La inseguridad y el ébola, dos virus que matan en la República Democrática del Congo

8 Noviembre 2018

Dos dependencias de la ONU se han unido para responder al brote de ébola que ha causado ya más de 190 muertes e infectado a más de 300 personas en el país africano. La estrategia conjunta incluye limitar a los grupos armados en la provincia de Kivu del Norte y hasta el momento ha tenido un efecto positivo.

Los titulares de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Departamento de la ONU para Operaciones de Mantenimiento de la Paz viajaron a la ciudad de Beni, el epicentro de la epidemia, para conversar con trabajadores sanitarios, representantes de la sociedad civil, fuerzas de paz y autoridades locales involucrados en el operativo para atender la emergencia.

Al término de esa visita, el doctor Tedros y Jean-Pierre Lacroix ofrecieron este jueves una conferencia de prensa en Kinshasa, en la que advirtieron que, si bien los esfuerzos conjuntos están funcionando, el brote sigue siendo peligroso e impredecible.

Lacroix subrayó el papel de la Misión de Estabilización de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO) para instaurar la calma en Beni y así permitir la acción de los trabajadores de salud del Gobierno congolés y de la OMS.

Destacó también la importancia del trabajo con la sociedad civil, que al principio se mostraba reticente debido al miedo a la enfermedad y a la violencia.

“Es imperativo que la comunidad se involucre porque no se puede vencer a los grupos armados si la población no se compromete en la batalla, si no está con nosotros”, alertó.

No se puede vencer a los grupos armados si la población no se compromete en la batalla

El doctor Tedros hizo eco a Lacroix resaltando la necesidad imperiosa de un entorno seguro para avanzar en el control de la epidemia y evitar una pandemia.

Dos virus

“Puedo decir que la inseguridad es un virus y el ébola es otro porque los dos matan gente”, apuntó.

Tedros explicó que la OMS y el personal del Ministerio de Salud capacitan a las comunidades para que rastreen las actividades de los posibles infectados en áreas de difícil acceso para los foráneos, lo que se ha reflejado en la reducción de casos nuevos durante las últimas dos semanas.

Puedo decir que la inseguridad es un virus y el ébola es otro porque los dos matan gente

Desde el inicio del brote en agosto pasado se han reportado 308 casos y 191 decesos, la mitad de los cuales han ocurrido en Beni, una urbe de 800.000 personas.

Esta es la décima vez que el virus del Ébola aparece en la República Democrática del Congo y, de no controlarse, podría superar al que causó mayores estragos, con 280 muertes y 318 infectados en 1976.

La MONUSCO ha participado desde el principio en la respuesta al brote otorgando apoyo logístico, instalaciones, transporte, comunicaciones y seguridad.

La OMS, por su parte, vacuna a la población, rastrea los focos de contagio y lleva a cabo funerales seguros y dignos.

Por el momento se han construido seis centros de tratamiento del padecimiento que tratan actualmente a 91 pacientes. Cada centro cuenta un laboratorio móvil para diagnosticar los casos rápidamente y recibir una guía de tratamiento para cada enfermo.

La OMS ha desplegado cerca de 280 trabajadores en Kivu del Norte que se suman a cientos de empleados del Ministerio de Salud y otros socios sanitarios.

Para estar informado de la actualidad internacional, descárgate nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android