Y la ONU echó a andar…

17 Febrero 2020

Tras la Conferencia de San Francisco y la creación de la ONU, los Estados miembros de las Naciones Unidas empezaron a trabajar y, para el 10 de enero de 1946 celebraron la primera sesión de la Asamblea General de la Organización en Londres, con 51 países representados.

La Asamblea General es el principal órgano de deliberación y debate de la ONU, y el único en el que todos los miembros pueden votar. Las decisiones que de ella emanan pueden responder a la mayoría simple de un proceso de votación universal y directa o bien, a la aprobación de dos tercios de los integrantes, según la relevancia del tema en cuestión.

Al carecer de una sede permanente, la Asamblea General realizó su segundo periodo de sesiones en Nueva York, el tercero en París y siguió itinerante hasta que fue terminado en 1952 el complejo que es hasta hoy casa de la Organización en la isla neoyorkina de Manhattan.

La sede

En diciembre de 1945, el Congreso de Estados Unidos había invitado a las Naciones Unidas a establecer su sede en su territorio y los Estados miembros decidieron aceptar esa hospitalidad en febrero de 1946, durante las discusiones de la primera sesión de la Asamblea General, que examinó las ofertas de muchos otros países.

Meses más tarde, un comité de la ONU estudió la posible ubicación del organismo en Filadelfia, Boston, San Francisco y otras ciudades estadunidenses que expresaron rápidamente su interés de acoger a las Naciones Unidas. Nueva York, una de las opciones, fue la elegida y se analizaron áreas suburbanas al norte de la metrópoli.

Fue hasta que el millonario John D. Rockefeller ofreció obsequiar un terreno de 7,3 hectáreas en Manhattan, a la vera del río del Este, cuando esa isla se tomó en cuenta y a unos días de que terminara 1946, la Asamblea General decidió establecer en ella su sede permanente.

El predio -un área de rastros, plantas de electricidad y descargo de barcazas al final de una línea férrea- pasó a ser entonces territorio internacional fuera de la jurisdicción del país anfitrión. La ONU tiene, por ejemplo, su propio cuerpo de bomberos y de seguridad, así como su propia oficina postal.

Foto ONU
El primer Secretario General de la ONU, Tryvie Lie (al centro-izquierda), con el líder del equipo de arquitectos, Wallace Harrison, deposita documentos en una caja de metal denro de la primera piedra del complejo de la ONU.

Un icono de Nueva York

Con un sitio para construir su casa, la ONU debía diseñarla primero. Para la tarea, un equipo de arquitectos prominentes de diversas partes del mundo unió talentos y creatividad y presentó un proyecto que integraba un nuevo concepto de los espacios públicos.

Actualmente es imposible imaginar el paisaje urbano neoyorkino sin el complejo de la ONU, sobre todo sin el Secretariado, el primer edificio funcional del mundo, que marcó la tendencia de la arquitectura moderna. Con 39 pisos y cerca de 170 metros de altura, este icono de Nueva York fue creación del brasileño Oscar Niemeyer y del suizo-francés Le Corbusier y sobresale del complejo que incluye el auditorio de la Asamblea General, parte del edificio de conferencias, y la biblioteca.

La primera piedra de la obra se colocó en una ceremonia el 24 de octubre de 1949, el cuarto aniversario de la fundación de la ONU. El simbólico cimiento, que marcó el inicio oficial de la construcción, se localiza bajo tierra al este del edificio de la biblioteca, en la orilla sur del predio de la ONU. La piedra tiene inscrito el texto “Naciones Unidas” en los cinco idiomas declarados oficiales en el inicio de la Organización: inglés, francés, chino, ruso y español, además del año en que fue colocada en números romanos MCMXLIX. La piedra también encierra una caja con sendas copias de la Carta de la ONU y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El árabe se sumó a los idiomas oficiales en diciembre de 1973. Los idiomas de trabajo son, desde el principio, el inglés y el francés.

Foto ONU
La primera piedra de la sede de la ONU se colocó el 24 de octubre de 1949 y tiene inscrito "Naciones Unidas" en los cinco idiomas oficiales de aquel entonces.

Los trabajos transcurrieron rápidamente y los empleados del Secretariado pudieron ocupar sus oficinas en agosto de 1950. El edificio de conferencias estuvo listo en 1952, año en que la Asamblea General celebró su séptima sesión a partir de octubre en el flamante auditorio de cerca de 2000 asientos, cuya cúpula replica la de los antiguos panteones europeos.

Con estos inmuebles estuvieron listas las instalaciones básicas de la ONU, pero los trabajos continuaron con la construcción de la biblioteca, que estuvo terminada el 16 de noviembre de 1961 para completar el complejo. Como tributo a su segundo Secretario General, muerto en un siniestro aéreo, las Naciones Unidas la llamaron Dag Hammarskjöld.

En el complejo de la ONU trabajan hoy unos 4900 empleados de los cerca de 7500 que tiene la Organización en el mundo. Además, cada año acoge a más de 5000 personas durante los días del debate general de alto nivel de la Asamblea. También recibe cerca de un millón de visitantes anuales y 2000 periodistas tienen acreditación permanente, aunque en los eventos cumbre la cifra se eleva a 6000.

Jordi Trujols
Cronología de construcción del complejo de la ONU

La primera sesión de la Asamblea

Antes de decidir la sede de la ONU, en sus primeros días de trabajo la Asamblea General aprobó su primera resolución. Ese primer documento, fechado el 24 de enero de 1946, pugnaba por el uso pacífico de la energía atómica y la eliminación de las armas de esa naturaleza, así como de otras armas de destrucción masiva, un propósito fundamental de la Organización.

Otra de las prioridades de la Organización desde que fue concebida se refería a desterrar del mundo el fascismo y el nazismo y a evitar que un fenómeno como ese se repitiera. Esa determinación se plasmó en una de sus primeras resoluciones, la número 39 de la Asamblea General adoptada el 9 de febrero de 1946, que condenó al régimen de Francisco Franco en España por considerarlo fascista y por su colaboración con Hitler y Mussolini. El texto recomendó que se excluyera a ese gobierno de los organismos internacionales establecidos por las Naciones Unidas y que los Estados retiraran a sus representaciones diplomáticas del país.

El primer presidente que tuvo el máximo órgano de debate mundial fue el ministro del Exterior de Bélgica, Paul-Henri Spaak, electo en enero para ejercer el cargo ese periodo de sesiones. Spaak había sido prisionero de guerra de los alemanes en la Primera Guerra Mundial.

Los países latinoamericanos llegaron a la presidencia de la Asamblea General muy pronto, el brasileño Oswaldo Aranha fue el segundo presidente en 1947. José Arce, de Argentina, fue el tercero en 1948.

Foto ONU
La Asamblea General de la ONU se reunió por primera vez en la que sería su sede permanente en Nueva York el 14 de octubre de 1952, para inaugurar su séptimo periodo de sesiones.

El Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad, máximo órgano resolutivo de la Organización, tuvo su primera reunión en Londres el 17 de enero de 1946, un día después de la primera sesión de la Asamblea General. En esa ocasión, el Consejo aprobó su reglamento. Desde entonces, sesiona constantemente con la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. Sus decisiones son vinculantes y tiene la autoridad para imponer sanciones o embargos, establecer misiones de paz y autorizar el uso de la fuerza para cumplir sus mandatos.

La formación del Consejo y los procedimientos que seguiría habían sido delineados en 1944 durante la reunión de Dumbarton Oaks, en Washington, D.C. entre representantes de China, Gran Bretaña, la Unión Soviética y Estados Unidos, pero fue hasta enero de 1945 en Yalta, Crimea, cuando el primer ministro Británico Winston Churchill, el presidente de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt y el líder soviético Joseph Stalin acordaron el proceso de voto en ese órgano.

El Consejo de Seguridad constaba inicialmente de once integrantes, cinco de ellos permanentes y con derecho de veto: el Reino Unido de la Gran Bretaña, Estados Unidos, la República de China, la Unión Soviética y Francia. Los otros seis miembros serían electos por la Asamblea General cada dos años.

Este esquema operó hasta que en 1963 se enmendó la Carta de la ONU para aumentar de seis a diez el número de miembros no permanentes y de siete a nueve los votos necesarios para aprobar una resolución. El ciclo de los integrantes no permanentes se mantuvo en dos años.

Más adelante, en 1971, la Asamblea General votó a favor de aceptar como Estado miembro a la República Popular China, constituida en octubre de 1949 tras el triunfo de la revolución. Con esta decisión, la República Popular sustituyó a la República de China en el Consejo de Seguridad.

El cambio más reciente en ese órgano se registró en 1991 cuando la Federación de Rusia sucedió a la Unión Soviética tras la desintegración de ésta.

Generalmente, los miembros no permanentes se eligen con la intención de que haya una representatividad geográfica en el Consejo, con cinco países de África o Asia, uno de Europa del Este y dos de América Latina. Para mantener la continuidad de los trabajos, se eligen cinco integrantes cada año, cuando los otros cinco no permanentes se encuentran a la mitad de su periodo.

El primer Secretario General

La Secretaría General, con mandatos de cinco años y una reelección permitida, es uno de los órganos de la ONU desde el bosquejo de estructura de la Organización de 1944, en consecuencia, la Asamblea General eligió al primer titular de ese cargo: el noruego Trygve Lie, el 1 de febrero de 1946.

Trygve Lie había sido el líder de la delegación de Noruega en la Conferencia de San Francisco y había presidido la comisión que redactó el borrador de las estipulaciones del Consejo de Seguridad en la Carta de la ONU. El diplomático asumió su cargo el 2 de febrero, un día después de su elección y fue Secretario General hasta noviembre de 1952, cuando renunció al cargo.

Durante su gestión como máximo funcionario administrativo de la Organización, Lie ayudó a garantizar la salida de las tropas soviéticas del norte de Irán (1946), pugnó por la admisión de la República Popular de China como Estado miembro de la ONU (1950) y respaldó el envío de las tropas de la ONU para asistir a Corea del Sur durante la guerra de Corea (1950).

En ese periodo, la Asamblea General proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. También se fundó el Estado de Israel y ocurrió la partición de la India, todo esto en 1947. Como resultado, surgieron nuevos conflictos en Palestina y Cachemira, los dos sin solución hasta el momento.

Cuando se acercaba el fin de su mandato, la Asamblea General decidió extenderlo por tres años sin que hubiera una reelección formal. Según la Carta de la ONU, el Secretario General es nombrado por la Asamblea luego de que el Consejo de Seguridad recomienda a un candidato; sin embargo, en ese momento Lie no contaba con el apoyo completo de la Unión Soviética y Estados Unidos, en el primer caso por haber apoyado el envío de tropas a Corea y en el segundo por las investigaciones durante el macartismo de presuntos comunistas estadounidenses en la ONU. El Gobierno de Estados Unidos le imputaba al Secretario General haber contratado a ciudadanos desleales. Como resultado de estas presiones, Lie dimitió en noviembre de 1952.

A continuación incluimos un video en inglés con un estracto del primer discurso del Secretario General Trygve Lie.

 

Producción: Carla García

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La formación de la ONU: un sueño de paz en medio de la pesadilla de la guerra

“No sé con qué armas se peleará la tercera guerra mundial, pero la cuarta será con palos y piedras”, es una frase que se atribuye a Albert Einstein, quien la habría pronunciado después de la Segunda Guerra Mundial.

El centenario del final de la Primera Guerra Mundial, buen momento para prevenir la Tercera

Líderes mundiales y políticos de diferentes países se reúnen este domingo en París para honrar la memoria de quienes murieron en la Primera Guerra Mundial. Conmemorando los cien años del final de la guerra, que causó terribles sufrimientos y se cobró millones de vidas, quieren recordar que se puede evitar una nueva guerra si las naciones cooperan entre sí. El titular de la ONU, Antonio Guterres, participará en la ceremonia conmemorativa.