Vaquitas, Libia, Sudán... Las noticias del miércoles

3 Julio 2019

El Golfo de California entra a la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro por la posible extinción de las vaquitas, la ONU condena el ataque a un centro de detención de migrantes en Trípoli, Libia, y Michelle Bachelet pide que se restaure el internet en Sudán y que haya justicia por el abuso de la fuerza.

El Golfo de California: a la Lista del Patrimonio Mundial en peligro

Las islas y áreas protegidas del Golfo de California, en México, ahora hacen parte de la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro, debido a las preocupaciones sobre la inminente extinción de la vaquita, una especie endémica.

México ha intentado proteger estas especies amenazadas, especialmente al crear un refugio para las vaquitas sobrevivientes y promover alternativas de pesca a las redes de enmalle, que causan la muerte por asfixia de los mamíferos marinos.

A pesar de estas medidas, solo unos diez especímenes de vaquita permanecen en la actualidad en comparación con los casi 300 que había en 2005. Las vaquitas representan parte del excepcional valor universal con el que se inscribió el sitio.

La disminución de la población de vaquitas se debe al uso de redes en la pesca ilegal de totoabas (un tipo de pez marino), cuyos subproductos son objeto de tráfico internacional.

El Comité alentó a México a fortalecer sus actividades de monitoreo para evitar la inminente extinción de la vaquita y asegurar que el área donde se concentran los últimos individuos permanezca segura.

La ONU condena ataque a centro de detención de migrantes en Libia

OCHA/Giles Clarke
Destrucción en Trípoli, Libia

El Secretario General, varias agencias de la ONU, así como Michelle Bachelet, condenaron los ataques de la noche del martes a un centro de detención en Trípoli, Libia.

El centro de Tajoura alojaba unos 600 migrantes y refugiados, entre ellos mujeres y niños. El bombardeo aéreo dejó más de 40 muertos y decenas de heridos.

Se trata de la segunda vez que Tajoura es atacado. La Alta Comisionada para los derechos humanos ha dicho que el hecho de que las coordenadas de este centro de detención y el conocimiento de que albergaba a civiles habían sido comunicados a las partes en conflicto indica que este ataque puede constituir un crimen de guerra. António Guterres por su parte mostró su indignación por el bombardeo y recordó a las partes su obligación, bajo las leyes internacionales, de proteger a los civiles.

Bachelet y las agencias de la ONU reiteraron su llamamiento urgente para que se libere a los migrantes y refugiados detenidos, y para que tengan acceso a la protección humanitaria, a los refugios colectivos u otros lugares seguros, lejos de las áreas que probablemente se verán afectadas por las hostilidades.

Lee la historia completa

Debe haber justicia en Sudán

Masarib/Ahmed Bahhar
Manifestantes frente a la sede del ejército sudanés en la capital, Jartum. (11 de abril de 2019)

 La Alta Comisionada para los Derechos Humanos también pidió a las actuales autoridades militares de Sudán que levanten las restricciones a internet y se inicie una investigación sobre todos los actos de violencia y denuncias de uso excesivo de la fuerza durante manifestaciones en las últimas semanas.

El fin de semana pasado se llevaron a cabo protestas masivas en más de diez pueblos y ciudades en apoyo a una autoridad de transición del poder liderada por civiles. El Consejo Militar restringió por completo el acceso a internet desde el pasado 10 de junio.

Desde entonces al menos 10 personas han muerto y más de 180 han resultado heridas, según denuncias de organizaciones civiles. Un hospital también fue atacado por las fuerzas de seguridad.

Michelle Bachelet reiteró al país su oferta de desplegar un equipo de monitoreo de derechos humanos.

"Esta receta de restricciones, promesas no cumplidas y episodios de violencia desenfrenada que no se investigan ni castigan, está avivando un resentimiento masivo, como lo demuestran las protestas del domingo. Si las cosas continúan así, será una receta para el desastre", advirtió Bachelet.

Myanmar debe ser llevado a la Corte Penal Internacional

ONU/Kim Haughton
Yanghee Lee, la relatora especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar.

Una experta en derechos humanos ha implorado a la comunidad internacional que mantenga su presión sobre Myanmar, en medio de posibles crímenes de guerra en el estado de Rakhine así como los abusos del medio ambiente, las minorías y la libertad de expresión.

Yanguee Lee, la relatora especial sobre la situación en ese país, dijo al Consejo de Derechos Humanos que le preocupa la falta de cumplimiento de las garantías adecuadas en la extracción de recursos naturales. Recientemente una “piscina” de desechos mineros explotó matando a 54 trabajadores, y la contaminación causada por una fábrica de cemento provocó protestas que fueron reprimidas a la fuerza.

También recalcó que los ejércitos de Tamadaw y Arakan habrían cometido crímenes de guerra, atacando a civiles e infraestructura como monasterios.

Lee dijo además que la situación de Myanmar, incluida la relacionada con los abusos contra los ronhinyás en el estado de Rakhine, debería remitirse a la Corte Penal Internacional.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Las vulneraciones de los derechos humanos se nutren de la arbitrariedad

La Alta Comisionada de la ONU inauguró este lunes un nuevo periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos donde repasó la actualidad regional e internacional. Michele Bachelet destacó que, durante las próximas tres semanas, el Consejo examinará unos 100 informes de expertos y comités independientes de derechos humanos nombrados por la ONU. El 5 de julio proporcionará detalles adicionales de su reciente visita a Venezuela.

Las cinco cosas que hemos hecho para poner a un millón de especies en peligro de extinción

Más de un tercio de todos los mamíferos marinos, el 40% de las especies anfibios y el 33% de los corales están amenazados por el impacto de los humanos sobre la naturaleza y nuestra inacabable demanda de comida y combustible a medida que se multiplica la población. Sin una acción radical los esfuerzos actuales por conservar los recursos de la tierra fracasarán.