Yemen, un “infierno en vida” para todos los niños

4 Noviembre 2018

Cada diez minutos, un niño muere por enfermedades que podrían ser prevenidas fácilmente y alrededor de 1,8 millones de pequeños padecen desnutrición aguda en Yemen. El jefe de UNICEF para Oriente Medio y Angelina Jolie, pidieron un mayor apoyo de la comunidad internacional para acabar con el conflicto que tiene al país sumido en una terrible crisis que afecta a su población.
 

“Yemen es un infierno en vida para el 50 o 60% de los niños que lo habitan”, declaró ante la prensa el director regional de UNICEF para el Medio Oriente y África, al final de su visita al país.

Lamentando la muerte de Amal, la niña cuya foto de portada en el New York Times conmocionó al mundo, Gert Cappelaere reveló que en Yemen unos 30.000 pequeños como ella mueren cada año por malnutrición.

“Anualmente 1,8 millones de niños sufren desnutrición aguda y cada día unos 400.000 se enfrentan a la desnutrición aguda grave. El 40% de ellos vive en Hodeida y en las demás provincias donde se libra la guerra”, aseguró el jefe de UNICEF para la región, agregando que más de un millón de mujeres embarazadas o en período de lactancia padecen anemia.

Cappelaere describió como durante su visita pudo ver a niños en el hospital de al-Thawra, el único hospital de referencia que queda en Hodeida a causa de los intensos combates.

Hoy en Yemen, cada 10 minutos, un niño se está muriendo de enfermedades que se pueden prevenir fácilmente.

“Hoy en Yemen, cada 10 minutos, un niño se está muriendo de enfermedades que se pueden prevenir fácilmente”, dijo, asegurando que los niveles de vacunación han disminuido drásticamente desde que comenzó la guerra, y los brotes de sarampión y difteria están afectando fatalmente a los niños.

El jefe de UNICEF se refirió también a la terrible situación económica, señalando que las frutas frescas, las verduras, la carne, el pescado e incluso el agua potable son demasiado caras para las familias más vulnerables.

“Si bien un alto el fuego permanente es increíblemente necesario, poner fin al sufrimiento de los niños requerirá un gobierno yemení que ponga a su gente como prioridad”, concluyó.

Angelina Jolie “La respuesta mundial es vergonzosamente lenta”

ACNUR
Angelina Jolie, enviada especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

La enviada especial de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Angelina Jolie, también se refirió a la situación en Yemen este domingo y pidió urgentemente un alto el fuego y una solución duradera al conflicto .

"Como comunidad internacional, hemos sido vergonzosamente lentos en actuar para poner fin a la crisis en Yemen. Hemos visto cómo la situación se deteriora hasta el punto de que Yemen está ahora al borde de la hambruna provocada por el hombre y se enfrenta a la peor epidemia de cólera en el mundo en décadas", dijo.

Jolie se encuentra visitando a unos 500 yemeníes en Corea del Sur que, huyendo del conflicto, han estado viviendo en la ciudad de Jeju desde mayo.

“Cuando el conflicto se desarrolla en esta medida, muchas personas no tienen más remedio que huir si quieren tener alguna posibilidad de supervivencia. La única forma de permitir que los refugiados regresen a sus hogares y de reducir las cifras globales en todo el mundo, es poner fin a los conflictos", aseguró.

La enviada especial pidió al Consejo de Seguridad que encuentre un fin negociado para el conflicto y a los países que respeten las leyes internacionales sobre la protección de los civiles.

"Espero que pueda haber una mayor comprensión de las realidades humanas que hacen que las personas huyan, los estrictos criterios legales y el proceso por el cual ACNUR determina el estatus de refugiado. Es nuestra responsabilidad compartida ayudar a los refugiados hasta que puedan regresar a sus hogares", aseguró.

Jolie recalcó que sin una respuesta global al conflicto en Yemen basada en el derecho internacional y la responsabilidad colectiva, se corre un riesgo mucho mayor de inestabilidad e inseguridad a largo plazo, lo que tendría un impacto negativo en todos los países.