El Día de la Niña destaca que ellas forman parte de un movimiento imparable

11 Octubre 2019

Desde el rechazo del matrimonio infantil a la lucha contra la desigualdad en la educación, la violencia de género o el cambio climático, las niñas y adolescentes están empoderándose cada vez más de su futuro de una manera espontánea e imparable. El titular de la ONU afirma que ya no es aceptable que estas tengan que renunciar a sus sueños.

Cada año de educación secundaria que cursa una niña hace que su capacidad adquisitiva aumente hasta  un 25 %. Si todas las niñas y todos los niños terminaran la enseñanza secundaria, 420 millones de personas podrían salir de la pobreza, lo que beneficiaría a varias generaciones.

En la actualidad, más de 1000 millones de niñas menores de 18 años están preparadas para afrontar el futuro.

El proceso comenzó 25 años atrás cuando unas 30.000 mujeres y hombres de casi 200 países se reunieron en Beijing para participar en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, con la decisión de reconocer los derechos de las mujeres y las niñas como derechos humanos, según recuerda el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia con motivo de la celebración este viernes del Día Internacional de la Niña.

En los años siguientes, las mujeres impulsaron esa agenda, dirigiendo movimientos mundiales sobre temas que van desde los derechos de salud sexual y reproductiva hasta la igualdad salarial. Esos movimientos se han propagado y en la actualidad se organizan en favor de las adolescentes cuando no los organizan ellas mismas.

“Día a día, desafían los estereotipos y rompen barreras. Las niñas están organizando y encabezando movimientos para abordar cuestiones como el matrimonio infantil, la desigualdad en la educación, la violencia y la crisis climática, y, como se pone de relieve con el tema de la celebración de este año, están demostrando que no se ciñen a un guion y son imparables”, asegura el Secretario General de la ONU.

----------------------------------

---------------------------------

Sueños irrenunciables

Para António Guterres, “ya no es aceptable que las niñas tengan que renunciar a sus sueños o que se les haga creer que no tienen posibilidad de alcanzarlos”.

Sin embargo, muchas siguen viéndose reprimidas por normas de género perjudiciales que influyen en todo lo que hacen: si se casan, cuándo y con quién; si asisten a la escuela y finalizan sus estudios, si tienen acceso a los servicios de salud o si se ganan la vida, y muchas otras cosas.

Doscientos millones de niñas y mujeres son sometidas a la mutilación genital femenina. Tres de cada cuatro víctimas de la trata de personas son mujeres o niñas. Los conflictos hacen que millones de personas se vean atrapadas en situaciones de violencia, incertidumbre y desesperación.

“Para garantizar que todas las niñas puedan alcanzar su potencial, es necesario realizar esfuerzos concertados e invertir en su salud y seguridad y en brindarles aptitudes para el siglo XXI”, asegura el titular de la ONU.

Todos los años, el 11 de octubre, Día Internacional de la Niña, UNICEF trabaja con ellas para hacer oír su voz y defender sus derechos.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Las siete causas del matrimonio infantil en América Latina

Un nuevo estudio del Fondo de Población y la organización Plan internacional analiza las causas profundas que empujan a las niñas y jóvenes al matrimonio infantil y las llamadas uniones infantiles y forzadas en América Latina. Las normas de género establecidas desde sus propias familias, la doble moral sexual y el control de la sexualidad de las niñas, entre otras expresiones de desigualdad de género, las obliga a entrar en este tipo de relaciones.

Se necesitan científicas

Menos del 30% de los investigadores de todo el mundo son mujeres. Muchos de los grandes problemas que afronta el mundo pueden quedar sin resolverse por la falta de incentivos de muchas mujeres y niñas para estudiar carreras científicas.