Coronavirus, venezolanos, Colombia, ayuda humanitaria... Las noticias del martes

14 Abril 2020

La Agencia para los Refugiados está asistiendo a los venezolanos que están regresando a su país, pero advierte que en Venezuela "no se dan las condiciones para el retorno". El Programa Mundial de Alimentos ha creado una base de operaciones en Etiopía para llevar ayudar contra el COVID-19 por toda África. 

ACNUR advierte que “no se dan las condiciones” para el retorno de los venezolanos a su país

La Agencia de la ONU para los Refugiados está asistiendo a los venezolanos que han decidido regresar a su país por la imposibilidad de ganarse la vida en Colombia ante las medidas de confinamiento decretadas por el coronavirus.

El portavoz de ACNUR, Babar Baloch, aclaró que son conscientes de “un pequeño número” de retornados, pero "ACNUR no está promocionando o facilitando el retorno porque no se dan las condiciones”.

En los últimos años, más de cinco millones de venezolanos han abandonado su país. La mayoría residen en América Latina y el Caribe, y Colombia es el país que más venezolanos acoge, con casi dos millones de migrantes y refugiados. Las agencias de la ONU que trabajan en la región alertaron de que la capacidad de los Gobiernos de acogida para ayudarlos en esta situación se está viendo sobrepasada.

Según las encuestas que ha hecho la agencia, los venezolanos regresan porque la emergencia del coronavirus les impide ganarse la vida o porque quieren reunirse con sus familias en estos momentos.

El Gobierno pidió al equipo de Naciones Unidas que ayude a las personas que regresan a Venezuela dentro del plan de respuesta humanitaria para el país.

“Sin embargo, tenemos acceso limitado a las zonas fronterizas en este momento y no tenemos acceso a las zonas de cuarentena para los retornados. Sabemos que están retornando a pie, tras recorrer largas distancias y cruzando la frontera por puntos informales, lo que conlleva otros riesgos de protección”.

[Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.]

El Programa Mundial de Alimentos lleva suministros contra el COVID-19 por toda África

PMA / /Edward Johnson

El Programa Mundial de Alimentos ha creado un centro de operaciones en Etiopía para distribuir materiales para luchar contra el coronavirus por toda África.

Un primer avión de carga, con material proporcionado por la Organización Mundial de la Salud, ha aterrizado en Etiopía con más de un millón de mascarillas, pantallas para la cara, guantes, gafas, termómetros, respiradores y trajes de protección para personal sanitario. Se calcula que con estos materiales podrán atender a unos 30.000 pacientes en 54 países del continente.

“Este es, de lejos, el mayor envío de materiales desde el comienzo de la pandemia. Asegurará que las personas que viven en países con algunos de los sistemas de salud más débiles puedan realizarse la prueba y recibir tratamiento; a la vez que permitirá que los trabajadores sanitarios en primera línea estén protegidos apropiadamente, decía la portavoz  Elisabeth Byrs. 

El director de la OMS ha explicado que el vuelo forma parte de una iniciativa más amplia para llevar estos materiales a 95 países aprovechando las redes de distribución del Programa Mundial de Alimentos. Sin embargo, el Programa necesita de forma urgente 350 millones de dólares de los que solo ha recibido un 24%, 84 millones, por el momento.

Millones de niños se quedan sin la vacuna contra el sarampión

OPS

Más de 117 millones de niños, en 37 países, podrían quedarse sin la vacuna contra el sarampión por las medidas que se están tomando contra el coronavirus.

Las campañas de inmunización contra el sarampión en 24 países ya se han retrasado y se espera que ocurra lo mismo en más naciones, según la Iniciativa para el Sarampión y la Rubeola, de la que forman parte la Organización Mundial de la Salud y UNICEF.  

“Si se toma la difícil decisión de detener la vacunación por el avance del Covid-19, instamos a los líderes a intensificar los esfuerzos para rastrear a los niños no vacunados, para que las poblaciones más vulnerables puedan recibir vacunas contra el sarampión lo más pronto posible”, dijo el grupo en un comunicado.

A pesar de que la vacuna contra el sarampión existe desde hace más de 50 años, la enfermedad ha resurgido recientemente. En 2018, 140.000 personas, la mayoría niños y bebés, murieron por esta enfermedad prevenible.

La iniciativa contra el sarampión apoya la recomendación de suspender temporalmente las campañas de vacunación en lugares donde el riesgo de contraer coronavirus es muy alto, pero insisten en que no debe suponer que los niños no reciban nunca esa vacuna.

El Estado de emergencia no debe limitar a las organizaciones de la sociedad civil

Federación Internacional de la Cruz Roja/Samer Abo Alway

Expertos de la ONU en derechos humanos piden a los Gobiernos que no aprovechen las declaraciones de estado de emergencia contra el coronavirus para restringir la libertad de asociación y reunión.

Los relatores recuerdan que ningún país o Gobierno puede solucionar esta crisis actuando en solitario y les preocupan las denuncias de organizaciones de la sociedad civil que se están viendo limitadas.

Estos grupos, dicen, son “clave” para ayudar a los Estados a crear políticas inclusivas, diseminar información y dar apoyo social a las comunidades más vulnerables.

Escucha y comparte las noticias

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

El coronavirus, una nueva amenaza para los migrantes y refugiados venezolanos

Millones de refugiados y migrantes venezolanos han quedado en una situación todavía más vulnerable con la llegada de la pandemia de COVID-19 y necesitan ayuda para sobrevivir. Las agencias de la ONU están apoyando a las autoridades nacionales para atender a los venezolanos y sus comunidades de acogida.

Los planes de emergencia contra el coronavirus no pueden utilizarse para reprimir los derechos humanos

Las declaraciones de emergencia por el brote no deben usarse como base para dirigirse a grupos particulares, minorías o individuos, ni funcionar como una excusa para la acción represiva con el pretexto de proteger la salud. Tampoco deben usarse para silenciar el trabajo de los defensores de los derechos humanos, han dicho un grupo de relatores y expertos del Consejo de Derechos Humanos.