La gravedad de la situación en Gaza requiere medidas decisivas para evitar un resultado terrible

18 Octubre 2018

La Franja de Gaza se encuentra al borde de otro conflicto devastador, la mitad de la población sufre pobreza extrema y la presión se acumula. No hay más tiempo para palabras, es el momento de actuar o las consecuencias serán terribles para todos, advirtió este jueves el coordinador de la ONU para el Proceso de Paz en Medio Oriente.

Nickolay Mladenov describió ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el desolador panorama en ese territorio palestino, donde las tensiones y los enfrentamientos violentos han aumentado durante los últimos días.

“Esto debe preocuparnos a todos. La gravedad de la situación requiere que tomemos medidas decisivas”, apuntó.

Mladenov afirmó que los recientes lanzamientos de cohetes desde Gaza constituyen una provocación para empujar a Israel y Gaza a otro conflicto sangriento.

“Es nuestra responsabilidad hacer todo lo posible para evitarlo… No hay más tiempo para palabras, es el momento de actuar…. De lo contario, las consecuencias serán terribles para todos”, agregó.

Esfuerzos de estabilización

El diplomático informó al Consejo sobre los esfuerzos lideraros por la ONU y Egipto para estabilizar la situación y evitar una escalada de violencia en Gaza e informó que esta labor también busca regresar al control de la Franja al Gobierno de la Autoridad Palestina.

Habló también de la rápida respuesta internacional para evitar el cierre de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) cuando Estados Unidos le retiró los fondos, aunque alertó de un déficit importante y subrayó la importancia de obtener esos recursos.

Mladenov consideró que dejar de asistir a Gaza, permitir otro conflicto o limitar más los accesos empeoraría las divisiones con las catastróficas consecuencias humanitarias y políticas que esto implicaría para la causa nacional de Palestina.

En este sentido, llamó a todos los miembros del Consejo de Seguridad y a todos los amigos de Israel y Palestina a evitar un enfrentamiento y a garantizar que las partes respeten el alto el fuego acordado en 2014.

Alivio temporal

No obstante, indicó que estas medidas brindarían solo brindarían un alivio temporal y evitarían una guerra pero que no solucionarían el fondo del conflicto.

Esa solución, explicó, implica la unificación de los palestinos bajo una autoridad nacional democrática y abordar el conflicto desde todos los ángulos.

Poner fin a la ocupación y concretar el plan de dos Estados basado en las resoluciones de la ONU, con Gaza como parte integral”, aseveró.

Finalmente, Mladenov recalcó que todos los palestinos, vivan en Cisjordania, Jerusalén Oriental, Gaza o sean refugiados en la región, merecen soluciones justas y sostenibles.

“Merecen la oportunidad de restablecer su dignidad y construir un mejor futuro para ellos y sus familias. Merecen ser dueños de su destino, ser gobernados por instituciones electas democráticamente, tener un Estado propio que viva en paz y seguridad con Israel, sin muros de ocupación, sin miedo a represalias o desplazamientos, y sin temor de pasarse toda la vida luchando sin que haya un fin a la vista”, concluyó el enviado.