Miles de mujeres y niños están recluidos en condiciones inhumanas en Siria e Iraq

11 Noviembre 2019

La ONU ha dado la voz de alarma sobre su precaria situación humanitaria y recuerda que los menores de edad no pueden ser detenidos, excepto como último recurso. La violencia sexual es, además, motivo de especial preocupación. También teme que las hostilidades en curso puedan exacerbar aún más las terribles condiciones de este grupo altamente vulnerable.

Tres altas representantes de la ONU y una relatora especial han expresado su preocupación por la precaria situación que enfrentan miles de personas, principalmente mujeres y niños, que se encuentran recluidos en condiciones inhumanas en campamentos superpoblados u otros entornos en el norte de Siria e Iraq.

"Estamos profundamente preocupadas por la incertidumbre de las condiciones de detención y seguridad en esta región”, señalan en un comunicado conjunto la representante especial sobre la violencia sexual en los conflictos armados, Pramila Patten, su colega para la cuestión de los niños en los conflictos armados, Virginia Gamba, y la representante sobre la violencia contra los niños Najat Maalla M’jid, junto con la relatora especial sobre la promoción y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, Fionnuala Ní Aoláin.

Violencia sexual, maltrato, tortura…

Entre los principales motivos de preocupación figuran asuntos como la detención arbitraria, la imposición de la pena de muerte, la tortura, los tratos crueles y la violencia sexual.

También denuncian el acceso limitado a servicios humanitarios básicos como alimentos, agua, atención médica y otros servicios esenciales.

“Hacemos hincapié en que los niños no deben ser detenidos, excepto como último recurso y solo por el período más breve posible, de conformidad con las leyes internacionales, de derechos humanos y humanitarias, incluida la Convención sobre los Derechos del Niño y sus Protocolos facultativos", aseguran en el comunicado.

Además, las recientes hostilidades en curso pueden exacerbar aún más las terribles condiciones de este grupo altamente vulnerable y tener consecuencias para toda la región.

Medidas de cooperación y protección

Por ello, solicitan a los Estados que adopten medidas positivas y de cooperación para garantizar la plena protección de los derechos humanos y garantizar que se satisfagan las necesidades humanitarias de estos civiles.

Además, instan a que no se victimice nuevamente a las mujeres y las niñas que han sufrido la violencia sexual, o han sido víctimas de la trata, o forzadas a casarse, o a la esclavitud sexual y la explotación castigándolas por delitos resultantes de su explotación.

Los sobrevivientes de violencia sexual cometidos por grupos terroristas deben ser tratados como víctimas del terrorismo y deben tener derecho a un apoyo integral que incluya reparaciones y compensaciones.

“Los Estados también deberían tomar todas las medidas necesarias para evitar la estigmatización de los niños, incluidos los que nacieron de la violencia sexual relacionada con el conflicto o los niños que fueron reclutados o utilizados por las partes en conflicto.

Las cuatro recuerdan que los Estados que tienen la obligación de tomar todas las medidas necesarias para intervenir a favor de sus nacionales en el extranjero, incluyendo la  la repatriación segura de mujeres y niños a sus países de origen con pleno respeto de la no devolución.

“La situación de las mujeres y los niños privados de libertad en el norte de Siria e Iraq debe evaluarse de forma individual. Cualquier decisión sobre los niños debe guiarse por el interés superior del menor, así como por los principios de unidad familiar, incluso en el contexto de la repatriación”, señalan en el comunicado.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

El negocio de la trata prospera por la indiferencia ante la explotación

Los migrantes están en el punto de mira, según António Guterres que señala que, desde el sector de la construcción al de la producción de alimentos, muchas empresas y negocios se benefician de la miseria. Por su parte, un experto independiente de la ONU asegura que los políticos que construyen muros contra los migrantes van en contra de los intereses de sus propios países.

La violencia sexual en los conflictos es una mancha para toda la humanidad

Además del dolor de las víctimas y, además, de suponer una amenaza a la seguridad colectiva, sus efectos pueden repercutir en las generaciones a través del trauma, el estigma, la pobreza, los problemas de salud a largo plazo y los embarazos no deseados.