Coronavirus: Levantar el confinamiento demasiado rápido puede llevar a un resurgimiento letal del contagio

10 Abril 2020

El responsable de la agencia de la ONU encargada de velar por la salud pública señala que esta está trabajando con los países en diseñar estrategias para la suspensión gradual y segura de las medidas de confinamiento para contener el COVID-19. Mientras tanto, la pandemia parece desacelerarse en países como Italia y España, y acelerarse en otros, como los del continente africano.

“El levantamiento del confinamiento demasiado rápido puede conducir a un letal resurgimiento del contagio” del coronavirus COVID-19 en aquellos países que han empezado a controlarlo, ha alertado este viernes el director de la Organización Mundial de la Salud.

“Sé que algunos países están planeando la salida a las medidas que restringen salir de casa. La Organización Mundial de la Salud quiere ver levantadas esas restricciones tanto como cualquiera”, declaró con comprensión Tedros Adhanom Gebreyesus.

Sin embargo, advirtió que de hacerse precipitadamente “el camino hacia abajo puede ser tan peligroso como el camino hacia arriba”.

El doctor Tedros explicó que la Organización Mundial de la Salud está trabajando con los países en el diseño estrategias para la suspensión gradual y segura del confinamiento en casa teniendo en cuenta seis factores:

  1. que la transmisión del está controlada
  2. que hay suficientes servicios médicos y de salud pública disponibles
  3. que se minimizan los riesgos de brotes en entornos especiales como los centros de atención a largo plazo
  4. que existen medidas preventivas en los lugares de trabajo, las escuelas y otros lugares donde es esencial que la gente vaya
  5. que los riesgos de importación del virus se pueden gestionar
  6. que las comunidades son plenamente conscientes y participan en la transición

Lecciones del ébola

“Toda persona tiene un papel que desempeñar para poner fin a esta pandemia”, dijo después el responsable de la Organización Mundial de la Salud, quien anunció la aparición de un nuevo caso de otra enfermedad infecciosa, la del ébola, en la República Democrática del Congo justo cuando estaba a punto de declarase el fin del brote que surgió en agosto de 2018 y que ha provocado más de dos mil muertos.

El motivo por el que no detectamos los brotes fácil o rápidamente es porque tenemos sistemas débiles.

Tedros indicó que después de 52 días sin haberse registrado un caso, los equipos de vigilancia y respuesta en el terreno han confirmado un nuevo.

“Nos hemos estado preparando y esperamos más casos. Desafortunadamente, esto significa que el Gobierno de la República Democrática del Congo no podrá declarar el fin del brote el lunes, como se esperaba”.

Por su parte, Mike Ryan, responsable de la respuesta a la emergencia del coronavirus explicó que “esta es la lección” que el ébola nos tiene que dar para el COVID-19.

No hay estrategia de salida hasta que no tienes controlada la situación. Y tienes que estar siempre preparado para volver atrás nuevamente y empezar de nuevo”.

ONU/Martine Perret
Víctimas del ébola enterradas en el cementerio de Kitatumba en Butembo, República Democrática del Congo

Situación del covid-19

A nivel mundial, casi 1,5 millones de casos confirmados de COVID-19 y más de 92.000 muertes han sido reportados a la Organización Mundial de la Salud.

“La semana pasada, hemos visto una desaceleración bienvenida en algunos de los países más afectados en Europa, como España, Italia, Alemania y Francia”, aseguró el doctor Tedros, que añadió que al mismo tiempo, se ha visto una aceleración alarmante en otros países, y resaltó que en 16 países de África se está viendo la propagación del virus a las zonas rurales.

Personal sanitario en riesgo y lecciones para el futuro

Tedros también tuvo palabras para el personal sanitario que está sufriendo de manera exacerbada las consecuencias de estar en primera línea del frente de la respuesta al coronavirus.

“Estamos particularmente preocupados por la gran cantidad de infecciones reportadas entre los trabajadores de la salud. En algunos países hay informes de más del 10% de los trabajadores de la salud infectados. Esta es una tendencia alarmante”, afirmó antes de señalar que, además, “cuando los trabajadores de la salud están en riesgo, todos estamos en riesgo”.

Para el líder de esta agencia de la ONU la gran lección de esta pandemia ha de ser la de observar y aprender las deficiencias de todos los sistemas sanitarios, porque por lo que se ha visto ahora ningún país es inmune.

“Países que tienen sistemas sanitarios fuertes han sido sorprendidos por esta pandemia. Esto demuestra que todo sistema tiene deficiencias y que debemos tener la humildad de ver hasta qué punto nuestro sistema está preparado, donde están las deficiencias y cómo podemos mejorarlos en el futuro”, afirmó.

Esa lección no debe ser solo para los países en desarrollo, sino también para los países desarrollados, ya que la falta de preparación el sistema público de salud y de todo el sistema de salud se observa en todos los países, insistió.

“Este es el motivo por el que la Organización Mundial de la Salud aboga por la sanidad universal, y sistemas sanitarios fuertes, especialmente de la sanidad primaria. Se necesita una fuerte preparación para prevenir los brotes, la mejor opción, y si suceden para diagnosticaros pronto, responder pronto y detenerlos tan pronto sea posible”, explicó.

Las consecuencias de esa falta de preparación es precisamente lo que está sucediendo con el personal médico y con la falta de preparación para las pandemias.

“El riesgo de nuestros profesionales de la salud es porque tenemos sistemas débiles. El motivo por el que no detectamos los brotes fácil o rápidamente es porque tenemos sistemas débiles”, concluyó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

“Todo el mundo tiene miedo de acercarse a la muerte", tres enfermeros cubanos luchan contra el coronavirus

Tres profesionales de enfermería cubanos cuentan el temor natural que sienten mientras desempeñan su labor en la lucha contra la pandemia, pero también destacan que lo harán hasta que haga falta, poniendo por encima de todo su vocación, su alto sentido del deber y su solidaridad. También dan testimonio de como  para ellos el día se confundió con la noche durante varias semanas de trabajo agotador.

En los países sin cobertura sanitaria universal, el impacto del coronavirus será brutal

El coronavirus ha puesto de rodillas a los países con mejores sistemas sanitarios y va a ser peor en aquellos donde la sanidad privada juega un papel muy importante, explica María Neira, especialista de la agencia de la ONU encargada de velar por la salud pública mundial. La doctora asegura que tras la pandemia los países van a tener que dedicar al menos el doble del porcentaje del PIB que ahora destinan a la sanidad.