La conferencia sobre cambio climático no se celebrará este año debido a la pandemia del coronavirus

2 Abril 2020

La conocida como COP26, de la que se esperan consensos definitivos para impulsar la acción contra el cambio climático, iba a tener lugar en Glasgow, Escocia, en noviembre próximo. El Secretario General respaldó el aplazamiento en vista del avance del COVID-19. “La necesidad de suprimir el virus y salvaguardar vidas es nuestra prioridad”, subrayó.

Los dirigentes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) anunció la posposición de la reunión internacional más importante sobre ese fenómeno, cuya sede para este año era la ciudad escocesa de Glasgow, en el mes de noviembre.

“En vista de los efectos actuales de la pandemia de COVID-19 en el mundo, ya no es posible asegurar una celebración ambiciosa e inclusiva de la COP26 en noviembre de 2020”, explicaron los organizadores de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático (COP26), quienes tomaron la decisión en conjunto con las autoridades del Reino Unido e Italia, países auspiciantes del cónclave.

Por el momento no se fijó una fecha para la conferencia, que se reprogramaría para 2021. “Se establecerá a su debido tiempo, una vez que se haya estudiado con las Partes.”

Decisión correcta

El Secretario General de las Naciones Unidas apoyó la decisión. “Puesto que cientos de miles de personas caen gravemente enfermas y muchas mueren a causa de la enfermedad del COVID-19, la necesidad de suprimir el virus y salvaguardar vidas es nuestra prioridad”, afirmó en un comunicado emitido tan pronto se divulgó la noticia del aplazamiento.

António Guterres subrayó la importancia de continuar los esfuerzos por aumentar las medidas de mitigación y adaptación, sobre todo cuando los países implementen programas para la recuperación tras la crisis que está generando el coronavirus.

La necesidad de suprimir el virus y salvaguardar vidas es nuestra prioridad.

“La ciencia no ha cambiado con respecto al clima, las emisiones [que producen efecto invernadero] se ubican en niveles récord y sus impactos se multiplican y agravarán los desafíos socioeconómicos, que se intensificarán con esta crisis.”

[Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.]

 

ONU
Un trabajador médico es desinfectado después de tratar a pacientes de ébola; el lago de glaciares de Jökulsárlón crece por el cambio climático; muestra de los logos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la sede de la ONU.

Ciencia y decisiones gubernamentales

 

Agregó que la coyuntura impuesta por el coronavirus refuerza la importancia de la ciencia y de la evidencia que debería propiciar políticas y decisiones gubernamentales informadas.

 

“La ciencia deja claro que el comportamiento humano altera el orden planetario natural y tiene impacto en las vidas y los medios de vida, desde la salud hasta la economía mundial. Esta dramática crisis humana es un ejemplo de lo vulnerables que son los países, las sociedades y las economías ante las amenazas a la existencia”, aseveró Guterres.

 

Ahora más que nunca es necesaria la solidaridad y la ambición de transitar hacia una economía sostenible, resiliente y baja en emisiones de carbón para limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius para fin de siglo, insistió. “Los países deben trabajar para proteger la salud de la población, mientras el planeta se encuentra en mayor riesgo que nunca.”

 

Los organizadores de la conferencia indicaron que la reprogramación de la conferencia garantizará que todas las Partes puedan centrarse en las cuestiones que se debatirán y dará más tiempo a que se lleven a cabo los preparativos necesarios. 

 

Informaron que seguirán trabajando con todos los actores involucrados para incrementar la ambición, crear capacidad de recuperación y reducir las emisiones.

 

ONU/Eskinder Debebe
Alok Sharma, presidente de la COP 26

 

Amenaza urgente y amenaza a largo plazo

 

La secretaria ejecutiva de la Convención Marco reconoció que el COVID-19 es la amenaza más urgente a la que se enfrenta la humanidad en este momento. “Pero no podemos olvidar que el cambio climático es la mayor amenaza a largo plazo”, recalcó.

 

Patricia Espinosa que el reinicio de las economías constituye “una oportunidad para que los países se recuperen mejor, para incluir a los más vulnerables en los planes y para optar por una economía limpia, verde, saludable, justa, segura y resistente en el siglo XXI”.

 

Añadió que la Convención mantiene su apoyo y exhortación a los países para que impulsen sustantivamente la ambición climática en línea con el Acuerdo de París.

 

Por su parte, el presidente designado de la COP26, Alok Sharma, destacó el desafío sin precedentes que enfrenta el mundo y consideró acertado que los países centren sus esfuerzos en salvar vidas y luchar contra el coronavirus. “Por eso hemos decidido reprogramar la COP26.”

 

Asimismo, aseguró que la Convención seguirá trabajando para conseguir el compromiso necesario para hacer frente a la crisis climática.

 

 

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

El impacto de la pandemia de coronavirus sobre la predicción de desastres naturales

La reducción de los vuelos comerciales que proporcionan datos a las agencias de meteorología, y de la actividad de trabajadores que monitorean las condiciones terrestres y atmosféricas en muchos países, pueden poner en riesgo las mediciones meteorológicas, y las predicciones sobre los desastres naturales, que no dejarán de ocurrir a pesar de la pandemia.

El cambio climático es más mortal que el coronavirus

La epidemia mortal de dengue que azota a Colombia, Brasil, México y Nicaragua; la pérdida de hasta el 70% de cultivos en el Corredor Seco de Centroamérica; las inundaciones en Argentina, Uruguay; los incendios en Brasil, Bolivia y Venezuela; y los huracanes de fuerza sin precedentes en el Caribe, son solo algunas de las demostraciones de la fuerza del cambio climático. En 2019, se alcanzó un nivel récord en el nivel del mar y en olas de calor con consecuencias trágicas para la biodiversidad.