Los proyectiles ya no caen en muchos territorios sirios, pero la amenaza sigue viva

4 Octubre 2018

El coordinador humanitario de la ONU para ese país aseguró que las tasas de pobreza y desempleo son demasiado altas y la crisis humanitaria podría continuar más allá del año 2020 aunque “la vida se haya reanudado” en algunas partes del país.

“Siria aún se encuentra en una grave crisis humanitaria que afecta a unos 13 millones de ciudadanos y refugiados sirios. Aún se necesita la ayuda de la ONU y otras organizaciones”, dijo Ali al-Zatari, el jefe humanitario de la ONU en el país de Oriente Medio.

Durante una entrevista con Noticias ONU, Al-Zatari hizo sonar la alarma sobre la falta de fondos para ayudar a los sirios que más lo necesitan. “La ONU ha recibido menos del 45% de lo que se necesita, y eso limita nuestro trabajo”, dijo.

Agregó que las tasas de pobreza y desempleo son altas y aunque la “vida se ha reanudado” en algunas partes del país, como la capital Damasco, esta tendencia no refleja la situación general.

“Ya no hay enfrentamientos armados ni proyectiles cayendo sobre los techos y personas en muchas ciudades y territorios sirios, pero en otras áreas, esta amenaza todavía existe y la gente continúa asustada”, explicó.

 El coordinador humanitario dijo que no cree que la crisis vaya a progresar para 2019, y posiblemente se extienda hasta el 2020 y los años siguientes.

“Alrededor de un millón de personas han regresado, pero se trata de desplazados internos que han retornado a sus hogares. La situación es distinta con los refugiados”, dijo.

Refugiados palestinos, iraquíes y sudaneses

El funcionario destacó que entre los desplazados internos se encuentran también refugiados palestinos, iraquíes y sudaneses, que por ahora continúan recibiendo ayuda de UNRWA, agencia que tiene graves dificultades financieras.

Al-Zatari llamó además a todas las partes del conflicto a permitir el acceso de la ayuda humanitaria a todas las personas necesitadas en el país ya que actualmente, por ejemplo, no se puede proveer asistencia en la zona de Idlib. “Se encuentra fuera del control del Gobierno y el procedimiento para intentar acceder es largo y complicado”, dijo.

La semana pasada en Nueva York, el jefe de asuntos humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, y una delegación del gobierno sirio se reunieron al margen de la Asamblea General de la ONU. "Acordamos un plan que permitiría un acceso mayor y más rápido, así como varias evaluaciones de la situación de los necesitados. (...) Si las cosas van bien, según lo acordado, esperamos un plan de respuesta para marzo de 2019 ", dijo al-Zatari.