Todos los días hay un niño migrante muerto o desaparecido

28 Junio 2019

Entre 2014 y 2018 se reportaron cerca de 1600 menores muertos o desaparecidos, un promedio de casi uno diario, pero muchos casos no fueron registrados, revela un nuevo informe divulgado este viernes. La ONU urge a darles mayor protección.

La publicación “Fatal Journeys 4” (Viajes fatales 4”) del Centro de Análisis de Datos de la Organización Internacional para las Migraciones (GMDAC) en colaboración con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), destaca la necesidad de un mejor registro de las muertes y desapariciones de migrantes, especialmente de los niños, uno de los colectivos más vulnerables.

“La falta de datos sobre las edades, características y vulnerabilidad de los niños migrantes desaparecidos genera una grave brecha en materia de protección”, dijo Frank Laczko, director del Centro. “Es muy difícil crear programas y políticas para protegerlos.”

Continúan desaparecidas dos tercios de las víctimas del Mediterráneo

El informe cubre el periodo de 2014 a 2018, durante el cual la OIM dio cuenta de 32.000 migrantes muertos. Más de la mitad, unos 17.900, perecieron o desaparecieron el Mar Mediterráneo y aún no se encuentran los restos de casi dos terceras partes de estas víctimas.

La falta de datos sobre las edades, características y vulnerabilidad de los niños migrantes desaparecidos genera una grave brecha en materia de protección.

Los rohinyá que huyeron del conflicto y la persecución en Myanmar constituyeron la vasta mayoría de los decesos registrados de migrantes en el sureste asiático en el periodo estudiado, con 1723 de 2200 muertes relacionadas con la migración en la región. 

Por otra parte, en la frontera entre Estados Unidos y México se ha incrementado el número de muertes cada año desde 2014, para sumar 1907 durante ese lustro.

La divulgación del estudio ocurre apenas unos días después de que circulara en todo el mundo la estremecedora imagen de un migrante centroamericano y su hija de menos de dos años ahogados a la vera del Río Bravo, que divide a México y Estados Unidos. La foto llevó a UNICEF a llamar a los países a hacer más para proteger a los migrantes vulnerables y la directora ejecutiva del Fondo, Henrietta Fore, consideró que una imagen como esa “debería sacudirnos a todos desde lo más profundo”.

Los datos regionales pueden consultarse en el sitio web del Proyecto de Migrantes Desaparecidos de la OIM. 

El foco de la OIM en los niños es parte de una exhortación conjunta a mejorar los datos y la protección de los menores migrantes. Los firmantes de ese llamado son la OIM, UNICEF, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD), entre otras agencias.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Los niños migrantes en la frontera de EE.UU carecen de protección y servicios que aseguren su bienestar

La directora de UNICEF ha dicho que los recientes informes sobre las condiciones de los niños migrantes en algunas instalaciones de la frontera estadounidense son “macabros”, y que para su agencia es difícil comprender que esto esté sucediendo en un país que ha tenido una historia tan rica como defensor de los niños más vulnerables.

La muerte de un padre y su hija en el Río Bravo es inaceptable

La foto viral de los salvadoreños Oscar Alberto Martínez y su hija Valeria de 23 meses ahogados a orillas del Río Bravo en la frontera con Estados Unidos representa el fracaso de los países en la respuesta a la violencia y la desesperación que empujan a las personas a emprender viajes peligrosos, ha dicho el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.