La contaminación del agua disminuye en un tercio el crecimiento de algunos países

20 Agosto 2019

El Banco Mundial alerta que la falta de agua limpia limita el desarrollo económico de las naciones. El problema afecta tanto a países desarrollados como en desarrollo.

Un nuevo informe del Banco Mundial lanzado este martes destaca que el mundo afronta una nueva “crisis invisible de calidad del agua”, que reduce en un tercio el potencial de crecimiento económico en zonas altamente contaminadas y amenaza el bienestar de las personas y el medio ambiente.

El estudio titulado “La Calidad desconocida: La crisis invisible del agua” muestra cómo la combinación de varios elementos como bacterias, aguas residuales, productos químicos y material plástico puede llegar a “absorber el oxígeno” de los suministros de agua y convertirla “en veneno para las personas y los ecosistemas”.

El Banco Mundial señala que esta carencia de agua limpia limita una tercera parte el crecimiento económico e insta a prestar atención a este peligro de “manera inmediata” tanto a escala mundial, como nacional y local, y tanto en los países desarrollados como los que se encuentran en desarrollo.

El presidente de la institución, David Malpass, destacó que disponer de agua limpia es un “elemento clave” para el progreso económico y que el deterioro de su calidad “frena ese crecimiento, empeora las condiciones de salud, reduce la producción de alimentos y exacerba la pobreza en muchos países”.

Malpass señaló que los gobiernos han de tomar medidas inminentes para frenar el problema de la contaminación del agua “de modo que los países puedan crecer más rápidamente de forma equitativa y ambientalmente sostenible”.

El problema del nitrógeno en los fertilizantes

El informe destaca que uno de los “factores clave” que interviene en la mala calidad del agua es el nitrógeno usado como fertilizante agrícola que se convierte en nitratos al llegar a ríos, lagos y océanos.

La exposición temprana a estos nitratos perjudica el crecimiento y el desarrollo cerebral de los niños, afectando su salud y “su potencial de ingresos en la edad adulta”.

El estudio también señala una correlación entre la caída del rendimiento agrícola y el aumento de la salinidad de aguas y suelos a consecuencia de las sequías intensas, las marejadas ciclónicas y el incremento de las extracciones de agua.

El Banco Mundial estima que a causa de la salinidad de las aguas se pierde anualmente una cantidad de alimentos suficiente para 170 millones de personas.

Entre las medidas propuestas para mejorar la calidad del agua, el informe propone la adopción de políticas y normas ambientales; un seguimiento detallado de las cantidades de contaminación; sistemas efectivos de monitoreo y control de las normas; crear una  infraestructura de tratamiento del agua respaldada con incentivos para la inversión privada; y difundir mensajes “veraces y precisos” que sirvan para impulsar la participación ciudadana.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Tenemos la responsabilidad de rescatar a los océanos, dice Javier Bardem en la ONU

El célebre actor ganador de un Oscar se dirigió a los delegados de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas que participan en una Conferencia Intergubernamental para la redacción de un instrumento vinculante que proteja la biodiversidad de los océanos dentro de la Convención sobre la Ley del Mar.

Pese a ser los pulmones del planeta, los océanos son la última prioridad de los gobernantes

La contaminación, el aumento de la pesca excesiva, la acidificación, el calor sin precedentes, el ruido subacuático, el adelgazamiento del hielo marino en el Ártico y el Antártico han puesto a nuestros mares y océanos en un riesgo sin precedentes. António Guterres alerta de que el mundo se enfrenta a una emergencia y pide que la comunidad internacional les otorgue prioridad.