Bachelet recuerda a los Estados su obligación de prevenir el cambio climático

23 Noviembre 2018

En vísperas de la próxima reunión sobre cambio climático en diciembre, la responsable de la ONU para los Derechos Humanos ha enviado una carta abierta a los Estados en la que advierte que los “derechos humanos están bajo amenaza” por la subida de la temperatura media del planeta. En la misiva, alerta también de que la parálisis “dañará irreparablemente” a un sin número de vidas.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha enviado una carta abierta a todos los Estados ante la inminencia de la crucial cumbre sobre Cambio Climático que se celebrará en diciembre en la ciudad polaca de Katowice, conocida bajo el acrónimo de COP24.

En la carta, Bachelet asegura que “los derechos humanos están bajo amenaza por una fuerza que desafía los fundamentos de la vida, tal y como la conocemos, en este planeta que compartimos”.

Además, resalta que el cambio climático no es algo del futuro, sino que “ya está afectando las vidas de las personas, el disfrute efectivo de los derechos y los ecosistemas en los que confiamos”.

Naciones enteras, ecosistemas, pueblos y formas de vida pueden simplemente dejar de existir.

Bachelet explica que “los derechos de millones de personas están amenazados por el cambio climático” y recuerda que las decisiones que se tomen en la reunión dictarán nuestro futuro indefinidamente.

La suma de los compromisos de los Estados hasta este momento pone al planeta en la senda de una subida de las temperaturas de alrededor de tres grados, más del doble de lo que la comunidad internacional acordó alcanzar hace tres años en París.

“Las consecuencias de este grado de cambio climático es impensable”, señala la Alta Comisionada. “Naciones enteras, ecosistemas, pueblos y formas de vida pueden simplemente dejar de existir”.

“Un sinfín de vidas se verán perjudicadas irreparablemente, empezando por aquellas que ya afrontan la discriminación debido a su género, su estatus económico, su pertenencia a comunidades indígenas u otras minorías, o a que son emigrantes, desplazados internos, o por razones de edad o porque tienen alguna discapacidad”.

Por todos estos motivos, insta a los Estados que acudan a la reunión a trabajar juntos para “tomar medidas contra el cambio climático efectivas, ambiciosas, urgentes y basadas en los derechos humanos”.

En la carta, recuerda a los países sus obligaciones bajo las leyes internacionales, que incluyen la de “garantizar que aquellos afectados por el cambio climático, especialmente los que están en situaciones vulnerables, tienen acceso a remedios efectivos y a los medios necesarios de adaptación para disfrutar la vida de forma digna”.

Los Estados también tienen el deber de “trabajar individual y colectivamente para regular las emisiones de gases de efecto invernadero, movilizar los recursos adecuados para mitigar el cambio climático y adaptarse a él y para asegurar la participación de todas las personas en las acciones que se tomen sobre el clima”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

Reducir el calentamiento global en 0,5°C, la diferencia entre la vida y la muerte

Un aumento de 10 centímetros en el nivel del mar, un océano Ártico sin hielo en el verano y la extinción de los arrecifes de coral se pueden evitar si se logra limitar el aumento de las temperaturas a un 1,5 °C en lugar de 2°C para 2100. Para esto se necesitarán medidas rápidas y sin precedentes. “Los próximos años serán los más importantes de nuestra historia”, ha dicho un grupo de expertos.
 

Cambio climático, la humanidad frente a la encrucijada de su existencia

António Guterres ha dado la voz de alarma. El cambio climático se produce más deprisa que las medidas políticas para controlarlo y amenaza nuestra mera existencia. Ante la gravedad de la situación, el Secretario General ha convocado una cumbre sobre el clima en 2019 para situarlo en lo más alto de la agenda internacional y ha pedido que abandonemos la senda “suicida” de las emisiones de carbono.