentamos a una pandemia de salud, sino también a una catástrofe humanitaria global. Millones de civiles que viven en naciones heridas por los conflictos, incluyendo a muchas mujeres y niños, pueden estar a punto de morir de inanición, con el fantasma de la hambruna como una posibilidad muy real y peligrosa”. 

El PMA asegura que es crítico actuar rápido para evitar que la gente que tiene que ganarse el pan cada día vendan sus bienes, ya que después puede llevarles años volver a ser autosuficientes.  Si los campesinos venden sus terrenos o ganado puede tener repercusiones en la producción de alimentos en los próximos años. 

Venezuela, el cuarto país del mundo con más personas que pasan hambre grave 

OCHA/Gemma Cortes

La alarma coincide con el lanzamiento de un informe elaborado junto con la FAO y UNICEF entre otras agencias internacionales que sitúa a Venezuela como el cuarto país del mundo donde más personas pasan hambre aguda.  

Yemen, República Democrática del Congo y Afganistán son los países con mayor cantidad de población gravemente hambrienta. En cuarto lugar, aparece Venezuela, que no apareció en ediciones anteriores del informe, con 9,3 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria aguda.  

El país sudamericano, que vive una grave recesión económica, concentra la mitad de las personas que pasan hambre aguda en toda América Latina. 

En los cuatro países del Corredor Seco centroamericano (El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua), la sequía ha dejado a 3,2 millones pasando hambre, mientras que, en Haití, la crisis política y socioeconómica empeoró la inseguridad alimentaria extrema, con 3,7 millones de personas afectadas. 

Además, 1,2 millones de migrantes y refugiados venezolanos en Colombia y Ecuador también sufren hambre aguda.  

La pandemia causará la mayor contracción económica de la historia de América Latina 

Banco Mundial/Gerardo Pesantez

Seguimos hablando de la región porque la pandemia llevará a la mayor contracción de la actividad económica en la historia, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe 

La crisis que sufre la región este año 2020, con una caída del PIB de -5,3%, será la peor en toda su historia. Para encontrar una contracción de magnitud comparable hace falta retroceder hasta la Gran Depresión de 1930 (-5%) o más aún hasta 1914 (-4,9%). 

”Se prevé un fuerte aumento del desempleo con efectos muy negativos en pobreza y desigualdad”, dijo Alicia Bárcena, la secretaria ejecutiva de la CEPAL. La tasa de pobreza en la región aumentaría en 4,4 puntos porcentuales durante 2020 al pasar de 30,3% a 34,7%, lo que significa un incremento de 29 millones de personas.  

Bachelet alerta de violaciones del Estado de Derecho en El Salvador 

© UNHCR/Diana Diaz

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, asegura estar “seriamente preocupada” porque el estado de derecho y el orden constitucional están siendo socavados en El Salvador a medida que las autoridades implementan medidas para combatir la propagación de la COVID-19. 

El órgano legislativo del país declaró una emergencia nacional en marzo.  El presidente ordenó la cuarentena domiciliar el 21 de marzo. 

La Institución Nacional de Derechos Humanos ha reportado 149 casos de presuntas detenciones arbitrarias por incumplir la cuarentena, incluyendo casos de violaciones al uso de la fuerza y malos tratos.  

“El derecho internacional permite a los Gobiernos restringir algunos derechos cuando se enfrentan a una emergencia como la causada por la COVID-19. Sin embargo, estas medidas deben ser necesarias y proporcionales”, dice Bachelet que recuerda que también debe haber supervisión judicial y legislativa para el Gobierno, que debe acatarla. “Me preocupa, añade, que este no ha sido el caso en El Salvador y que el gobierno está, por consiguiente, faltando a los principios fundamentales del estado de derecho”. 

Además, recuerda que incluso en un estado de emergencia, algunos derechos fundamentales no pueden restringirse ni suspenderse, entre ellos el derecho a no sufrir malos tratos y la garantía contra la detención arbitraria.  

Escucha y comparte las noticias

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La pandemia de coronavirus es una prueba para nuestros sistemas, valores y humanidad

La crisis expondrá la medida en que los beneficios de décadas de progreso social y económico han llegado a los más vulnerables, han asegurado la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el líder de la Agencia de Refugiados, Filippo Grandi, en un mensaje conjunto a la humanidad, en el que señalan que cómo respondamos a esta crisis ahora sin duda dará forma a esos esfuerzos en las próximas décadas.

Las medidas contra el coronavirus no pueden atentar contra los derechos humanos

Las empresas deben ser flexibles con los empleados que puedan perder el trabajo, los Gobiernos deben proveer protección socioeconómica a las familias y todos, especialmente los más vulnerables, deben tener derecho a tratamiento contra el COVID-19, asegura en un comunicado Michelle Bachelet.