Contener la marea del sargazo en México

20 Enero 2020

Desde 2015, la costa este de la península de Yucatán en México, el estado conocido como Quintana Roo, ha estado bajo asedio. Una invasión de macroalgas nocivas del género Sargassum, también conocidas como sargazo, está diezmando los ecosistemas costeros a lo largo de la Riviera Maya, un área conocida por sus playas inmaculadas y buscada por hasta 45 millones de visitantes al año.

Brigitta Van Tussenbroek Ribbink llegó a México hace casi dos décadas cuando se enamoró de las praderas marinas endémicas del mar Caribe. Para ella, la crisis climática tiene una resonancia personal: ha estado observando cómo, a medida que el océano se torna más caliente, las algas invasoras ahogan ecosistemas enteros.

Brigitta trabaja en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la Unidad de Sistemas de Arrecifes. Su investigación comenzó hace casi dos décadas estudiando la importancia de las praderas marinas para mantener saludables los ecosistemas costeros mediante la fotosíntesis y el suministro de oxígeno muy necesario al agua. Esto ayuda a todo tipo de fauna a prosperar y a crear un hogar en las aguas poco profundas.

------------------------

Lee también:

-----------------------

Conoce su historia y la de Antonio De Rosenzweig, fundador de la Red Internacional de Sargassum, para hacer frente a este fenómeno en este reportaje que han preparado nuestros compañeros del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La última oportunidad de la vaquita

La situación extrema de la vaquita es un daño incidental del crimen organizado que trafica la llamada “cocaína del mar”, el buche de totoaba, que alcanza precios estratosféricos en China. El mamífero marino más pequeño del mundo se ha convertido en icono global de la lucha por la conservación de las especies.

Estamos hirviendo vivos los arrecifes de coral

Los arrecifes de coral no son plantas ni rocas, son animales coloniales, de los cuales depende hasta el 25% de las especies marinas, incluyendo las tortugas. 2018 fue el Año Internacional de los Arrecifes de Coral y este 2019 es momento de analizar cuáles son las posibilidades de salvar a estas especies que continúan amenazadas con prácticamente extinguirse para mediados de siglo.