El equipo investigador para la rendición de cuentas por el ISIS empezará sus pesquisas a principios de 2019

4 Diciembre 2018

La liberación de territorios iraquíes que estuvieron bajo el control de la agrupación terrorista ISIS (Daesh) permitió observar la magnitud de las atrocidades cometidas por sus militantes contra la población civil, muchas de las cuales podrían clasificarse como crímenes de guerra, de lesa humanidad y genocidio.

El asesor especial y jefe del Equipo de Investigaciones de la ONU para la Rendición de Cuentas del ISIS (Daesh) presentó al Consejo de Seguridad un primer informe en el que abarcó las tareas del trimestre inicial de su mandato.

Karim Asad Ahmad Khan recordó que el establecimiento del grupo que lidera respondió a las violaciones graves de los derechos humanos, las leyes humanitarias y el derecho internacional perpetradas por el ISIS en Iraq entre junio de 2014 y diciembre de 2017, que podrían constituir crímenes de guerra y de lesa humanidad, así como genocidio.

La liberación de extensas zonas del país que habían estado bajo el dominio del ISIS reveló la magnitud de los crímenes cometidos contra los habitantes de esos territorios, y que incluyen ejecuciones, torturas, amputaciones, ataques a minorías étnica, violación y esclavitud sexual de mujeres y niñas, entre otros abusos.

Hasta el momento se han descubierto más de 200 fosas comunes con restos de miles de personas.

Khan refirió que, con el propósito de impartir justicia, el gobierno iraquí solicitó en agosto de 2017 asistencia internacional para procesar a los líderes del ISIS. Fue así como se gestó la creación del Equipo de Investigaciones bajo el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU, que comenzó sus actividades en agosto de este año.

El asesor especial detalló que la labor desempeñada en los primeros meses se ha centrado en discusiones con las partes relevantes para definir el marco en que operará su equipo.

Reportó que en Iraq la exigencia unánime más allá de grupos religiosos, fronteras regionales y divisiones políticas es que los miembros del ISIS rindan cuentas de sus crímenes.

Khan enfatizó que, desde sus trabajos preparatorios, el equipo se ha guiado por dos principios.

“El primero es la necesidad de operar como un mecanismo independiente, imparcial y creíble de rendición de cuentas, capaz de desempeñar su trabajo según los máximos estándares. El segundo es garantizar que nuestra tarea se realice en colaboración y cooperación con el gobierno de Iraq, respetando su soberanía nacional y aprovechando el talento y apoyo de la sociedad iraquí en su conjunto”, puntualizó.

En este sentido, especificó que el equipo estará integrado por personal competente internacional y nacional y dijo que el reclutamiento avanza a buen ritmo.

Agregó haberse reunido en intercambios alentadores con altos funcionarios gubernamentales, sobrevivientes, grupos de la sociedad civil y miembros de las comunidades cristiana, shiíta, sunita y yazidi, entre otras, para hacerles patente que el Equipo de Investigaciones precisa de su apoyo para cumplir con el mandato que le fue conferido.

Para concluir, Khan informó que el grupo empezará sus actividades de investigación a principios de 2019 y solicitó a la comunidad internacional que respalde este trabajo con los recursos requeridos.

El próximo informe del equipo se presentará en mayo de 2019.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android O subscríbete a nuestro boletín.