Ecuador: Experto recomienda vetar decisión de prohibir el aborto hasta en caso de violación

27 Septiembre 2019

Un experto de la ONU en derechos humanos estima que el país ha dado varios avances en favor del derecho a la salud, pero observa que la violencia contra la mujer y los bajos indicadores de los pueblos indígenas y afroecuatorianos son factores que impiden el goce pleno de este derecho.

El relator especial* sobre el Derecho a la Salud lamentó este viernes lamentó que durante su estancia la Asamblea Nacional votara en contra de despenalizar el aborto en casos de violación, una decisión que, en opinión del relator, es contraria a los derechos humanos y “los principios modernos de salud pública”.

La decisión, según el relator, “expone a las niñas y mujeres más empobrecidas a embarazos precoces, abortos inseguros y a mayor mortalidad materna”.

Puras emplazó a las autoridades competentes a vetar esa decisión y a promulgar una legislación que cumpla con las garantías fundamentales.

Tras una visita de diez días al país sudamericano, Dainius Puras presentó sus observaciones preliminares en Quito donde indicó que la violencia contra la mujer continúa representando una amenaza para la salud en Ecuador.

“La violencia contra las mujeres y las niñas en Ecuador es endémica y sigue siendo una de las principales amenazas para la salud pública. Toda violencia debe ser abordada con determinación y valentía”.

En otro apartado, el experto en derechos humanos también pidió destinar una mayor inversión en atención primaria y servicios modernos de salud mental.

Avances y retrocesos

ONU/Jean-Marc Ferre
Dainius Puras, relator especial sobre el derecho a la salud

 

El relator felicitó a Ecuador por haber logrado varios avances como el reconocimiento constitucional del derecho a la salud y las importantes inversiones en infraestructuras en el sector sanitario, entre otros.

Sin embargo, observó como retos pendientes “hacer realidad” el derecho a la salud de las mujeres y niñas, los niños y adolescentes, la comunidad LGBTI, las personas que viven con VIH / SIDA y los migrantes.

Además, especificó que los pueblos indígenas y las comunidades afroecuatorianas presentan peores indicadores de salud que el resto de la población.  

Puras resaltó la necesidad de seguir invirtiendo en servicios de salud incluso en tiempos de restricciones financieras.

“Los recortes presupuestarios de los que me han informado, pueden ser perjudiciales para la efectividad y la sostenibilidad del progreso logrado y pueden añadir tensión adicional a un sistema ya sobrecargado", alertó.

El relator especial presentará un informe completo con los principales hallazgos de su visita a Ecuador el próximo mes de junio ante el Consejo de Derechos Humanos.

*Los Relatores Especiales forman parte de los ‘Procedimientos Especiales’, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, que reúne a los mecanismos de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo de Derechos Humanos para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Las mujeres continúan lejos de la igualdad en la arena laboral de América Latina y el Caribe

Las mujeres ganan 17% menos que los hombres por hora trabajada y aunque han aumentado su presencia en el mercado laboral, aún están lejos de la igualdad, revela un nuevo informe, que propone medidas para acelerar el alcance de la equidad.

Las siete causas del matrimonio infantil en América Latina

Un nuevo estudio del Fondo de Población y la organización Plan internacional analiza las causas profundas que empujan a las niñas y jóvenes al matrimonio infantil y las llamadas uniones infantiles y forzadas en América Latina. Las normas de género establecidas desde sus propias familias, la doble moral sexual y el control de la sexualidad de las niñas, entre otras expresiones de desigualdad de género, las obliga a entrar en este tipo de relaciones.