Relator de la ONU, preocupado por el alto número de escuchas en Argentina

23 Mayo 2019

Pese a las mejoras logradas en la protección de la intimidad en Argentina, especialmente durante los últimos tres años, todavía existen algunas cuestiones en las que hay margen para avanzar. Junto al elevado número de escuchas, preocupa el significativo aumento y despliegue de la red de cámaras de vigilancia y de tecnología de reconocimiento facial.

El relator especial de la ONU* sobre el derecho a la privacidad destaca en un informe preliminar tras su visita al país sudamericano las mejoras para reforzar la autonomía y el incremento de recursos proporcionados a la autoridad encargada de la protección de datos y la transformación y transparencia del organismo responsable de las interceptaciones telefónicas.

Del mismo modo, Joseph Cannataci aplaude “la capacidad de cumplimiento legal en la agencia de espionaje del país, la Agencia Federal de Inteligencia, el inicio de inspecciones sorpresa dentro de la inteligencia militar y la adhesión de la Argentina a la Convención Internacional de Protección de Datos”.

Elevado número de escuchas

Sin embargo, manifestó su preocupación por el alto número de interceptaciones telefónicas que solo deberían efectuarse “como último recurso”, ya que "la policía y los fiscales piden que las interceptaciones se lleven a cabo con demasiada facilidad y con demasiada frecuencia".

Además, puso en duda los procedimientos usados para efectuar las captaciones, pese a cumplir con el estado de derecho, ya que el sistema que permite el uso del material interceptado es “anticuado y de diseño deficiente”.

"El sistema actual genera un flujo de millones de  cedés físicos que pueden caer fácilmente en manos indebidas."

De la misma manera, destacó la necesidad de instaurar un sistema adaptado “a las mejores prácticas internacionales”, donde los responsables de examinar la información no reciban la totalidad del contenido del material intervenido, sino las partes relevantes para su estudio.

Cannataci solicitó implantar controles sobre las funciones de vigilancia e inteligencia ya que “el importante trabajo” efectuado por la Comisión Bicameral de Inteligencia del Congreso de la Nación es “insuficiente en la medida en que la Comisión no ejerce al máximo su capacidad jurídica, ni posee los recursos para auditar plenamente el desarrollo de un caso concreto, y no tiene pleno acceso al contenido de un expediente.”

Por ello, recomendó la creación de un órgano independiente que complemente la tarea de la Comisión, compuesto por jueces de alto rango, expertos en tecnologías de la información y especialistas en la materia que puedan efectuar comprobaciones rápidas con los cuerpos de inteligencia y policiales “a fin de evaluar si la vigilancia es legal, necesaria y proporcional”.

Cámaras de vigilancia y reconocimiento facial

Otra de las preocupaciones señaladas por Canntaci fue el significativo aumento y despliegue de la red de cámaras de vigilancia y de tecnología de reconocimiento facial y de matrículas, sin una evaluación previa de su impacto en el derecho a la intimidad.

“Los funcionarios y funcionarias a los que entrevisté dijeron estar seguros de que los sistemas existentes no violaban el derecho a la privacidad y cumplían con los requisitos legales, pero no podían explicar su necesidad y proporcionalidad”.

El experto destacó que en estas y otras coyunturas similares “es esencial que las evaluaciones preliminares de impacto se lleven a cabo inmediatamente y sin demora y que sus recomendaciones sobre salvaguardias y recursos se cumplan de inmediato.”

Cannataci visitó Argentina del 6 al 17 de mayo y durante su misión visitó la capital del país, Buenos Aires, y las ciudades de Comodoro Rivadavia y Rawson en la provincia de Chubut, al sur del país.

El relator presentará sus conclusiones y recomendaciones finales en un informe al Consejo de Derechos humanos de la ONU en marzo de 2020.

*El Sr. Joseph Cannataci (Malta) fue nombrado primer privacidad por el Consejo de Derechos Humanos en julio de 2015. Es un académico que ha tenido un papel pionero en el desarrollo de la protección de datos, la ley de privacidad y la ley de tecnología. Es un profesional de la tecnología de la información colegiado en el Reino Unido y miembro de la Sociedad Británica de Informática, y continúa actuando como consultor experto de varias organizaciones internacionales.

Los Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo que se ocupan de situaciones nacionales específicas o de cuestiones temáticas en todas partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual.
 

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

Artículo 12: derecho a la intimidad

(De la serie 30 artículos sobre los 30 artículos) 

¿Deben las escuelas usar cámaras en el aula para controlar las caras de los niños y determinar si están prestando atención? ¿Usaría wifi gratis en un quiosco de la calle si supiera que sus cámaras y sensores están recopilando información sobre usted, y que le seguirían rastreando incluso después de salir de la zona de wifi? Si lleva en su muñeca una pulsera inteligente que recopila información sobre su rutina de ejercicio, ¿cómo se sentiría si una compañía de seguros usara sus datos para negarle cobertura?

Las iniciativas de datos abiertos deben tener en cuenta el derecho a la intimidad

Un experto de derechos humanos pide a la Asamblea General proteger la privacidad de datos digitales de los usuarios a nivel mundial, para evitar casos como el de Facebook-Cambridge Analítica, en el que se compartió la información personal de hasta 87 millones de usuarios con fines políticos.