Más de la mitad de los niños refugiados no van a la escuela

30 Agosto 2019

Se estima que 3,7 millones de menores refugiados no reciben educación en los países que los acogen. “Le estamos fallando a los refugiados al no darles la oportunidad de obtener los conocimientos y habilidades que necesitan para un mejor futuro”, señaló el Alto Comisionado para ese colectivo.

De 7,1 millones de niños refugiados en edad escolar, 3,7 millones no van a la escuela, revela un informe publicado este viernes por la Agencia de la ONU para los Refugiados, que además muestra que a medida crecen, los menores se encuentran con más obstáculos para acceder a la educación.

El estudio precisa que sólo el 63% de los niños refugiados asiste a la escuela primaria, una cifra muy por debajo del promedio global de 91%. En cuanto a los adolescentes que reciben educación secundaria, el índice mundial es de 84% y el de refugiados alcanza apenas un 24%.

El titular de ACNUR, Filippo Grandi, afirmó que la escuela es precisamente donde los refugiados tienen una segunda oportunidad. “Les estamos fallando al no darles la oportunidad de obtener los conocimientos y habilidades que necesitan para un mejor futuro”, dijo.

Falta de recursos 

El informe explica que la diferencia entre la cantidad de estudiantes de primaria y secundaria es resultado de la falta de fondos para la educación de los refugiados. Por esta razón, ACNUR llama a los gobiernos, el sector privado, las organizaciones educativas y los donantes a respaldar una nueva iniciativa que busca impulsar la educación secundaria para los refugiados.

“Necesitamos invertir en la educación de los refugiados o pagar el precio de una generación de niños condenados a crecer sin ser capaces de vivir de manera independiente, de encontrar trabajo y de contribuir a sus comunidades”, señaló el Alto Comisionado.

Plan para la educación secundaria

El plan para la escuela secundaria apuntará a la construcción y reparación de escuelas, la capacitación de maestros y la provisión de ayuda financiera a las familias de los refugiados para que cubran los gastos de mandar a sus hijos a la escuela.

La Agencia también pide que se incluya a los refugiados en los sistemas nacionales de educación en vez de que se les confine a escuelas paralelas no oficiales y que se les permita seguir un plan de estudios formal y reconocido desde el preescolar hasta la secundaria.

Esto les daría las calificaciones necesarias para ir a la universidad o a escuelas de capacitación vocacional, subraya el informe.

Según ACNUR, aún si los adolescentes refugiados pudieran ir a la secundaria en la actual coyuntura, sólo el 3% podría acceder a alguna forma de educación superior, un número muy inferior al 37% del promedio global.

Documentos y revalidación de estudios

Por otra parte, la Agencia insta a las escuelas, universidades y ministerios de educación a adoptar un enfoque más realista con respecto a la documentación de los estudiantes ya que muchos refugiados dejaron atrás en el momento de huir sus certificados e identificaciones. Además, aunque esos documentos existan, algunos países de acogida se niegan a reconocer las certificaciones otorgadas por otros gobiernos.

ACNUR subraya la urgencia de actuar para poder ofrecerles a los niños y adolescentes refugiados la oportunidad de estudiar y aspirar a una vida digna. 

Los datos de la ONU indican que para fines de 2018 había más de 25,9 millones de refugiados en el mundo, 20,4 millones de ellos bajo cuidado de ACNUR. La mitad eran menores de 18 años y vivían en condiciones precarias y con muy poca esperanza de regresar a sus hogares en un futuro cercano.

En diciembre próximo se celebrará el Foro Global de los Refugiados, un evento para fortalecer la respuesta mundial a la situación en que viven estas personas. La iniciativa para la educación secundaria será parte del Foro.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Si no se invierte en la educación de los niños rohinyá, se pone en riesgo la esperanza de toda una generación

En un informe sobre los menores rohinya refugiados, UNICEF describió las dificultades que afrontan a diario esos niños y sus familias para sobrevivir e instó a invertir para crear oportunidades educativas en la zona de campamentos de Bazar Cox.

Los niños migrantes en la frontera de EE.UU carecen de protección y servicios que aseguren su bienestar

La directora de UNICEF ha dicho que los recientes informes sobre las condiciones de los niños migrantes en algunas instalaciones de la frontera estadounidense son “macabros”, y que para su agencia es difícil comprender que esto esté sucediendo en un país que ha tenido una historia tan rica como defensor de los niños más vulnerables.