Irán no necogiará con quien le sanciona

25 Septiembre 2019

Nuestro país ha resistido el terrorismo económico más despiadado y ha defendido su derecho a la independencia y al desarrollo científico y tecnológico, dice el presidente iraní, acusando a Estados Unidos de intentar bloquear la participación de Irán en la economía internacional y de no respetar sus compromisos internacionales.

“No podemos creer la invitación a negociar de gente que clama haber impuesto las sanciones más duras de la historia contra la dignidad y prosperidad de nuestra nación”, dijo el presidente de Irán y agregó que los iraníes nunca olvidarán ni perdonarán estos crímenes ni a sus perpetradores.

Ante el pleno de la Asamblea General de la ONU, Hassan Rouhani acusó a Estados Unidos de intentar privar a Irán de las ventajas de participar en la economía mundial mediante la imposición de sanciones extraterritoriales y amenazas a terceros países, y de recurrir a la piratería internacional abusando del sistema bancario internacional.

El mandatario afirmó que, al abandonar el Plan de Acción Conjunto para el programa nuclear iraní, Estados Unidos no sólo viola las provisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, sino que transgrede la soberanía y la independencia política y económica de todos los países del mundo.

Indicó que, desde hace un año, Irán ha mantenido sus compromisos, esperando que Europa cumpliera con los suyos para compensar la retirada de Estados Unidos. Añadió, no obstante, que ha quedado claro que Europa es incapaz de hacerlo y que su paciencia tiene un límite, por lo que la única vía que queda es la dignidad, el orgullo y la fuerza nacional.

“En nombre de mi nación y Estado quiero anunciar que nuestra respuesta a cualquier negociación bajo sanciones es negativa”, enfatizó.

Rouhani aseguró que su país nunca negociará con un enemigo que busca derrotarlo con el arma de la pobreza, las presiones y las sanciones.

“El único camino para iniciar conversaciones es regresar al cumplimiento de los compromisos”, acotó.

Coalición de la Esperanza

El presidente iraní advirtió que los incidentes recientes en el estrecho de Ormuz amenazaron gravemente la seguridad de la región y sostuvo que la paz, la estabilidad y la seguridad del Golfo Pérsico es responsabilidad de los países del área, no de potencias extranjeras.

Pugnó por el libre flujo de petróleo y otros recursos en el Pérsico, el estrecho de Ormuz y el mar de Omán, bajo la supervisión y garantía de seguridad de los países de la región.

En este contexto, propuso a los países directamente afectados por los acontecimientos en el Golfo Pérsico y Ormuz a formar la Coalición de la Esperanza, cuyo objetivo sería promover la paz, la estabilidad, el progreso y el bienestar de la región, así como mejorar el entendimiento y las relaciones pacíficas entre esas naciones.

Rouhani explicó que esta iniciativa está basada en los principios de la ONU e incluiría diversas formas de cooperación para el suministro colectivo de seguridad energética, libertad de navegación y transferencia libre de petróleo y otros recursos en la región.

“La presencia de las Naciones Unidas sería necesaria para el establecimiento de una estructura internacional de apoyo a la Coalición de la Esperanza”, consideró.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Guterres pide “máxima moderación” tras los ataques a instalaciones petroleras en Arabia Saudita

El titular de la ONU pide evitar cualquier aumento de las tensiones en medio de las que ya existen en el Golfo Pérsico. También pide que se cumpla en todo momento con el derecho internacional humanitario.

La ONU aboga por la contención y el diálogo para evitar una confrontación en el estrecho de Ormuz

Una sesión del Consejo de Seguridad sobre Medio Oriente abordó varios temas que atañen a esa región, como Siria, Yemen y el conflicto palestino-israelí, aunque destacó la atención dedicada a Irán. La jefa de Gabinete de la ONU exhortó a mantener el acuerdo sobre el programa nuclear iraní.