Igualdad de género y medioambiente en un robot mexicano

14 Junio 2019

Un grupo de estudiantes, conformado en su mayoría por mujeres, representaron a México en un concurso internacional de robótica en el que ganaron un importante premio. Su estandarte fue la campaña de ONU Mujeres He for She, que promueve la equidad entre hombres y mujeres, y la defensa del medio ambiente a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Donk Pink” es un grupo de estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos 9 del Instituto Politécnico Nacional  en la Ciudad de México. Conformado en su mayoría por mujeres, desarrollaron un robot con el que compitieron contra otras  24 instituciones educativas a nivel nacional el pasado mes de diciembre y consiguieron el “Inspire Award”. Posteriormente, en abril de 2019, participaron en el concurso  mundial de robótica "First Tech Challenge" en Houston, Texas, en donde obtuvieron el premio “Rising Star Award”.

Las y los alumnos desarrollaron en aproximadamente siete meses, la simulación de un robot que podría llegar a otro planeta y recolectar minerales, reconocer imágenes y realizar una exploración, explicó Jorge Alvarado, estudiante de sexto semestre de la carrera técnica de Sistemas Digitales. 

Para este proyecto, los estudiantes tuvieron dos metas muy claras en mente: la primera era demostrar que las mujeres pueden y deben tener una participación clave en las áreas de las ciencias exactas; y la segunda, que debían construir el robot con materiales reciclados, inspirándose así en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Es cuestión de capacidades, no de género

Valentina Cabrera, estudiante del primer año de preparatoria explica que muchas veces a las mujeres les dicen que no pueden desarrollarse en las áreas de ingeniería, tecnología o matemáticas.

“Se nos ha dicho que no tenemos la capacidad porque son áreas de hombres y nosotras hemos demostrado con la formación de Donk Pink que sí se puede, que no importa el género sino las capacidades”. 

Para este grupo de alumnas, que el equipo estuviera conformado en su mayoría por mujeres era muy importante. Lograron así que Nadia, Valentina, Clau, Carla, Nely y Valeria formaran parte de Donk Pink que obtiene su nombre de las palabras inglesas donkey (que significa burro en español, en referencia a la mascota oficial del Instituto Politécnico Nacional) y pink (que significa color rosa en español). 

Se nos ha dicho que no tenemos la capacidad porque son áreas de hombres y nosotras hemos demostrado que sí se puede, que no importa el género sino las capacidades.

Gracias a ello, en el concurso donde participaron, formaron parte de la iniciativa First Like a Girl, que alienta a una mayor participación de mujeres y niñas en este tipo de actividades académicas y científicas.

Cinco mil compromisos para He for She

Interesadas en la importancia que tiene alcanzar la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres dentro y fuera de las aulas, las integrantes de Donk Pink tomaron como su bandera el movimiento mundial de solidaridad de las Naciones Unidas por la Igualdad de Género He for She.

Para ello, dieron talleres sobre igualdad en su escuela, en sus comunidades y hablaron con otros equipos de México y el resto del mundo en las diferentes etapas del concurso.

“Como parte de esto, reunimos cinco mil compromisos, tuvimos la oportunidad de ir con las personas y contarles acerca de esta campaña para que las personas se involucraran y pudieran entender un poco mejor qué es la igualdad de género y luchar por eso”, explica Nadia Vanesa Salinas Hernández, alumna de sexto semestre de preparatoria. 

Desarrollo sostenible y robótica

CINU México/Antonio Nieto
Claudia y Nely trabajan en el laboratorio construyendo un robot que ganó uno de los premios de robótica internacionales.

Además de la igualdad de género, para el equipo también era muy importante el cuidado del medio ambiente. Por ello, fue muy importante durante todo el proceso de trabajo, utilizar materiales reciclados en la construcción de su robot.

“Para el robot, utilizamos piezas que son recicladas basándonos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible porque así creemos que podemos evitar la contaminación. Además de eso, es más económico para nosotros” detalla Claudia, estudiante de cuarto semestre de la carrera de Máquinas con Sistemas Automatizados.

Para este equipo en el que participan también Jorge, Franco y Antonio, asesorados por el profesor Irvin Pérez, sin duda ésta ha sido una experiencia que les ha dejado muchos aprendizajes que van más allá de lo académico.

Producción: Gabriela Ramirez, Centro de Información de México.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

La ausencia de mujeres en el campo de la inteligencia artificial reproduce el sexismo

Si se construye un sistema inteligente que aprende lo suficiente sobre las propiedades del lenguaje para poder entenderlo y reproducirlo, en el proceso también adquirirá asociaciones culturales históricas, entre ellas los prejuicios de género. La escasa participación de la mujer en el sector de la Inteligencia artificial tiene que ser corregida para evitar que hasta las máquinas, que se harán cada vez más indispensables en el futuro, se vuelvan machistas.

Se necesitan científicas

Menos del 30% de los investigadores de todo el mundo son mujeres. Muchos de los grandes problemas que afronta el mundo pueden quedar sin resolverse por la falta de incentivos de muchas mujeres y niñas para estudiar carreras científicas.