La ONU condena el anuncio de rearme de un grupo de excombatientes de las FARC-EP

29 Agosto 2019

Desde la Misión en Colombia hasta el Secretario General, las Naciones Unidas rechazaron la decisión de un grupo de exmiembros de las FARC-EP de regresar a las armas, asegurando que la paz y la democracia continúan siendo la única solución para la estabilidad del país.

“No hay justificación para regresar a las armas en Colombia”, dijo el portavoz del Secretario General este jueves ante la noticia de que un grupo de excombatientes de las FARC-EP ha decidido rearmarse.

Stéphane Dujarric reafirmó el total apoyo de las Naciones Unidas al proceso de paz y resaltó el compromiso diario con la paz de la gran mayoría de los miembros del hoy partido político de las FARC.

“La decisión de dejar las armas y buscar sus objetivos a través de medios democráticos fue la decisión correcta históricamente, y continuamos apoyando los esfuerzos del Gobierno de Colombia y de todas las partes para implementar el proceso de paz y para superar todos los obstáculos que hagan falta”, recalcó el portavoz.

La decisión de dejar las armas y buscar sus objetivos a través de medios democráticos fue la decisión correcta históricamente.

Dujarric aseguró que nadie quiere ver a Colombia retroceder y que todos aquellos que están involucrados en el proceso de paz deben reafirmar su compromiso e ir hacia adelante para asegurar la paz y la estabilidad para todo pueblo colombiano.

En la mañana del jueves, el que fuera el segundo dirigente de las FARC, alias Iván Márquez, quien también fungió como jefe del equipo negociador de los guerrilleros, anunció en un video que liderará un grupo que decidió regresar a las armas porque, supuestamente, el Gobierno colombiano no ha honrado los acuerdos.

Rechazo de la Misión

Por su parte la Misión de Verificación de la ONU en el país rechazó y condenó enfáticamente en un comunicado el anuncio del rearme.

También se hizo eco de las palabras del portavoz destacando el firme compromiso de la inmensa mayoría de hombres y mujeres en el proceso de reincorporación que sigue cumpliendo con el Acuerdo y los instó a persistir en su voluntad de paz.

“El Acuerdo Final de Paz firmado entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP en el 2016 ha puesto fin a cinco decenios de confrontación. La Misión de Verificación enaltece la resiliencia de la sociedad y las instituciones colombianas y hace un llamado a que se mantenga la fe en un proceso de paz que ha permitido salvar miles de vidas”, se lee en el documento.

La Misión recordó que la construcción de la paz es compleja y de largo aliento y pidió que se redoblen los esfuerzos para implementar el acuerdo.

“La Misión y el equipo de país de la ONU en Colombia reiteran su pleno compromiso con la construcción de la paz en Colombia, de la mano de las partes, de la sociedad colombiana y de la comunidad internacional”, apuntó.

La presidenta de la Asamblea General, Maria Fernanda Espinosa, también reaccionó a través de su portavoz, asegurando que se encuentra profundamente preocupada por la situación.

“Espinosa asegura que el camino a la paz que Colombia eligió hace unos años es la mejor decisión para continuar con la paz y el desarrollo sostenible, no solo en el país sino también en la región”, dijo Mónica Grayley, quien añadió que la presidenta espera que todas las partes continúen comprometidas con el acuerdo.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Los desafíos de Colombia son demasiado grandes para que el país siga dividido

El Secretario General de la ONU advierte que todos los colombianos sufrirán las consecuencias si no se actúa para aprovechar las oportunidades que ofrece el fin del conflicto con las FARC-EP. También recalcó que el descenso de la violencia después de firmar el Acuerdo de Paz fue “efímero” y se necesita mayor protección para los líderes sociales y los excombatientes.

Expertos denuncian posible ejecución extrajudicial de un excombatiente de las FARC en Colombia

Dimar Torres Arévalo, un miembro desmovilizado de las FARC, fue hallado muerto a las afueras de un campamento de la Armada Nacional en el norte de Santander el pasado 22 de abril. Los expertos de la ONU condenaron los ataques contra los excombatientes e instaron a que se respete el proceso de paz en Colombia.