El Gobierno debe responder a las “preocupaciones legítimas” del pueblo sudanés

28 Diciembre 2018

El uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones masivas contra la escasez de alimentos y combustible en Sudán es alarmante y constituye una violación del derecho de reunión pacífica, declararon un relator y un experto independiente de la ONU sobre derechos humanos.

Dos expertos en derechos humanos de la ONU alertaron en un comunicado sobre la escalada de violencia en Sudán donde hay informaciones de que varios manifestantes han muerto durante las protestas por el aumento de los precios de la comida y la falta de combustible.

“El derecho a la libertad de reunión pacífica es un elemento inherente de las democracias", dijo Clement Nyaletsossi Voule, el relator especial sobre esa garantía fundamental.

Por su parte Aristide Nonosi, experto independiente sobre la situación de los derechos humanos en Sudán, instó encarecidamente las fuerzas de seguridad sudanesas a que ejerzan la máxima moderación para evitar la escalada de violencia y tomen medidas inmediatas para proteger el derecho a la vida de los manifestantes.

Los expertos están “muy preocupados” por las informaciones de que las fuerzas de seguridad del Gobierno usaron munición real durante las protestas del pasado 19 de diciembre. “El Gobierno debe responder a las preocupaciones legítimas de los sudaneses” dijeron.

La disidencia debe ser tolerada y no restringida con una fuerza excesiva que puede llevar a la pérdida de la vida.

"La disidencia debe ser tolerada y no restringida con una fuerza excesiva que puede llevar a la pérdida de la vida", explicó Nonosi.

También hay reportes de detenciones arbitrarias de manifestantes, entre los que habría estudiantes y activistas políticos.

"Pedimos a las autoridades sudanesas que pongan en libertad a esos detenidos. También instamos a las autoridades a llevar a cabo investigaciones independientes y exhaustivas y a garantizar que las fuerzas de seguridad manejen las protestas de acuerdo con las obligaciones internacionales de derechos humanos del país", agregaron los expertos.

Según informaciones de prensa, las fuerzas de seguridad dispararon este viernes gases lacrimógenos a los 300 o 400 manifestantes en una mezquita cerca de la capital.

Los expertos recordaron al Gobierno sudanés que, en mayo de 2016, se había comprometido a fomentar un entorno que apoye el diálogo inclusivo y reformas legales que promuevan el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales. "Los eventos de los últimos días no demuestran este compromiso", subrayaron, expresando su disposición a cooperar con las autoridades sudanesas para trabajar en pro de un Estado donde los derechos humanos son fundamentales.

El ministerio de información de Sudán anunció el jueves que 19 personas han muerto en las protestas. Además, 219 civiles y 187 militares han resultado heridos.

Los Relatores Especiales y los expertos independientes son nombrados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra para examinar e informar sobre un tema específico de derechos humanos o una situación de país. No se les paga por su trabajo.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.