“No migramos de Honduras para tener una vida mejor, migramos para sobrevivir”

3 Abril 2019

La directora de UNICEF ha visitado Honduras, un país donde cada día muere un niño menor de 18 años de forma violenta. “Para un país que no está en guerra, esta cifra es abrumadora”, ha dicho Henrietta Fore. Durante su visita ha podido escuchar testimonios de primera mano. Más de medio millón de niños no van a la escuela secundaria.

“A pesar de los esfuerzos por reducir la violencia y proteger a los ciudadanos más jóvenes, Honduras continúa siendo un lugar peligroso para demasiados niños y adolescentes. Las maras siembran el terror en todo el país y que ofrecen a los jóvenes una elección imposible: unirse o morir”, ha asegurado la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, al término de una visita al país centroamericano.

Un menor de 18 años muere a diario en Honduras de forma violenta. “Para un país que no está en guerra, esta cifra es abrumadora”, ha afirmado Henrietta Fore.

Más de medio millón de niños en edad escolar no cursan estudios de secundaria. Para la responsable de UNICEF, “dejar la escuela es la única forma en que los jóvenes pueden escapar a las amenazas y el acoso de las maras, y a su reclutamiento forzoso, especialmente cuando en su camino al colegio atraviesan áreas controladas por aquellas”.

Acabar con la violencia

La combinación de la violencia, pobreza y falta de oportunidades de educación está causando que miles de niños y sus familias huyan del país.

Hasta que no se aborden las causas de la migración, estos niños y sus familias seguirán embarcándose en rutas migratorias muy peligrosas, pues como dijo una joven hondureña a Fore en la ciudad de Paujiles: “No migramos para tener una vida mejor, migramos para sobrevivir”.

UNICEF pide a los Gobiernos centroamericanos que financien programas para acabar con la violencia y crear oportunidades educativas.

Invertir en educación

“Estos niños y jóvenes necesitan inversiones reales en educación, protección y otros servicios que puedan guiarles hacia un futuro más prometedor mientras que también se reducen las causas que les están llevando a huir”, explicó Fore.

UNICEF está trabajando en Honduras para suministrar a los niños y los jóvenes lugares seguros en los que poder jugar, aprender y recibir formación. Los que han regresado al país centroamericano están recibiendo asesoramiento, ayuda para retornar a la escuela y orientación sobre otros servicios de los que disponen.

UNICEF se ha comprometido a trabajar con los gobiernos, el sector privado y las instituciones financieras internacionales para llevar a cabo inversiones en educación, en particular en los países del norte de Centroamérica, para mejorar el aprendizaje de los niños con énfasis en las nuevas tecnologías.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

Cada vez son más los que huyen de la violencia de las maras en Centroamérica

En 2017, el número de refugiados y solicitantes de asilo procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador ascendió a 294.000. Los principales países de refugio son Estados Unidos, México y Belice, pero también están empezando a dirigirse a lugares como Costa Rica y Panamá. La agencia de la ONU para los refugiados les ayuda con una estrategia que va más allá de la ayuda humanitaria, buscando su integración en los países de acogida.

Los refugiados no venimos a invadir, venimos a aportar

Una refugiada salvadoreña pasa de huir de las pandillas a entregar un premio al presidente de la República de Costa Rica, su país de acogida. Con la ayuda de ACNUR, ha logrado sobrevivir a la amenaza de muerte que pesaba sobre su familia.