Miguel Ángel Moratinos, nuevo Alto Representante para la Alianza de Civilizaciones

20 Noviembre 2018

El Secretario General de las Naciones Unidas ha nombrado este martes al exministro español, Miguel Ángel Moratinos, como nuevo Alto Representante de las Naciones Unidas para la Alianza de civilizaciones. Moratinos asumirá el cargo a partir del 1 de enero de 2019.

Durante una reunión ministerial del Grupo de Amigos de la Alianza, António Guterres destacó que Moratinos aporta una dilatada experiencia al cargo tras su paso por el Ministerio Asuntos Exteriores y Cooperación de España y afirmó que cuenta con su total apoyo.

El titular de la ONU destacó que los logros de la Alianza no se hubieran conseguido sin el apoyo político y financiero del Grupo de Amigos y, en particular, de los dos países fundadores que la copatrocinan: España y Turquía.

“Sin embargo, la sostenibilidad financiera y la viabilidad de la iniciativa siguen siendo frágiles”, destacó Guterres quien manifestó que durante el encuentro de hoy esperaba el reaprovisionamiento del Fondo Fiduciario de la Alianza.

Hay que aplicar un “multilateralismo sostenible”

En su discurso tras el anuncio de su nombramiento, Moratinos agradeció en primer lugar la confianza mostrada por parte del Secretario General de las Naciones Unidas para ocupar el cargo.

Ante el desconocimiento de la iniciativa entre el ciudadano de a pie destacó que es necesario saber explicar a la gente qué tareas se van a llevar a cabo, ya que de otro modo, “es muy difícil de convencer a los amigos que apoyen a la Alianza”. 

Entre los propósitos de Moratinos se encuentran ampliar el campo de la Alianza y aplicar en ella un multilateralismo sostenible: “si no le ponemos  un adjetivo al multilateralismo no ayuda porque pensamos que el término es bueno, pero si no es creíble y eficiente, ¿para qué sirve defenderlo?”

Con relación a cómo proseguir el trabajo de la Alianza durante los próximos años respecto a las especificidades concretas de cada sociedad, señaló que es necesario trabajar a nivel de base para obtener resultados específicos.

Añadió que a las cuatro líneas de trabajo de la iniciativa – educación, jóvenes, medio de comunicación y migración – se podría añadir una quinta, de contar con la aprobación del Grupo de Amigos:  el rol de las mujeres en la Alianza.

La Alianza necesita una reestructuración

Asimismo, se mostró confiado en superar los problemas financieros al señalar que “cuando cuentas con una buena idea, un buen proyecto, tienes el compromiso y el apoyo del Consejo de Seguridad, la Asamblea General, la sociedad civil, el sector privado y las ONG, debería ser fácil contar con el respaldo financiero de cada uno de estos sectores”.

Para ello será necesario una reestructuración de la Alianza “más racional, más rentable y más orientada a resultados”.

“Como Alto Representante necesito resultados sobre el terreno, necesito menos palabras y más hechos, necesito acción y responsabilidad, no solo para mí sino para todos nosotros”, enfatizó.

Moratinos sucede en el cargo a Nassir Abdulaziz Al-Nasser quien ejerce de Alto Representante desde el 1 de marzo de 2013.

Una de las iniciativas de la Alianza es el Festival Plural+, en el que jóvenes cineastas de todo el mundo tratan temas como la migración, la diversidad y la inclusión social, como nos muestra este vídeo.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín

Últimas noticias relacionadas con el tema

Ante el resurgir de la intolerancia, la Alianza de Civilizaciones es más necesaria que nunca

La Alianza de Civilizaciones es fundamental para la paz y el desarrollo en un momento en el que vemos el resurgimiento de las organizaciones neonazis, la xenofobia, el antisemitismo, la homofobia o la violencia contra la mujer, ha destacado el Secretario General de la ONU.

Alianza de Civilizaciones aboga por combatir el discurso de odio contra los refugiados

Los refugiados que han huido a Europa de países como Siria y Afganistán siguen siendo percibidos como “terroristas potenciales”, sobre todo en las redes sociales, donde el discurso de odio va en aumento.